ESENCI@L

Enero y febrero lastran el cómputo global de la campaña

Las tiendas de esquí anuncian programaciones a la baja tras una temporada insatisfactoria

sierra nevada

Imagen de la estación de Sierra Nevada, que estará abierta hasta el próximo 5 de mayo.

(24-4-2019). Salvo en estaciones como Sierra Nevada y Baqueira, donde la nieve ha acompañado durante prácticamente toda la temporada, la campaña blanca 2018-2019 ha sido irregular. Las tiendas de esquí consultadas no hacen un balance muy positivo y anuncian un recorte en sus programaciones.

Las expectativas para la temporada de esquí 2018-2019 eran altas. La nieve y el frío llegaron en noviembre y permitieron la apertura de las estaciones no sólo según el calendario previsto sino incluso antes. Así sucedía en Masella, que pudo abrir las pistas para el puente del 1 de noviembre. Sin embargo, en diciembre volvieron a subir las temperaturas y se frenó la racha de precipitaciones, haciendo que el tiempo seco prevaleciera durante el inicio de todo el invierno.

Estaciones como Sierra Nevada y Baqueira pudieron capear mejor la falta de nevadas gracias a la nieve artificial. De hecho, Baqueira habla de la tercera mejor temporada de la última década. Por su parte, los comerciantes de la estación andaluza se muestran más contentos con la evolución de la campaña blanca que en el resto de estaciones de España y Andorra. Y es que la falta de nieve en otras cordilleras incentivó la afluencia de esquiadores al dominio granadino. Como comentaba el detallista Antonio Luis González, propietario de Granada Esquía, “la desgracia de otras estaciones ha sido la suerte de Sierra Nevada”.

El propietario de Iliberis Sport, Juan Luis Moral, dice que “el buen trabajo de los cañones de nieve permitió que las pistas funcionaran bien durante los meses de diciembre y enero”. El minorista señala que la temporada fue buena hasta el puente de San José, cuando se truncó por las condiciones meteorológicas. No obstante, las nevadas caídas a principios de abril dotaron a la estación de unas condiciones óptimas, que permitirán que esté abierta hasta el próximo 5 de mayo.

Tardío arranque en muchas estaciones

Pero salvo estas excepciones, los meses de diciembre y enero fueron malos en la mayoría de estaciones. Se trata de dos meses decisivos para el negocio de la nieve, ya que el puente de la Purísima y las vacaciones de Navidad representan, según los propios comercios, entre un 40 y un 50% de la temporada. Desde Deportes Galindo, en Candanchú, recuerdan que las pistas no se abrieron hasta el 11 de enero, por lo que se perdieron estos dos bastiones de la temporada.

Lo mismo ocurrió en la Cordillera Cantábrica, donde las estaciones también se pusieron en marcha a mediados de enero. El propietario de Skimal (Asturias), José Baquero, detalla que “enero y febrero fueron patéticos. Febrero y marzo fueron buenos pero se perdieron dos meses muy importantes. En comparación con el año pasado, cuando las pistas se habían abierto para la Inmaculada, el balance ha sido peor”.

En la misma línea, el gerente de Patrick Sport, Patrick Besson, asegura que diciembre y enero “fueron unos meses terribles y lo hemos ido arrastrando toda la temporada. Es una campaña para olvidar, la peor en siete u ocho años”. El especialista admite que el mes abril, con la llegada de precipitaciones y la celebración de la Semana Santa, ha sido mejor que otros años, pero “el primer trimestre fue muy malo y, como tienda de nieve, no nos podemos permitir que estos meses invernales sean negativos”.

Temporada “regular” en Andorra

Desde Andorra no hacen un balance mucho más optimista. El propietario de Esports Sant Moritz, Patrick Toussaint, valora que “ha sido una temporada regular, el tiempo no ha acompañado y no ha sido fácil”. Tal como precisa, “diciembre fue regular, enero fue malo y febrero, correcto y, en términos globales, podemos decir que ha sido una temporada sin más, en línea con la tónica del sector”. El detallista sostiene que no ha hecho frío y el cliente ha tardado en decidirse a comprar, por lo que muchas compras se realizaron en periodo de rebajas, en detrimento del margen comercial. También asegura que la incertidumbre política y económica tanto en España como en otros mercados como el francés y el inglés han pesado sobre el negocio del esquí.

No cobramos por probar porque no nos parece la manera de atajar el problema, pero aplaudo a los comercios que lo han hecho

Cambio de hábitos del consumidor

Ivan Besson hace hincapié en que las condiciones meteorológicas y la existencia o no de nieve son determinantes en la evolución de la campaña blanca, pero no son el único factor. Fenómenos como la competencia de Internet, la agresividad comercial y las tiendas de los propios proveedores también juegan, a su juicio, en contra del negocio de los especialistas de esquí. Besson subraya que “también los modales y las formas del público han cambiado. El cliente consulta el móvil mientras se está probando botas para buscar el mejor precio en Internet”. El comercio madrileño no se ha decidido a implantar el sistema de cobrar por probar porque no cree que sea “la manera de atajar este problema”, pero Besson aplaude a las tiendas que lo han hecho. Además, añade que “nos hemos vuelto insensibles con las garantías de producto que no sea nuestro”.

Compras a la baja

Con estos resultados, las tiendas no prevén un aumento en sus compras para la próxima temporada blanca. “Todos habíamos comprado más para este año pensando que la temporada sería mejor pero no ha sido así”, comenta Ivan Besson, quien precisa que renglones como el textil han acusado especialmente el escaso dinamismo de las ventas y adelanta que sus programaciones serán inferiores. Sin embargo, se declara más satisfecho con los resultados del material duro.

Ha hecho poco frío y esto ha perjudicado a las prendas de mucho abrigo, el calzado y los accesorios como gorros

También Patrick Toussaint anuncia que “seremos prudentes y compraremos un poco menos, al contrario que el año pasado, cuando programamos más”. Por su parte, José Baquero añade que “se puede decir que empezamos la temporada en febrero y tenemos mucho stock. Hay cosas que se han ido vendiendo y otras apenas se han movido. Ha hecho poco frío y esto ha perjudicado a las prendas de mucho abrigo, el calzado y los accesorios como gorros”.


No hay comentarios

Añade el tuyo