ESENCI@L

La mayoría de adultos se decantan por el pádel

El Club Tenis Andrés Gimeno apuesta por la diversificación ante la caída del tenis

Su gerente cree que la clave está en diversificar el negocio

club tenis andres gimeno

El Club Tenis Andrés Gimeno cuenta con 22 pistas de tenis y 11 de pádel.

(3-4-2019). Como uno de los referentes en la práctica del tenis en la zona al sur de Barcelona, el Club Tenis Andrés Gimeno, situado en Castelldefels, ha notado una drástica reducción de los practicantes de este deporte en la última década llegando a perder hasta la mitad de jugadores. Sin embargo, el negocio del club ha crecido gracias a otras líneas de negocio.

Con 22 pistas de tenis y 11 de pádel, el Club Tenis Andrés Gimeno es una de las grandes instalaciones deportivas dedicadas a los deportes de raqueta que queda en Castelldefels. Su gerente, Joaquim García, asegura que los jóvenes dejan de practicar tenis “entre los 14 y los 18 años, cuando acaban la formación en las academias y deben ir a la universidad”. Posteriormente, “cuando vuelven, a los 28 o 29 años, prefieren jugar al pádel”, sostiene.

García asegura que el gran problema del tenis es la inexistencia de torneos amateurs “que permitan a los jugadores ir a pasárselo bien”. “Los que se organizan son semiprofesionales y con un carácter demasiado competitivo”, prosigue el gerente. En cambio, en el pádel se organizan una multitud de competiciones asequibles para todos los niveles.

“La Federación Internacional de Tenis sólo piensa en los grandes torneos, la española ahora quiere reactivar la practica amateur porque ve que hay un problema y la catalana lo intenta pero sin dar con la tecla”, afirma García. “No existen circuitos más relajados, en los que además de jugar vas a socializarte y echar unas risas”.

Por otro lado, el gerente indica que “el pádel es un deporte con una curva de aprendizaje menor y que permite que dos jugadores con distinto nivel puedan disfrutar juntos. Si disputo un partido de tenis con alguien que no sabe, me acabaré aburriendo”.

Poco a poco, el número de jugadores de tenis se ha ido reduciendo, hasta el punto que “muchos clubs pequeños no tienen masa crítica como para organizar eventos”. El responsable pone como ejemplo el municipio de Castelldefels, “que contaba con 7 clubs de tenis y ahora sólo hay 3, uno de los cuáles en situación complicada y otro que se dedica sólo al alquiler”.

Academia internacional de tenis

El gerente del Club Tenis Andrés Gimeno, Joaquim Garcia.

La entidad cuenta todavía con más usuarios de tenis, con una media de edad mayor, que de pádel. “Pero por poco”, puntualiza García, quién cree que la clave es la diversificación del negocio. De hecho, el club prevé la reducción del número de pistas de tenis para dedicarlas al pádel o para construir un edificio que albergue los servicios de una futura academia internacional de formación dedicada a los más jóvenes.

“Actualmente disponemos de dos grupos que nos alquilan las pistas, la idea es integrarlos directamente en el club, que los chicos puedan alojarse y estudiar en nuestras instalaciones”, explica el gerente. La situación requiere de un nuevo enfoque, teniendo en cuenta que si “antes el tenis suponía el 70% de la facturación, ahora no llega al 20% y eso que hemos duplicado nuestra cifra de negocio en una década”.

Escuela infantil de pádel

Uno de los motores del Club Andrés Gimeno es la escuela infantil de pádel, que registra “incrementos anuales de entre el 5 y el 7% del número de jugadores”. Entre los más pequeños, explica Garcia, todavía existe fidelidad hacia la entidad porque la ven como un espacio de formación deportiva y personal. La escuela cuenta actualmente con 250 alumnos.

Sin embargo, al llegar a adultos y en el caso del pádel, “el factor precio sigue siendo predominante”. Sólo en el caso de Castelldefels, los practicantes cuentan con 120 pistas: “muchos juegan en distintos clubs porque les sale más a cuenta económicamente o por el horario les encaja mejor”. La competitividad es mayor que en el tenis, “donde se va a tender a concentrar el negocio en pocos clubs”

La tienda como servicio al socio

El Club de Tenis Andrés Gimeno cuenta con una tienda cuyo principal objetivo es el servicio a los socios de la entidad, que son unos 600 -los abonados ascienden hasta los 1.400 mientras que los usuarios puntuales son otros 2.000. Con dos proveedores principales, Joma y Head, Garcia mantiene abierto el establecimiento “para que los socios puedan acceder a ciertos productos, aunque el beneficio que tenemos es relativamente bajo”.

El material de tenis es el que mejor salida tiene en la tienda “porque el jugador de pádel sólo compra al precio más bajo, viene, prueba una pala y luego la busca en Internet”. “Somos un showoom de las marcas, si no fuera por el cliente de tenis ya habría cerrado el espacio de venta”, sentencia el gerente.

Sin embargo, la estrategia de diversificación del negocio “nos lleva a la próxima apertura de una plataforma de venta online en la que podamos ofrecer nuestro producto corporativo, como las equipaciones de las escuelas infantiles”.

La facturación del Club Tenis Andrés Gimeno fue en 2018 de 2,5 millones de euros, de los cuáles sólo un 3% corresponde a la venta al por menor.


No hay comentarios

Añade el tuyo