ESENCI@L

QUERIDO/A PIONERO/A

La práctica deportiva, cuestión de Estado… y del propio sector deportivo

practica deportiva

El sector deportivo español en su conjunto, debe promover que la práctica deportiva se convierta en un movimiento social que, de una vez por todas, vaya más allá de sus intereses económicos, vea a las personas y no sólo a los consumidores, que supere, definitivamente, los oportunismos de las modas coyunturales, y que haga renacer lo mejor de la sociedad porque se impulsa desde la pasión, la solidaridad y el convencimiento auténtico y sincero de lo que se promueve.

(6-2-2017). El sector deportivo, todo, cuenta desde la semana pasada con una organización que, si es apoyada, puede conseguir que la práctica deportiva se convierta realmente en cuestión de Estado. Lograrlo, sin embargo, depende de ti.

La pasada semana se redefinió oficialmente la Fundación Vida Activa Saludable (creada el 3 de octubre de 2014) que pasa a denominarse Fundación España Activa. Esta nueva denominación persigue que la fundación inspire sus políticas de actuación en las que sigue la organización homónima creada hace 26 años en Reino Unido y que, desde que Steven Ward asumiera la dirección ejecutiva hace unos siete años, ha dinamizado de un modo contundente su actividad y proyección en aquel país.

Aplaudo este nuevo paso, así como el espíritu que lo ha propiciado, porque el mismo permite iniciar una nueva etapa de ampliación de los horizontes de esta fundación. Una fundación cuyos orígenes estaban focalizados en el universo del fitness y cuyos primeros componentes, por tanto, formaban (y forman) parte del ámbito de los gimnasios e instalaciones deportivas, así como del de los proveedores de productos y servicios para este tipo de establecimientos.

MÁS ALLÁ DEL FITNESS

La cesión del testigo de la presidencia de dicha fundación realizada la pasada semana por el director general de Ingesport , Gabriel Sáez, en favor del que fuera Secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, deja entrever que, efectivamente, la flamante Fundación España Activa se propone ir mucho más allá del fitness, los gimnasios y las instalaciones deportivas y sus proveedores.

Asimismo, esta nueva etapa constata que los loables propósitos de difundir entre la sociedad española unos hábitos de estilo de vida saludable que definieron los primeros pasos de la Fundación Vida Activa Saludable constituyen un objetivo realmente ambicioso que debe ser asumido por la globalidad del sector deportivo para ganar poder de persuasión ante las esferas gubernamentales pero, sobre todo, ante los ciudadanos.

MÁS QUE UN CAMBIO DE HÁBITOS

Los profesionales del fitness saben lo que cuesta generar hábitos en los ciudadanos porque es algo en lo que trabajan diariamente. Pero lo evidente es que ese arduo desafío de intentar transmitir a la sociedad española no sólo un cambio de hábitos, sino también y muy especialmente, un cambio de mentalidad, es algo que requiere de todos los esfuerzos y, sobre todo, recursos. Unos esfuerzos y recursos que sólo es posible aglutinar contando con el mayor número posible de implicados.

Esta flamante etapa de la Fundación España Activa requiere de todos los eslabones que componen el sector deportivo

Es por ello que esta flamante etapa de la Fundación España Activa requiere de todos los eslabones que componen el sector deportivo en el país, es decir, gimnasios, instalaciones deportivas, marcas de productos deportivos, tiendas de deporte, tiendas de ciclismo, empresas de deportes de aventura, empresas de ocio deportivo, universidades, compañías de eventos deportivos…

Y a todas ellas deberían sumarse también aquellas marcas y empresas cuyos productos no son para la estricta práctica deportiva, pero que progresivamente han ido incorporando en sus campañas publicitarias e, incluso en su propio surtido, el argumento, eslogan, o look deportivo.

MÁS ALLÁ DE LA MODA

El deporte está de moda en España. Se constata en los pies de la mayoría de ciudadanos y en su indumentaria de a diario. Sin embargo, para la gran mayoría de ellos su vinculación con el deporte sigue limitándose a una estricta dimensión estética, meramente superficial.

