ESENCI@L

En 2022 revalidó la facturación cercana a los 9 millones de 2021

Polar Electro Ibérica pone el foco en el corporate wellness

polar-electro-iberica-ceo-manu-lafora-5-bis

CICLO DE VIDA DE LOS PRODUCTOS MÁS LARGO. El CEO de Polar Electro Ibérica, Manu Lafora, indica que cada vez cuesta más innovar y sorprender al consumidor. A raíz de ello, admite que si antes el cliente cambiaba de reloj cada 18, 24 o 36 meses, porque constantemente había productos con nuevas y relevantes prestaciones, al haber ahora menos innovación real el ciclo de vida de los productos se está alargando entre un 50% y un 100% más.

(18-1-2023). Tras un 2022 de resultados planos, Polar afronta este 2023 con el objetivo de recuperar el importante nivel de incorporación de nuevos consumidores que experimentó el pasado 2021. Para conseguirlo, la compañía pondrá el foco en potenciar el corporate wellness, además de reforzar el resto de canales en los que opera.

Según explica el responsable de Polar Electro para España, Portugal e Italia, Manu Lafora, el pasado año el negocio B2B que realiza la enseña subió hasta colocarse como el cuarto canal a nivel de ingresos. Esa división engloba ventas a empresas, corporate wellness, clubs de fitness y equipos deportivos.

Sobre el segmento corporativo, Lafora expone que “cuenta con muchos usuarios que todavía no son clientes de nuestras categorías de producto, a los que podemos incorporar a través de nuestras propuestas y opciones en corporate wellness”. En ese sentido, el directivo declara que uno de los ejes principales para 2023 pasa por abordar a “esas empresas que reconocen el beneficio que supone el ejercicio físico para la mejora de la productividad, salud y motivación de sus trabajadores”.

MEJORA DEL REPARTO ENTRE CANALES DE VENTA

Asimismo, la división de Polar en el sur de Europa afronta 2023 con la meta de mejorar la distribución en los canales de deportes especialistas y de relojería, así como de consolidar los canales en los que poseen mayor fortaleza, como sería el caso del canal online o el canal de electrónica. Estos últimos representaron el pasado año el 37% y el 14% del volumen de negocio total, respectivamente.

En todo caso, Lafora prevé que “2023 no será un año fácil”, aludiendo a que la situación económica todavía es complicada y, previsiblemente, el presupuesto disponible para las familias será limitado. Frente a ello, el directivo apuesta por trabajar en comunicar al consumidor “los beneficios que nuestros productos pueden aportar y cuáles son sus características diferenciadoras”.

Los problemas de 2022

“2022 no ha sido un año fácil”, afirma Lafora. Según explica, el mercado de relojes deportivos padeció a nivel global: “todas las marcas han sufrido y todos los retailers han experimentado poco crecimiento o estabilización en 2022”. El directivo expone tres causas principales para explicar ese flojo comportamiento del pasado año.

Primero, arguye que durante la pandemia se produjo un gran boom de ventas, gracias a que mucha gente empezó a hacer deporte y compró dispositivos para poder medir la evolución de su práctica deportiva. En ese contexto, en tan solo un año la categoría incorporó el mismo volumen de clientes que en tres o cuatro años “normales”. Lafora concluye que, tras ese boom, en 2022 era complicado conseguir tantos nuevos clientes como en años precedentes.

En segundo lugar, Manuel Lafora expone que la crisis económica “no ha ayudado a un producto como el nuestro que, aunque es importante para la práctica deportiva y aporta muchos beneficios, no es imprescindible”. El directivo observa que, por ejemplo, “quien hace running, si se ve forzado a escoger entre unas zapatillas y un reloj deportivo, evidentemente elegirá las zapatillas”. Es decir, añade, teniendo en cuenta la inflación y el incremento de los costes de vida la gente ha tenido que escoger dónde gastar el dinero que le queda después de cubrir los gastos básicos.

Por último, Lafora explica que, aunque Polar se ha mantenido activo en el lanzamiento de novedades de producto, en realidad en el mercado escasea la innovación real y diferenciada en los últimos años. El directivo indica que cada vez cuesta más innovar y sorprender. A raíz de ello, admite  que si antes el cliente cambiaba de reloj cada 18, 24 o 36 meses, porque constantemente había productos con nuevas y relevantes prestaciones, al haber ahora menos  innovación real el ciclo de vida de los productos se está alargando entre un 50% y un 100% más.

Facturación 2022 a nivel de 2021

Lafora indica que los resultados de facturación de Polar Electro Ibérica el año 2022, en los mercados de España, Italia y Portugal, se situaron al mismo nivel que en 2021. El directivo añade que la marca experimentó un comportamiento similar a nivel europeo y global.

Según datos del registro mercantil, Polar Electro Ibérica facturó en el año 2021 un total de 8,97 millones de euros.

En cuanto al año pasado, Lafora expone que hubo un comportamiento dispar por parte de diferentes clientes y canales. Por un lado, recuerda que 2022 no fue el mejor año en el canal online, ni para los principales operadores a nivel mundial ni para los ecommerces de las tiendas. Al tener el canal online un peso importante en las ventas de Polar, la marca se vio especialmente afectada.

Por otro lado, del resto de canales, Lafora destaca que se produjo “una evolución positiva en el canal especialista, tanto en running como en fitness y relojerías”. Finalmente, el directivo concluye señalando que la marca experimentó “un gran éxito en el negocio B2B” el pasado 2022.


No hay comentarios

Añade el tuyo