ESENCI@L

Según el doctor en psicología del consumo, Albert Vinyals

“La paranoia colectiva del coronavirus evidencia la hegemonía de lo emocional sobre lo racional”

“Las redes sociales han ayudado a promover la psicosis”

ante-el-coronavirus-hay-que-primar-lo-racional-sobre-lo-emocional-bis

En opinión del especialista en consumo, Albert Vinyals, "ante la hegemonía de lo emocional debe fomentarse la información veraz y objetiva para soslayar la paranoia que vive actualmente la sociedad a causa de la epidemia del coronavirus".

(12-3-2020). “Existe paranoia social”. Así define los momentos actuales que vive la sociedad mundial a raíz de la epidemia del coronavirus, el especialista en psicología del consumo, Albert Vinyals. Según advierte, “a nivel económico, el retail físico, seguramente, se verá más afectado que los gimnasios”.

“En estos días del coronavirus estamos viendo como el ser humano se mueve por conductas imitativas en las que se constatan comportamientos de supervivencia irracional”. Para Albert Vinyals, especialista en piscología del consumo y profesor de la Escola de Comerç i Distribució (Escodi), el actual fenómeno de imitación que impera en la sociedad está propiciando “la proliferación de comportamientos entre los ciudadanos prácticamente inauditos y extremistas como los vistos durante los últimos días en los supermercados, con carritos de la compra llenos a rebosar o productos como mascarillas y toallitas de higiene personal agotados”. Según añade, “lo verdaderamente contagioso en estos momentos son esos comportamientos masivos que, por imitación a causa del pavor colectivo e irracional existente, los ciudadanos están teniendo como si vivieran la víspera del apocalipsis”.

PROPENSIÓN HACIA LA INFORMACIÓN NEGATIVA

En opinión de Vinyals, “a las personas les impone más la información negativa que la racional y por ello les llama más la atención y priorizan la cifra de muertos que el porcentaje de contagiados que el coronavirus genera sobre la población mundial. No en vano, aunque resulta difícil coger el virus, el estado de paranoia colectiva no cesa de proliferar”.

Sin entrar a valorar las directrices promovidas por gobiernos e instituciones sanitarias, este especialista en psicología del consumo, apunta a determinados medios de comunicación que, por sus titulares o programas, actúan como promotores de este estado colectivo social.

¿QUÉ HACER? Como acciones a acometer frente al coronavirus, Albert Vinyals sugiere a los comerciantes y a los gestores de gimnasios “informar objetivamente, acogerse a las medidas dictadas por los expertos, y ofrecer soluciones lógicas a los clientes”.

PRIMERA EPIDEMIA EN TIEMPOS DE REDES SOCIALES

De todos modos, a quien subraya especialmente es a las redes sociales como principales instigadoras de la actual situación que vive la sociedad. No en vano, según explica, “esta es la primera epidemia que se vive en tiempos de las redes sociales y ello propicia que ahora la información corra más rápido y menos filtrada que nunca”.

Este protagonismo y fortaleza comunicativa de las redes es la que está demostrando, según asegura Vinyals, que “el coronavirus ha evidenciado que lo emocional prima sobre lo racional”.

EFECTOS SOBRE EL RETAIL Y LOS GIMNASIOS

Preguntado sobre los efectos que el virus puede tener sobre el universo del retail, así como sobre los gimnasios, este especialista considera que, “en principio, el más afectado debería ser el retail físico, porque el ciudadano ya está acostumbrado al retail online. En el caso de los gimnasios, esa alternativa online no está tan normalizada y, por tanto, resulta menos accesible”.

En cuanto a cómo puede compensarse esa hegemonía de los emocional sobre lo racional y qué propone que hagan los comercios y los gimnasios frente a esta situación, Vinyals sugiere “informar objetivamente, acogerse a las medidas dictadas por los expertos, y ofrecer soluciones lógicas a los clientes. Lo primordial es generar calma social mediante la aplicación de racionalidad en contraposición a la  irracionalidad imperante”.

Albert Vinyals, de todos modos, ya presagia que los efectos sobre la economía en general serán considerables. Al respecto concluye que “según lo que dure la progresión del coronavirus, y las medidas que acaben adoptándose en materia de movilidad de los ciudadanos, si llegara a extenderse y a agudizarse el confinamiento las pérdidas económicas para determinados sectores podrían ser relevantes”.


No hay comentarios

Añade el tuyo