ESENCI@L

QUERIDO/A PIONERO/A

Lecciones de los casos Evasión Running y Alnisa Sport

eficiencia evasion y alnisa sport

El mercado actual es un encadenado en el que cada eslabón debe ofrecer la máxima eficiencia en su respuesta a las necesidades del mercado que pretende satisfacer.

(23-5-2016). Los últimos casos de Evasion Running S.L. y de Alnisa Sport constatan el arraigamiento del ‘imperio de la funcionalidad’ en el que vivimos. Hoy, si no se aporta un valor fehaciente que satisfaga más allá de las expectativas de a quien se pretende satisfacer, difícilmente se perdura.

Vivimos tiempos convulsos en el comercio deportivo. Al igual que sucede en el de los otros sectores. La incertidumbre que caracterizó a los tiempos de la crisis, persiste en el nuevo escenario postcrisis.

Las tiendas y operadores que han resistido y ya han salido del túnel, o se encuentran en la recta final del mismo, tampoco tienen la garantía absoluta de ‘muerta la crisis, muerta la incertidumbre’.  Ésta va a mantenerse porque, en pleno ‘imperio de la funcionalidad’, todo (tiendas, marcas, canales…) es más efímero que nunca. Ya lo dije no hace mucho: hoy, para mantenerse atractivo ante el cliente, debe evidenciarse fehacientemente que se le aporta algun valor, que se le cubre una necesidad real

TIEMPO DE EXCELENCIA

En el nuevo escenario ha arraigado la excelencia como condición indispensable para seguir en el terreno de juego. Y esa condición de excelencia radica fundamentalmente en dos aspectos: por un lado, en el conocimiento permanente de las volubles necesidades del cliente y, por el otro, en la capacidad de satisfacerlas constantemente.
Hemos pasado ciclos en los que el tamaño de la tienda era crucial. En otros fue la especialización. En otros, la ubicación. En otros, la gestión de stocks. En otros ciclos, la adscripción a una central de compras. Más recientemente, la omnicanalidad comercial…

Hoy, y en el futuro, es imprescindible asumir que el modus operandi que ayer resultaba eficiente, no lo continuará siendo toda la vida

Hoy, y en el futuro, es imprescindible asumir que nada es para siempre, que el modus operandi que ayer resultaba eficiente, no lo continuará siendo toda la vida, que debemos evitar apoltronarnos en la zona de confort, que debemos combinar la cotidianidad pero sin olvidarnos de la Misión y los horizontes que nos hemos fijado para el medio y largo plazo… Y lo más importante: evitar los errores. Evitarlos porque éstos tienen consecuencias terribles en cualquiera de los canales de venta de productos deportivos (como sucede en el resto del comercio).

EL CASO EVASION RUNNING

La semana pasada supimos de la entrada en concurso de acreedores de la empresa madre de Evasion Running. La noticia, presagiada ya por algunos, sirvió para comprobar que el Running no es la ‘fórmula perfecta’, y que la duración de cualquier boom depende de la intensidad que alcanza de modo que a mayor ‘fiebre’, mayor masificación y menor longevidad.

Nunca hay que olvidar que una nueva apertura puede llevarse por delante los efectivos ya implantados

Otra lección aprendida del Caso  Evasion es que cualquier apertura que se pretenda acometer debe contar los recursos económicos suficientes como para poder concluir sin angustias las dos o tres campañas necesarias para que el barco flote. En ese sentido, si no se tiene la financiación prevista en el ‘business plan’ mejor no arriesgar porque, como le ha acabado sucediendo a Evasion  Running, S. L.,  el nuevo reto puede acabarse llevando por delante lo ya implantado. De este modo, no hay que precipitarse con las aperturas por más ‘presiones’ que nos haga el de la inmobiliaria o el del centro comercial con aquello de “apresúrate, porque hay otro que también esta interesado en el local”.

Y EL CASO ALNISA SPORT

Y como confirmación de que ese ‘imperio de la funcionalidad’ en el que vivimos éste ha llegado para quedarse en esta etapa post-crisis, el caso de Alnisa Sport, distribuidora que se ha responsabilizado en los últimos años de la introducción y desarrollo de la marca Under Armour en España y que, llegada al momento de la renovación del contrato de distribución, al final, la casa madre ha optado por reorganizar su modus operandi en el mercado ibérico al considerar, probablemente, que los nuevos tiempos cuestionaban la óptima eficiencia futura de dicha distribuidora, así como los nuevos intereses de la marca.

Tanto tiendas como suministradores, como distribuidoras, hoy persisten en la medida que responden diáfanamente a una necesidad del mercado que pretenden satisfacer

Cuando antes aludía el concepto ‘excelencia’ debemos tener claro que ésta tiene en el factor ‘valor añadido’ uno de sus principales ingredientes. Las empresas, tanto tiendas como suministradores como distribuidoras, hoy persisten en la medida que responden diáfanamente a una necesidad del mercado. Las tiendas deben satisfacer a las necesidades de los consumidores; los suministradores, a los de la distribución; y las distribuidoras, a las de sus casas madre.

La crisis nos ha legado que nada superfluo (lo sea o, simplemente, lo parezca) pervive y, bajo esa prioridad, tanto tiendas, como suministradores, como distribuidoras deben mantenerse permanentemente atentas al grado de eficiencia que reportan a aquellos que pretenden satisfacer. Y la satisfacción aportada debe superar, hoy más que nunca, las expectativas que en ellos depositan sus respectivos clientes. A la que eso no es así y no se reacciona, el cierre está al caer.

 


Hay 1 comentario

Añade el tuyo
  1. Sito

    Hola CMD. Totalmente de acuerdo con lo que nos dices .

    Ahora nos viene encima las necesidades urgentes del proveedor en obtener mas resultados y mas beneficio directo . Esto lo esta consiguiendo con la implantación de sus tiendas propias y sus Outlets.

    Nuestras tiendas pronto vamos a perder “El producto” y nos tendremos de especializar en los servicios . Esta claro que siempre nos exigirán la “excelencia” en todo.
    saludos.


Responder a Sito Cancelar respuesta