ESENCI@L

No es lo mismo construir una pista para España que para Suecia

CEIP urge a la homologación de pistas de pádel para acelerar la expansión internacional

pistas de padel

(11-4-2016). El impulso de una norma UNE por parte del CEIP para homologar la fabricación de pistas de pádel responde a la necesidad de establecer unos mínimos de calidad y seguridad que eviten el intrusismo y generen confianza en los inversores internacionales.

El CEIP anunció hace unas semanas que impulsaría una norma UNE a través de Aenor para homologar la fabricación de pistas de pádel, un paso fundamental para que las empresas de construcción españolas lideren la expansión mundial de este deporte, que ahora mismo se concentra en un 90% en España.

Jorge Cañas, vicepresidente del CEIP y CEO de RedSport, cuenta que el proceso está “en una fase muy inicial” en la que 7 empresas están intentando consensuar “cuáles son los mínimos necesarios de calidad y seguridad” que necesita una pista de pádel. Actualmente, dice, lo único que hay es “un reglamento de la Federación Española de Pádel (publicado en 2012) que toca un poco este tema pero está centrada en el desarrollo del juego” y asegura que esos mínimos “se cumplen en un 90/95% de los casos”.

Sin embargo, esos mínimos no serían suficientes para construir en otros países. Cañas pone el ejemplo que le ha ocurrido a su empresa: “Para enviar pistas a Suecia hemos tenido que modificarlas, nos han pedido empujes de viento de 160km/h, garantía de 10 años en oxidación de la estructuras y otras cosas que aquí no nos habían pedido en 12 años que llevamos fabricando pistas”.

Una vez esté elaborada y reconocida la norma, que por la experiencia en otros casos puede tardar de 6 a 9 meses, el siguiente paso será la transposición a norma europea UNE-EN, “una herramienta muy útil, un libro de cabecera en el que ampararse” que aunque no sea de obligado cumplimiento (para eso se necesitaría un Decreto Ley), sí “es un primer paso”, asegura el vicepresidente del CEIP.

CENTRADOS EN LA ESTRUCTURA METÁLICA

Según Cañas, “el elemento crítico en la construcción es la estructura metálica”. Si bien en vídreo o césped hay multinacionales que se encargan de ello y pasan unos controles de calidad, en este campo, por poner un ejemplo, “hay talleres que se dedican a hacer barandillas para edificios que se han reconvertido para hacer estas estructuras u otra gente avispada con habilidades comerciales ha adquirido los productos por separado y ha vendido pistas”. “Ha habido poco control y profesionalidad en ese sentido”, concluye el CEO de RedSport.

ESPAÑA DESACELERA, EUROPA ARRANCA

Preguntado por la situación del mercado español de fabricación de pistas de pádel, el vicepresidente del CEIP dice que “hay unas 14 o 16 ‘empresas’, entre comillas porque hay unas cuantas que no llegan a ese rango” que se reparten un pastel que “en España, donde hay unas 10.000 pistas, está decreciendo en cuanto a demanda”.

Por el contrario, está incrementando muy rápidamente en algunos países del extranjero, especialmente en Europa. En Italia tienen unas 250 pistas “y la mayoría se han construido en el último año y medio”. En Portugal también crece a pasos agigantados.

En estos casos, países “parecidos a España”, lo importante es el precio, pero la norma es especialmente importante para los países del norte, donde sin esta homologación “se puede fracasar”. Es el caso de Bélgica, que tendrá ya unas 100 pistas, o los 4 escandinavos; y especialmente Alemania, “el que va más retrasado pero tiene más potencial”. Los germanos deben tener solamente 18 o 20 pistas y cuando Cañas se ha encargado de una le han pedido “absolutamente de todo, hasta la última ficha técnica del último tornillo”.

LAS EMPRESAS ESPAÑOLAS TIENEN VENTAJA

El vicepresidente del CEIP y CEO de RedSport termina repasando las tres ventajas con las que parten los fabricantes españoles respecto al resto. En primer lugar, claro está, “la experiencia”.

En segundo lugar, dice Jorge Cañas, “el mercado del pádel se ha desarrollado en época de crisis en España, con lo que la mano de obra no ha subido y los salarios son los de hace ocho años”, algo que sí ha pasado en otros países, especialmente los ya mencionados del norte. Eso genera que “si calculas todo el coste de mandar allí a operarios españoles, sale más barato que no hacerlo ellos”.

Finalmente, el ejecutivo celebra que las empresas que hacen vídreo para mamparas de baño o automoción, entre otras cosas, “al ver el potencial de este mercado” se hayan metido con la línea de pádel y “hayan competido entre ellas, bajando el precio de esta parte”, algo que en otros países –por el momento- no ha ocurrido.


No hay comentarios

Añade el tuyo