ESENCI@L

TecniSport Burgos tomó esta medida hace seis años

Los pioneros en cobrar por probar botas de esquí afirman que “no hemos espantado clientes”

Salesman helping mature woman try on ski boots in sports shop

TecniSport incide en la importancia del asesoramiento en la compra de botas de esquí. (foto: Bentwood Inn)

(18-10-2018). Harto de ver cómo su tienda se convertía en un ‘probador’ de Internet, el comercio burgalés TecniSport decidió hace seis años advertir de que se cobraría por probar las botas de esquí. Su propietario, Jorge González, asegura que, lejos de espantar clientes, esta medida ha fortalecido su imagen como especialistas.

“El consumidor ha entendido nuestra política de cobrar por probar las botas”, asegura Jorge González, propietario de Tecnisport Burgos. Al detallista no le consta que esta medida haya espantado clientes, sino que, al contrario, ha servido para que reconozcan y valoren más su labor de asesoramiento como especialistas. Su decisión de avisar de que se cobrará por probar aquellas botas de esquí que finalmente no se compren en el establecimiento ha tenido gran repercusión mediática y ha servido para poner sobre la mesa los riesgos que entraña el denominado ‘showrooming’ –probar en tienda física y comprar online- para el comercio tradicional.

TecniSport puso en marcha esta solución hace seis años como una medida disuasoria. Colgó un cartel en su tienda en el que advierte de que el servicio de venta de botas de esquí consta de varios servicios como medición y estudio morfológico del pie, ajuste del esquí, etc., que tienen un precio de 30 euros. En el caso de compra de la bota, todos estos servicios son gratuitos. El comercio burgalés fue pionero en rebelarse contra el showrooming con esta medida. Luego le siguieron otros del mercado del esquí, como la madrileña Ski Market, o de otros sectores como el trail running.

El cliente no se puede servir de los conocimientos y la experiencia de los detallistas para luego buscar el mejor precio en plataformas online

Jorge González es consciente de que hay otros comercios de esquí a los que les gustaría actuar de la misma manera, pero tienen miedo de la reacción del cliente. “Les falta un empujón para hacerlo”, sostiene el detallista, que enfatiza que “tenemos que tener la sartén por el mango para decidir”. El propietario de TecniSport dice que Internet es una realidad que no se puede negar, pero alerta de que el cliente no se puede servir de los conocimientos y la experiencia de los detallistas para luego buscar el mejor precio en plataformas online.

Las compras de Internet llegan al taller

Los esquís y las botas compradas a través de Internet también llegan a los talleres de los comercios especializados. Algunos optan por no reparar o ajustar este material. En TecniSport Burgos sí lo hacen, aunque su propietario señala que “nos lo traen cada vez menos porque no lo cobramos barato”. El montaje y ajuste del material comprado en su tienda es gratis y tiene prioridad en la agenda. “Si me llega al taller producto de Internet lo voy a arreglar igual, pero primero son nuestros clientes”, indica.

 

 

 


No hay comentarios

Añade el tuyo