ESENCI@L

Prefieren llamarlo "formas distintas de presentarse en sociedad"

Mercury: “lo del ‘puenteo’ hoy ya es un concepto obsoleto”

Ignacio Jauregui Mercury

El director comercial de Mercury, Ignacio Jáuregui, junto a la camiseta del Zaragoza, uno de sus puntales en cuanto a patrocinio de equipaciones.

Según el director comercial de Mercury, Ignacio Jáuregui, el ‘puenteo’ “ya es una realidad que se ha instaurado y con la que hay que convivir”. Su política, sin embargo, es clara, y pasa por tratar con las tiendas.

Hace ya cinco años que se empezó a usar la palabra ‘puenteo’ para referirse a las prácticas de aquellas marcas que contactaban directamente con los clubes para venderles sus equipaciones, obviando el papel habitual de las tiendas como intermediarias.

“Antes era una práctica poco habitual y vista con recelo, ahora es una realidad como la copa de un pino”. Así de claro lo ve Ignacio Jáuregui, uno de los responsables de Mercury, enseña especializada en equipaciones.

El ejecutivo explica que “hay que pensar que esa manera de hacer las cosas existe y tenemos que convivir con ello. Por eso ya no le llamaría ‘puenteo’, sino formas distintas de presentarse en sociedad, todas ellas lícitas”.

Eso no significa que estén de acuerdo con el trato directo con los clubes, ya que su política sigue siendo la de apoyarse en las tiendas como intermediarios. Sin embargo, Ignacio Jáuregui lanza la pelota al tejado de los clubes de cara a la decisión final: “Son ellos los que tienen que tomar la decisión de si quieren acompañarse de la tienda de su pueblo, del soporte que eso conlleva y de su ayuda en la distribución”. Y precisa: “no es fácil, las marcas que venden directamente al club se presentan directamente allí con ofertas más baratas; y a veces los clubs se despistan”.

“En nuestro caso, tenemos clara nuestra política y nos sentimos muy orgullosos de ella. Damos el mismo trato a una escuela de niños que a un club importante, siempre a través de una tienda”, afirma con rotundidad el ejecutivo.

La cartera de clientes con la que trabaja Mercury cuenta con una base consolidada de hasta 1.000 puntos de venta activos y, según cuenta el Jáuregui, “se han llegado a dar casos de clientes de ida y vuelta que quisieron probar con otras marcas que no dan el soporte necesario y acaban volviendo”.

Servicio basado en cinco criterios

Según explica el representante de la enseña especializada en equipaciones, hoy en día los clientes piden un nivel óptimo de calidad, un servicio adecuado, un stock razonable y adecuado, una imagen de marca importante con equipos representativos en cada categoría y un precio razonable: “aunar esos cinco criterios juntos es el resto de la empresa y no es nada fácil, alguno no lo puedes cumplir al 100%, pero tienes que trabajar con ese objetivo”.

Y un sexto: personalización

“La sublimación es algo que nos está funcionando muy bien”, explica Jáuregui. “Curiosamente es un poco más caro, pero al tratarse solamente de las camisetas, dentro del pack que se le vende al club como equipación, no supone una gran subida de precio, sino algo muy leve”.

Una de las mayores dificultades para cumplir con los cinco criterios está en la devaluación que ha sufrido el euro: “bajó un 25% y fue un golpe duro, porque no podíamos trasladarlo a nuestros clientes y tuvimos que asumir nosotros la bajada”, reconoce el ejecutivo.

Internacionalización sí, pero sin prisas

A pesar de las dificultades, el negocio de las equipaciones le funciona bien a Mercury. Su director comercial afirma que sus números están un poco por encima de años anteriores pero se muestra prudente y queda a la espera de los resultados de septiembre y octubre, los meses de más facturación para la enseña.

Igual de prudente que cuando se le pregunta por las exportaciones. Asegura tener colaboradores en sitios como Holanda, Luxemburgo, Alemania y Bélgica, como países destacados, así como algún contacto en Grecia, Chipre o por los países bálticos. Sin embargo, todavía no tienen un departamento dedicado a la internacionalización y siguen trabajando para conocer cuál es el mejor sistema para trabajar en cada país.

Asimismo, Ignacio Jáuregui advierte de que “en España todavía tenemos mucho que hacer, especialmente en algunas zonas”. A modo de ejemplo, añade: “trabajamos muy bien en el Norte o Madrid pero poco en Almería”.


No hay comentarios

Añade el tuyo