ESENCI@L

Tienda especializada en deportes de raqueta

Deportes Wimbledon Valladolid: “el consumidor ya no entiende el valor de un producto”

Deportes Wimbledon Valladolid valor productos

Fachada de la tienda de Deportes Wimbledon Valladolid.

(26-9-2016). Si pudiera, el propietario de la tienda especializada en deportes de raqueta de Valladolid, José Luis Lermo, volvería al mercado de 1980, cuando “había menos marcas y cada una defendía lo suyo, el producto tenía un valor y la gente lo valoraba”.

A pesar de que en Valladolid “ha jugado al pádel hasta el cura párroco”, explica José Luis Lermo, el propietario de la tienda Deportes Wimbledon Valladolid -como tantas otras- confiesa que el mercado de la raqueta “pasa por uno de los momentos más difíciles de la última década”.

Saturación, Internet y mal momento del tenis

La saturación de marcas en pádel es uno de los factores que menciona el detallista al buscar las razones de esta situación, pero también “que el pádel ya no está de moda, que está buscando su sitio real, mientras el tenis ha bajado bastante”.

El tenis, sin embargo, es un caso aparte. Gracias al acuerdo que tienen en la tienda con clubes, monitores y hasta una liga de tenis -que lleva en funcionamiento más de 30 años- tienen una cierta clientela fija, fidelizada.

Lermo tampoco olvida el fenómeno online cuando intenta encontrar explicaciones al mal momento que vive el mercado: “las tiendas grandes conline como Warehouse y todas las de su calaña te quitan una parte de tu parte del pastel, que ya era pequeña y se te queda en pequeñísima, en migajas”.

Por eso, explica el comerciante, “hoy en día no es nada fácil llevar una tienda deportiva, tienes que especializarte mucho y tener una gran variedad de buenos servicios y de producto”. El problema es que luego “no hay tanto público al que venderle”, se sincera el propietario de Deportes Wimbledon Valladolid.

Ni palas ni calzado

Para José Luis Lermo, otro de los problemas del pádel es que “no hace clientes fijos, cualquiera puede comprar una pala a través de cualquier canal porque no necesita encordarla, balancearla, customizarla… el público es muy recreacional”.

En cuanto a calzado las cosas no van mejor, porque según el veterano vendedor, las zapatillas duran mucho más y no hay necesidad de cambiarlas tan rápido como hace 7 u 8 años. Eso sí, ve un nicho de mercado hasta los 6-7 años. A partir de allí, “difícil vender una marca que no sea de las estrella: Mizuno, Nike, Asics, etc”, afirma Lermo.

Volvería a 1980

“Si pudiera, volvería al mercado del 1980, cuando había menos marcas y cada una defendía lo suyo, cuando el producto tenía un valor. Hoy en día nadie se lo da y el consumidor piensa que los precios se ponen por poner”, critica el detallista. “Hemos perdido el rigor, especialmente en palas y raquetas”, concluye José Luis Lermo.

En otras palabras, el minorista sostiene que se trata de un problema de base: “al consumidor se le ha educado de una manera que va a costar mucho cambiarla”.

La esperanza es lo último que se pierde

El propietario de Deportes Wimbledon Valladolid confirma que van a seguir en el ajo y que van a seguir vendiendo tanto tenis como pádel porque no les queda otra: “eliminar el pádel de la tienda supondría nuestra desaparición, no tendríamos un volumen de ventas suficiente para mantener una tienda como la nuestra”.

Por desgracia, “las previsiones dicen que todo va a seguir igual” asegura Lermo, quien añade esperanzado que “espero que mejore un poco”.


No hay comentarios

Añade el tuyo