ESENCI@L

Entrevista a Joaquín Sanz, propietario de Skiman

Skiman destaca la “congoja” del retail de Zaragoza ante los rebrotes

skiman-joaquin-sanz-1024×811

El propietario de Skiman, Joaquín Sanz, anuncia que recortará sus programaciones de verano.

(28-7-2020). El fundador de Skiman, Joaquín Sanz, sostiene que los rebrotes de Zaragoza están generando una situación de incertidumbre que juega en contra del consumo. El comercio no está obligado por el momento a abrir con cita previa, pero las tiendas se muestran a la expectativa de la evolución de la situación en los próximos días.

“El pasado jueves por la tarde, cuando la consejera de Salud anunció que tal vez hubiera que endurecer las medidas, sólo entraron tres personas en la tienda”. Son palabras del propietario de Skiman, quien dice que, por el momento, las restricciones estipuladas por el Ejecutivo aragonés para contener los rebrotes afectan sobre todo a bares, restaurantes y ocio nocturno, mientras que el retail puede seguir operando sin cita previa ni limitaciones añadidas a las que ya quedaron fijadas tras la reapertura. Eso sí, el detallista asegura que la situación es “de gran confusión” e “incertidumbre”, dos elementos que juegan en contra del consumo, y dice que el retail de la ciudad vive “acongojado”.

Según relata, “la segunda quincena de julio es un periodo en el que habitualmente la gente de Zaragoza se va de vacaciones. Las calles se ven efectivamente más vacías, pero no sabemos si se debe a que los ciudadanos se han ido de la ciudad o a que están confinados en sus casas”. Sea como sea, Sanz augura que el mes de agosto será poco dinámico en ventas y se declara “incapaz” de prever cómo se comportará el último cuatrimestre del año.

El ciclismo amortigua la caída del primer semestre

Adscrita al grupo Tréndico, Skiman se centra en los deportes de nieve durante los meses de invierno y en ciclismo y montaña durante el verano. Su dueño lamenta el cierre precipitado de la campaña blanca, que estaba funcionando “muy bien” y había propiciado un arranque de año con resultados por encima del anterior. Sanz explica que los meses de abril y mayo suelen ser positivos para el sell out de esquí, ya que se aprovecha para dar salida al producto con las rebajas.

Tras el parón de marzo y abril, el comercio volvió a abrir sus puertas en mayo y, tal como declara el propio Sanz, las ventas de ciclismo han superado las mejores expectativas. “Es un ‘boom’ que nadie se esperaba y que endulza un poco la amargura de los meses anteriores”, señala. Aunque el auge de las ventas y las reparaciones de bicicletas no ha servido para compensar la pérdida del tramo final de la temporada de nieve, sí ha podido amortiguar el golpe. En cómputos globales, la facturación del negocio en el primer semestre ha caído un 20%, un descenso que podría haber sido mayor si no hubiera sido por el ciclismo. Y es que dice que las ventas de productos de montaña están “muy paradas”, especialmente las de textil.

El responsable de Skiman aprecia que la situación del pequeño comercio se ha complicado aún más con la pandemia porque el consumidor “se ha dado cuenta de que puede comprar desde casa. En nuestra tienda online se ha ido picoteando, pero no da para vivir. Hay unos operadores muy fuertes con los que es imposible competir”.

Programaciones a la baja

Skiman ha recortado en un 40% sus programaciones para el próximo invierno y tiene intención de seguir la misma política para las de verano.

El minorista estima que la mayoría de los proveedores son conscientes del complicado escenario y se están mostrando flexibles y comprensivos.


No hay comentarios

Añade el tuyo