ESENCI@L

Mesa redonda con Ternua, Buff, ISRG y Forum Sport

El retail deportivo apuesta por el km0: “La deslocalización cada vez será menos rentable”

Las marcas se retan a fabricar productos en España

IMG-4977

Jokin Umerez (Ternua); Maria Carme Valls (Original Buff); Diego Llorente (Forum Sport) y Silvestre Segarra (ISRG) participaron en la mesa redonda organizada por Afydad

(1-7-2022) Fabricar productos deportivos de KM0 en España para reducir la dependencia de fabricantes extranjeros. Este es uno de los retos más ambiciosos que se plantearon en la mesa redonda organizada por Afydad en la que participaron representantes de Ternua, Buff, ISRG y Forum Sport en el Museu Olímpic de l’Esport en Barcelona.

La pandemia ha puesto en evidencia la elevada dependencia que prácticamente todas las marcas del retail deportivo tienen de mercados como el asiático. Importar de China fue una solución durante muchos años, pero el incremento de costes de transporte, de materias primas y los retrasos en las entregas, que han condicionado notablemente las programaciones de las últimas temporadas, han abierto un debate en el sector: ¿conviene volver a fabricar en España?

Esta fue una de las cuestiones más destacadas sobre las que discutió en la mesa redonda organizada ayer por Afydad en el Museo Olímpic de l’Esport. El director general de Ternua Group, Jokin Umerez, lo tiene claro: “La decisión de compra pasa cada vez más por dónde y cómo se ha producido un producto, hay una mayor sensibilización por parte del consumidor con respecto a aspectos como la sostenibilidad, de forma que o nos transformamos todos o nos transformará la regulación del futuro”. 

Desde Ternua consideran que el cambio de paradigma, pese a traer “mucha complejidad e incertidumbre”, genera una oportunidad de transformación: “Como sector tenemos que ser conscientes que la sostenibilidad será clave, no podemos dejar pasar este tren”, planteó Umerez, quien lanzó un mensaje claro y directo: “Sueño con que la industria deportiva recupere la producción, creo que darle un componente industrial a este sector lo hará más sólido”. 

La directora de ventas de Original Buff, Maria Carme Valls, defendió la idea que “la producción debe estar cada vez más cerca, no solo por una cuestión medioambiental, sino porque la deslocalización es cada vez menos rentable y el consumidor cada vez lo valora más”. La enseña catalana fabricaba hasta ahora el 90% de sus productos en su fábrica de Igualada, pero ha dado un giro estratégico para importar el 10% de la fabricación que externalizaba, básicamente gorras, de forma que ya no las producirán en Asia, sino en Cataluña. 

“Es una apuesta ambiciosa, ya que hay que encontrar gente que domine este producto textil, pero es algo que ha llegado para quedarse”, explicó Valls. Ante la dificultad por encontrar recursos humanos con conocimiento en esta materia, la empresa deportiva vio una oportunidad: “El talento está allí, pero las empresas no solo tenemos que encontrarlo, también es clave desarrollarlo y retenerlo”, indicó. En ese sentido, Buff ha iniciado una escuela de confección que permitirá que gente joven aprenda una carrera de futuro y, de paso, le servirá como mano de obra cualificada para este tipo de trabajo. “Es un proyecto del que estamos orgullosos, porque cuidamos la producción local y ponemos a las personas en el centro”, explicó. 

AUMENTAR LA COLABORACIÓN

Otro aspecto en el que coincidieron las marcas es en dar una mayor importancia a los modelos que generen sinergias entre marcas fabricantes y distribuidores. “Todos queremos vender más, y eso solo se logra colaborando. Las relaciones que tenemos con Ternua o Orbea son dos claros ejemplos: queremos ofrecer a los clientes no solo los productos que les compramos, sino todos lo que las marcas puedan vender, ya que de esta forma ofrecemos más soluciones a los consumidores”, expuso el director general de Forum Sport, Diego Llorente. 

En una línea parecida se manifestó el cofundador de Sprinter, Silvestre Segarra. “Es nuestro deber como retailer que la marca vea que somos relevantes en la aproximación al cliente, igual que las marcas quieren ser relevantes en la mente del cliente, tenemos que ganarnos que las marcas quieran estar en nuestro canal”. 

Es a partir de esa vocación de crecimiento que el Grupo ISRG ha ido añadiendo en los últimos años marcas de prestigio como Sprinter, JD Sports o Deportvillage. “Cuando nos planteamos algún tipo de fusión o absorción buscamos complementariedad y evitar solapamientos. Estas empresas se dirigen a públicos diferentes, sea a nivel de edad o porque tienen estados de compra distintos”, detalló. 

Segarra amplió esa vocación colaborativa a nivel europeo. “Europa aglutina un conjunto de países y marcas con una gran pluralidad a nivel de productos y servicios dentro del ecosistema deportivo, es preciso seguir trabajando en esa unidad para unir marcas y ver el deporte como algo común, aunque esto presente dificultades”, expuso. 


No hay comentarios

Añade el tuyo