ESENCI@L

De esta manera se evitaría una más que probable guerra de precios

Copos pide a las marcas que alarguen las colecciones de esquí otra temporada más

El operador registra una caída notable de las ventas

copos_ski_center_alquiler_snowboard_baqueira

El alquiler de esquís es una de las líneas de negocio más afectadas por las restricciones.

(7-1-2021). Copos Ski Center, uno de los principales operadores en la Val d’Aran con tres tiendas, reclama a las marcas “trabajar conjuntamente para no hundir el mundo del esquí”, tras una temporada que está siendo muy complicada por la apertura tardía de la estaciones y las restricciones de movilidad.

La propietaria de Copos, Silvia Monge, considera conveniente que las colecciones vinculadas al esquí duren más de una temporada, especialmente, en el contexto actual en el que dinamismo de las ventas es nulo por la afectación de la pandemia y las restricciones de movilidad asociadas. “Hay que alargar la vigencia de los productos para evitar que se revienten precios”, sostiene la detallista.

Monge reconoce que todas las tiendas vinculadas al mundo del esquí “estamos muy tocadas” y que el objetivo de cara a esta temporada “es aguantar desde un punto de vista financiero”. En este escenario, reclama la colaboración a los proveedores para que el mercado continúe siendo saludable en cuanto a rentabilidad.

Desde Copos indican que las marcas de material duro, especialmente, por lo que se refiere a los esquís, ya suelen alargar sus colecciones más allá de una temporada, con el objetivo de evitar los tan comunes descuentos en tiendas online, “pero todavía queda mucho camino por recorrer en las líneas de textil”.

El principal problema que se van a encontrar las tiendas de esquí en los próximos meses es dar salida al stock no vendido. Si esos mismos productos continuaran siendo válidos para otoño-invierno de 2021-2022, se fomentaría, según Monge, que los detallistas no se lanzaran a realizar liquidaciones a precios muy bajos.

Entre un 50 y un 60% menos de ventas

Desde que la estación de Baqueira-Beret está abierta, las tres tiendas de Copos en la Val d’Aran registran “entre un 50 y un 60% menos de ventas”, según declara su propietaria. “Noviembre fue un mes nulo y en diciembre sólo se trabajan los días festivos y los fines de semana”, prosigue la detallista, quién eso sí, se muestra sorprendida por la afluencia de gente durante la semana entre Navidad y fin de año.

“Dentro de lo que cabe estamos contentos porque se puede esquiar con unas condiciones de nieve increíbles, no como en Francia, Suiza o Austria donde ni si quiera han abierto las estaciones. Pero no alcanzamos, ni de lejos, la facturación de la temporada anterior”, declara Monge.

En muchos días de la campaña de Navidad, Baqueira ha llenado por completo su aforo reducido, básicamente, con clientes de segundas residencias “y algunos de fuera de Cataluña que se han arriesgado para llegar hasta aquí”. Preguntada por los productos que mejor salida están teniendo, Monge se refiere a las prendas térmicas, que con el frío “tienen una alta demanda”.

En cambio, el alquiler o la venta de esquís es “más complicada”, ya sea porque los clientes de segunda residencia suelen disponer de su material o por la competencia de los operadores online.

Desde Copos mantienen abiertas las tres tiendas en Betrén y en la misma estación de esquí pero han reducido el horario de apertura de las mismas con el objetivo de ahorrar costes.

Incertidumbre

Por último, Silvia Monge se muestra preocupada por la situación que se pueda vivir a partir del 11 de enero, cuando habrá finalizado toda la campaña de Navidad: “existe mucho miedo porque las noticias sobre los contagios no son alentadoras y somos una región pequeña y de difícil acceso”.

Por otro lado, el mes de febrero es tradicionalmente bueno gracias al cliente francés o inglés, que supone entre el 80 y el 90% de la facturación en el alquiler de esquís. Sin embargo, “lo más probable es que perdamos a esos turistas porque no se podrán desplazar”, concluye.


No hay comentarios

Añade el tuyo