ESENCI@L

Prosigue la confusión sobre todo entre los comercios de más de 400 m2

El retail deportivo clama contra la indefinición de aforos y los ERTEs

Sostienen que la mayoría de locales comerciales no tienen regulado el aforo

tienda-de-deportes-bis

En la mayoría de localidades del país, los ayuntamientos no exigen a los locales comerciales definir el aforo potencial que tiene el establecimiento lo cual lleva a que muchos detallistas desconozcan cuál es el aforo específico de sus tiendas y que ello les impida saber cuánta gente puede acceder a los mismos en un momento en el que el concepto aforo resulta crucial.

(5-5-2020). Ayer abrió una minoría de establecimientos de menos de 400 metros cuadrados del retail deportivo. Sin embargo, las reglas de juego del Gobierno mantienen sumidos en la confusión a los comercios de más envergadura que reclama más precisión en la definición de aforos y de los nuevos ERTEs cuando concluya el estado de alarma.

Portavoces del retail de deportes reconocen estar intentando durante las últimas horas  “reorganizar un poco el desorden que las medidas del Gobierno, en cuanto a los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs) y de los aforos limitados, han sumido al sector minorista”. La situación afecta especialmente a los establecimientos de más de 400 metros cuadrados de superficie de venta que son, por norma general, los que más empleados ocupan y los que ven más lejos el final del túnel del cierre actual y, sobre todo, si se encuentran en centros comerciales.

Una de las fuentes consultadas ha reconocido que “como sector, no nos hemos hecho escuchar”. Añade que “el sector de la alimentación está trabajando con las medidas higiénicas reguladas y aplicando aforos que ellos mismos establecieron por sentido común y el Gobierno asumió. En cambio, ahora que el Ejecutivo ha decidido regular al sector de servicios como el comercio, la hostelería y el turismo, se están adoptando medidas laborales y de aforos que no se adaptan a la realidad del mercado”.

CAMBIO DE ERTES

La intención del Gobierno de promover entre las empresas la adopción de nuevos expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs) por causas objetivas una vez finalice el estado de alarma y, por tanto, el periodo de los ERTEs adaptados por causa de fuerza mayor, es tildado por los consultados por CMDsport como un “despropósito”. Aseguran que, de no variarse el planteamiento, “el mismo puede volver a sumir al comercio del país en un nuevo caos como el que ya se vivió con motivo de la adopción de ERTEs por causa fuerza mayor a principios del estado de alarma”.

Las fuentes consultadas aseguran que “el meollo de la cuestión sigue siendo la causa de fuerza mayor provocada por la pandemia del Covid-19 y esa causa es la que continuará marcando el desarrollo económico y del consumo del país más allá de cuando expire el estado de alarma”. En base a ello, las fuentes reclaman una “normativa clara para que su aplicación sea rápida y sencilla porque si no es así, ello va a requerir interpretaciones y que éstas acaben  propiciando el entrar en conflictos que nadie quiere, ni a nadie convienen”.

La evolución que pueda seguir la regulación de los ERTEs, tras la conclusión del estado de alarma, “supone un grave problema para la salud económica de muchas empresas minoristas. Aunque algunas pudieran intentar hacer frente al levantamiento de esos expedientes, muchas acabarán por verse abocadas, más pronto que tarde, al cierre a causa de que las ventas no les alcanzarán para sufragar los costes laborales, a raíz de los restringidos aforos y la contenida demanda”.

EL COMPLEJO CÁLCULO DEL AFORO

En cuanto a los aforos, las fuentes subrayan que “aunque ese es un concepto ya consolidado en establecimientos como los de la hostelería y la restauración, en el caso de los locales comerciales, en cambio, prácticamente no existe normativa alguna referida a los aforos de éstos en la gran mayoría de ayuntamientos del país”. Esa circunstancia propicia que la mayoría de locales comerciales que hoy operan no tengan definido el aforo.  Ante esa carencia, las fuentes se preguntan “¿quién debe definir ahora eso? ¿Cómo lo va a estipular? ¿Nos van a decir cuántos metros cuadrados requiere una persona en este nuevo escenario para que podamos saber cuántas personas caben en nuestro local? Hasta ahora, el único parámetro que habíamos utilizado los comerciantes era si la tienda estaba ‘llena’ o ‘vacía’, pero no nos habíamos dedicado a contar cuánta gente cabía en el establecimiento concretamente”.

Las fuentes denuncian “las indefiniciones gubernamentales, así como los cambios del Gobierno” y se lamentan de “la falta de participación del sector en la toma de decisiones”.

Otra de las fuentes ha expresado que “sería bueno que nos dejaran opinar un poco”. Y, a continuación, ha reclamado “que, tras haber definido las medidas higiénicas para los trabajadores y para los clientes, el Gobierno debería ahora definir los aforos de una manera realmente clara y dejar, como ha hecho con la alimentación, que el sector definiera cómo salir adelante”·.

Todas las fuentes consultadas han coincidido en subrayar que “el actual  marasmo caótico legislativo no beneficia al consumo y entorpece mucho más las opciones de agilizar el avance en medio de la difícil travesía que se nos avecina”.


No hay comentarios

Añade el tuyo