ESENCI@L

Entrevista al experto en Innovación, Paco Bree

“No importa el tamaño, las empresas que no innoven podrían desaparecer en 15 años”

paco-bree-innovacion

Paco Bree es profesor, investigador, artista y reconocido profesional en el ámbito de la creatividad y la innovación.

(14-6-2019). “La innovación ya no es una opción”, es una obligación. Así lo considera el experto en Innovación Paco Bree, quien advierte de que no adentrarse en el campo de la innovación puede comprometer el futuro de muchos negocios.

Innovar es un proceso complejo, largo, laborioso. Pero no abordarlo puede poner en serios apuros a una empresa en un futuro muy próximo. Tanto, que la innovación podría llegar a condicionar la continuación o no de un negocio. Y ni siquiera el tamaño actuará de salvavidas, como advierte el experto en Innovación y Academic Director MBI en la Deusto Business School, Paco Bree.

Con él charlamos sobre qué supone innovar, qué ingredientes son necesarios y qué riesgos y oportunidades se cruzan en el proceso de innovación.

El 75% de los fallos en innovación se producen por saltarse fases del proceso

Se habla mucho de innovación y se ha escrito mucha literatura al respecto. ¿Es necesario seguir alguna ‘metodología’ para innovar con menor riesgo de fallar?

Partimos de un punto clave. ¿Vas a iniciar el reto de la innovación desde el principio, o te vas a saltar parte del proceso? Expertos en innovación advierten que el 75% de los fallos se producen al saltarse parte del proceso de innovación. Los éxitos suelen empezar enfocados a oportunidades, anomalías o problemas que merecen la pena. Si es posible, se debería comenzar desde el reto de la innovación, que significa encontrar una oportunidad, anomalía o problema con potencial de negocio.

Las fases y etapas iterativas del proceso de innovación empiezan por un desafío de innovación que intenta resolver un problema u oportunidad. Es importante empezar identificando las necesidades latentes del desafío de innovación, para, posteriormente, trabajar las fases de: entendimiento, observación, descubrimiento, generación de ideas, prototipeo y pruebas, implementación, lanzamiento y explotación. Durante todo el procedimiento se va aprendiendo y mejorando el proceso de innovación

¿Qué cualidades son necesarias en las personas y en las empresas para favorecer la innovación?

Distintos expertos han sugerido cuáles deben ser las características, habilidades y capacidades del director de innovación. El director de innovación ha de liderar y facilitar una cultura de innovación en la organización y que, para ello, ha de cultivar una cultura de curiosidad, capturar inspiraciones, fomentar la conexión, nutrir la creación, promover la colaboración y trabajar la comercialización y la comunicación.

A nivel individual todos podemos ser innovadores, para ello debemos nutrir ciertas habilidades. Según el Foro Económico Mundial, la creatividad será la tercera competencia más valorada en el mundo laboral en el año 2020, por detrás de la capacidad para resolver problemas complejos y ser capaz de pensar de forma crítica. Yo personalmente denomino a estas tres habilidades como las 3Cs. Para el año 2022 la capacidad analítica junto con la capacidad innovadora son las dos habilidades que más tienden a crecer. Es decir, saber integrar datos con innovación.

Para 2020, lo más valorado en el ámbito laboral será saber integrar datos con innovación

En numerosas ocasiones en sus intervenciones públicas ha hablado sobre la Polimatía. ¿Qué es y por qué considera que es importante actualmente?

La polimatía es la sabiduría que abarca conocimientos sobre campos diversos de la ciencia o las artes. Una persona polímata destaca en diversas ramas del saber y posee conocimientos no restringidos a un área concreta, sino que domina varias disciplinas, generalmente de las artes y las ciencias. Muchos de los filósofos de la antigüedad eran polímatas. A estas personas también se las denomina ‘hombres y mujeres renacentistas’, siendo Leonardo da Vinci uno de los polímatas más conocidos.

En la era de convergencia tecnológica que estamos viviendo, los expertos consideran que de nuevo, como ocurrió en el Renacimiento, las personas polímatas son extraordinariamente valiosas, sobre todo en tecnología. La función de los polímatas es importante porque actúan como ‘el pegamento’ entre los expertos. Al introducir polímatas en un equipo también se reducen los costes, ya que se necesitan menos expertos especialistas, y se ahorra tiempo en todo el proceso. Por ejemplo, el desarrollo de vehículos autónomos no requiere tan solo de ingenieros, sino de expertos en software, tráfico, psicología de los conductores, sociología y procesos regulatorios, entre otras especialidades.

Las empresas deberán reestructurarse y transformarse de forma dinámica, incluso Microsoft asegura que si no se hubieran reinventado, quizás no existirían ya

¿Cree que las empresas de hoy en día tienen que seguir pensando en nacer para perdurar?

Según la escuela de sistemas, las organizaciones están compuestas de partes que son interdependientes y que se pueden comprender en su totalidad, pero no de forma aislada. Los autores también afirmaron que los cambios que se produzcan en cualquier parte de una organización pueden impactar en otras partes de la compañía. Esto implica que, para sobrevivir como sistemas abiertos en entornos complejos, las organizaciones deberán restructurarse y transformarse de forma dinámica. Uno de los ejemplos que se menciona estos últimos meses es el de Microsoft. Ellos mismos comentan que si no se hubieran reinventado, quizás ahora no existirían.

¿Las empresas centradas en la parte operacional están perdiendo su capacidad para crecer?