Todo cambio de hábito colectivo requiere, previamente, un cambio mental colectivo

Aunque, poco a poco, la práctica deportiva va calando entre parte de la población, el grueso de españoles sólo viste deportivamente y ve deporte y esa es una circunstancia que requiere de estrategias continuadas encaminadas no ya a fomentar un cambio de hábito como primer fin (que también), sino, como apuntaba antes, a fomentar un cambio de mentalidad colectiva. No en vano, es imposible hacer algo distinto sin un replanteamiento mental previo.

Y ese cambio mental colectivo de cara a que la población perciba la práctica deportiva como una necesidad de primer orden no se gana en un día, ni con una gran campaña publicitaria, por más mediática e intensa que sea, sino que requiere un plan global de actuación, estrategias positivas, tenacidad de maratoniano, y el compromiso de todo un sector para llevarlo adelante sin prisas pero sin pausas.

AGLUTINAR A UN SECTOR ATOMIZADO Y ENDOGÁMICO

En sus excesos, España es el país con la liga de fútbol más cara del planeta. También es un país superlativo en su cifra de carreras de running. España es igualmente excesiva en su cifra de centrales de compras y servicios del mercado deportivo, y en el de tiendas de deporte, y en el de asociaciones de fitness y de deportes de cuerpo-mente y de tipologías de instalaciones deportivas, patronales de proveedores, y de empresas de ocio deportivo e, incluso, en revistas para profesionales del sector deportivo…

Todas esas empresas, comercios, gimnasios, patronales etc conforman una destacada cifra de profesionales que, unida y bien organizada, puede convertirse en una potente y persuasiva voz ante las administraciones que no cese de promover las ventajas para la sociedad, en primera instancia, y para las arcas del Estado, en segunda, de una población deportista y, consecuentemente, más sana, tanto en la vertiente física, como en la psicológica.

Todo el sector deportivo debe promover un movimiento social que vaya más allá de sus intereses económicos y de los oportunismos de las modas coyunturales

El sector deportivo español, insisto: en su conjunto, debe promover un nuevo movimiento social que, de una vez por todas, vaya más allá de sus intereses económicos, vea a las personas y no sólo a los consumidores, que supere, definitivamente, los oportunismos de las modas coyunturales, y que, haga renacer lo mejor de la sociedad porque se impulsa desde la pasión y la solidaridad, y desde el convencimiento auténtico y sincero de lo que se promueve.

DOTAR DE VALOR A LA PRÁCTICA DEPORTIVA ANTE LOS POLITICOS

Solo los movimientos sociales hacen reaccionar a las esferas políticas. Y cuanto más masivos, mayor es su atención y, a menudo, más rápida es su reacción. Todos sabemos que la ‘moneda’ de los políticos no es otra que los votos.

El sector deportivo, en su totalidad, debe trabajar para que los votantes, la mayoría, consideren a la práctica deportiva algo tan prioritario como el comer, la sanidad, el trabajo, la educación, el tener un techo… Si todas esas cuestiones son entendidas como derechos de los ciudadanos, la práctica deportiva debe ser considerada también como un derecho y no, como sucede hasta ahora, que sigue siendo interpretada como un lujo y, por tanto, como algo prescindible y no prioritario.

Y tú, ¿qué vas a hacer?


Hay 1 comentario

Añade el tuyo
  1. CARLOS GRANDE TUDELA

    Buena noticia!!! ojala que la distribución deportiva tomara cartas en el asunto. Nadie más interesado que ellos ( bueno hacienda y el gasto sanitario quizás), pero me cuesta creer que los lideres vayan a ejercer su liderazgo aquí.
    A mi se me ocurren tantas iniciativas y acciones que me hecha humo la cabeza y no hablamos de patrocinios de cientos de millones, sino de trabajos conjuntos con administraciones, entrenadores, gimnasios, colegios profesionales,…., para lograr instalar hábitos deportivos entre la ciudadanía.


Publicar un nuevo comentario.