ESENCI@L

2016, una prueba de fuego para los mercados de pádel y running

diana-2016

(4-1-2016). Con el inicio del nuevo año siempre se sucede una larga lista de propósitos, pero en el caso de algunos mercados como el running y el pádel, más que propósitos, lo que parece que pueden vivir en este 2016 ambos universos son unos decisivos retos.

Tras un 2015 que muchos han apuntado como el del tímido inicio de la recuperación del consumo, la industria deportiva española arranca 2016 con muchos propósitos pero también retos. Y en el caso concreto de los universos del pádel y del running, éstos pueden resultar a lo largo de los próximos meses decisivos para el futuro de ambos mercados.

Lidiar con la competencia de running

En el caso del mercado del running, 2015 arrojó, en palabras de algunos comercios y marcas especializados, que podría estar empezando a alcanzar “un cierto grado de maduración”, lo cual va a llevar a todos los actores del mercado en este 2016 a afinar aún más sus estrategias para poder destacar o simplemente mantenerse a flote.

El número de nuevos corredores sigue incrementándose, al igual que el montante de marcas deportivas y tiendas que deciden dedicarse a este universo. Un fenómeno que tiene como resultante una fuerte y creciente competencia que está abocando a muchos negocios a una situación difícil. A lo que se debe sumar una cada vez mayor migración del cliente runner tradicional al canal online, seducido por los bajos precios de Internet.

2016 se presenta para el sector del running como un año de reorganización y mientras las tiendas tradicionales reclaman la atención que les pertoca como verdaderas impulsoras y cuidadoras del running, las marcas se encuentran con el desafío de equilibrar sus relaciones comerciales con los distintos actores de la distribución, además de seguir sorprendiendo a un consumidor que cree contar ya con toda la información necesaria y haber visto ya todo.

Habrá que ver asimismo, cómo puede afectar a todo el complejo entramado de la distribución de running la entrada en este 2016 de un nuevo y potente jugador, la cadena de tiendas de pádel Padelmanía, que inicia su incursión en el running con la introducción de productos de este deporte en la mayoría de sus 35 tiendas de pádel repartidas por toda la geografía española.

¿Fin de la guerra en el pádel?

Precisamente, Padelmanía será previsiblemente también uno de los principales protagonistas en el mercado de pádel de este 2016, al ser considerado uno de los líderes de la distribución de este deporte.

Un deporte que, al igual que el running, sigue viendo engrosar su número de practicantes, que sin embargo tampoco parece favorecer a un mercado altamente maltratado por las directrices impuestas en los últimos años por su amplia competencia.

Tras varios años de convulsas y dañinas guerras entre marcas y clubes, pero sobre todo entre comercios, 2016 se erige como el año de la última oportunidad para arreglar un mercado que alerta de morir de éxito.

Enfrente se presentan retos decisivos como el fin de la guerra entre tiendas o la tan ansiada ordenación del mercado nacional. Y con ello, se atisban ecos de esperanza con la llegada de innovaciones tecnológicas y productos que, tanto marcas como tiendas, esperan que empiecen a “marcar la diferencia” y representen el inicio de un cambio. EL CAMBIO.

Unos retos a nivel nacional que se completan con la también esperada expansión internacional del pádel. Un hecho que el mercado en general califica de positivo, pero sin olvidar que se trata de un proyecto a medio-largo plazo y en el que no se pueden repetir los errores cometidos en el mercado español. Esperemos que la experiencia sirva de ejemplo y no se tropiece dos veces con la misma piedra.


No hay comentarios

Añade el tuyo