Expertos en innovación han observado que, en general, las empresas están muy desequilibradas en favor del ciclo operacional. Esto hace unos años no era un problema, pero en la actualidad puede provocar que una empresa tienda a desaparecer por un exceso de burocracia o falta de agilidad. Para resolver este problema, es importante trabajar las dimensiones de innovación, que incluyen la visión y estrategia, los estilos de liderazgo, los procesos, la cultura y los entornos de trabajo.

Algunas empresas están abordando este tema de forma radical, cambiado sus unidades de negocio y departamentos por propuestas del agilismo como las tribus y los squads. Uno de los objetivos es dotar a estos equipos de mayor autonomía y agilidad para que no se contagien de los elementos negativos que producen los silos funcionales.

¿Cuáles son los peores compañeros de viaje en el proceso de innovación?

La lógica de los sistemas actuales de innovación coincide con el movimiento denominado en inglés ‘Lean Startup’. Sobre la base de la producción ‘sin desperdicios’, Lean Startup es un método para el desarrollo de negocios y productos que busca reducir los ciclos de desarrollo con una aproximación experimental dirigida por hipótesis de negocio y lanzamientos iterativos. Conceptos como ‘producto mínimo viable’ (PMV) son interesantes dentro de esta metodología. Los procesos de innovación actuales y los movimientos tipo Lean Startup buscan fallar rápido y barato para aprender y mejorar la solución.

¿Es preciso ser grande para innovar?

Algunos expertos argumentan que el tamaño de una empresa influye en su capacidad de innovar. En ese sentido, por ejemplo, las empresas alemanas tienen un mayor tamaño que las españolas y pueden innovar mejor. Poseen mayores recursos para la investigación y desarrollo, acceden a programas de incentivos y ayudas a la innovación a nivel regional, nacional y europeo, etc. Sin embargo, en los últimos años han aflorado una gran cantidad de empresas pequeñas, que son más flexibles y rápidas, que están aprovechando mejor las oportunidades del mercado. Estas han hecho un efecto arrastre en la economía en general que ha impulsado el crecimiento de incubadoras, aceleradoras y programas de innovación.

La innovación ya no es una opción

En un momento en el que se habla tanto de tecnología, y de avances como la inteligencia artificial, ¿qué peso tienen estas herramientas en los procesos de innovación?

La tecnología ha entrado a formar parte del mundo empresarial y los ejecutivos tienen que entender que, aunque no sean ingenieros ni informáticos, tienen que saber de tecnología. Otro tema son las tecnologías exponenciales que son aquellas que permiten el cambio a una velocidad acelerada. Esta transformación se está viendo facilitada por la reducción de costes y los progresos sustanciales en áreas tales como la potencia de computación, el ancho de banda y el almacenamiento de datos. Algunas de estas tecnologías exponenciales son, por ejemplo, la robótica avanzada, la inteligencia artificial, la biotecnología, el blockchain, la ciberseguridad, el internet de las cosas y la interfaz de las cosas. Esta última incluye la realidad virtual, la realidad aumentada y mixta, los dispositivos ponibles y el reconocimiento de gestos.

¿Hay industrias que están fuera de la carrera por la innovación? ¿Qué les puede estar sucediendo?

Todavía hay industrias en las que la presión por innovar no es muy grande pero tarde o temprano sufrirán una disrupción externa.

Algunos estudios estiman que las quinientas empresas de mayor tamaño en Estados Unidos que en 1958 cotizaban en el índice S&P500, permanecían en dicho índice una media de sesenta y un años. Los expertos estiman que en la actualidad esa permanencia ronda los dieciocho años y la previsión para 2025 es de alrededor de 15 años. Es decir, no importa el tamaño, las empresas más grandes del mundo pueden desaparecer en quince años si no innovan. Otras predicciones prevén que cerca del 40% de las empresas que cotizan en el índice Fortune 500 desaparecerán en los próximos diez años. La innovación ya no es una opción.

Paco Bree impartirá el próximo 17 de junio en Madrid una ponencia sobre los modelos de negocio que generarán nuevas economías, en un evento organizado por la consultora Management Around Sports.

¿Dónde se están produciendo actualmente la mayor cantidad de modelos innovadores?

Algunos expertos hablan sobre la ‘Próxima Gran Cosa’ según la cual los inversores de Silicon Valley están empezando a buscar más allá del software. Hace un par de años, los inversores que habían financiado nuevas empresas habían dedicado un 39% de estas inversiones a proyectos de software, aunque continuaba siendo resaltable el soporte que seguían recibiendo empresas unicornio, que son empresas nuevas con una valoración de más de 1.000 millones de dólares americanos, como Uber y Snapchat.

No obstante, parece que se empiezan a vislumbrar cambios, ya que, por ejemplo, las empresas de biotecnología habían conseguido un 20% de los fondos de capital riesgo. Incluso las empresas de energía, que durante años habían sufrido el abandono de los inversores, empezaban a ser interesantes.

¿La industria de la actividad física está sabiendo ser innovadora?

Desde mi punto de vista, se trata de una industria muy favorable para aprovechar el impacto de las nuevas economías y las tecnologías exponenciales (Inteligencia Artificial, Realidad Virtual, Nuevos Materiales, Big Data etc.) y las nuevas economías (Economía de Acceso, Colaborativa, Plataformas, Gig, Maker, etc.)

 

Sobre estos conceptos y cómo puede aprovecharlos la industria deportiva hablará Paco Bree el próximo 17 de junio en Madrid, en el evento ‘El fitness ante la economía del cambio‘, organizado por la consultoría Management Around Sports.


No hay comentarios

Añade el tuyo