ESENCI@L

Registra un tráfico diario de unos 700 usuarios

El centro comercial del deporte que se esconde tras Padel 2.0

Un espacio multiservicio: pádel, skate park, peluquería, danza, rehabilitación de futbolistas...

13505-Padel-2-0-b12Qz

Padel 2.0 se ha convertido en una referencia de este deporte en Móstoles

(5-10-2022) Padel 2.0 ha hecho de la diversidad su virtud. Esta instalación madrileña ha convertido una gran nave especializada en pádel en un pequeño centro comercial enfocado al deporte. Entre sus paredes conviven modalidades como la fisioterapia, la danza, el skate, el fútbol o el crossfit.

Que el pádel está de moda en España y en cada vez más países del mundo no es ningún secreto. Tampoco lo es la proliferación de clubs especializados en este deporte, así como de gimnasios o clubs multideportivos que deciden incluir pistas en sus instalaciones. Añadir el pádel en el catálogo de servicios se ha convertido, más que un valor añadido, en una necesidad para muchos centros deportivos que una década atrás no hubieran ni siquiera pensado que esta pudiera ser una opción social, económica y deportivamente rentable. 

Ahora, sin embargo, la fiebre por el pádel ha cambiado por completo el tablero de juego. El nacimiento de cada vez más espacios donde poder practicarlo, que supone un claro aumento de la competencia a nivel de la oferta de pistas disponibles, plantea una dificultad añadida para los gestores: ¿Qué pueden hacer para diferenciarse y evitar que los usuarios se vayan a otro club?

La experiencia y bagaje en la gestión de grandes instalaciones de pádel es un punto a favor para operadores como el Padel 2.0 Club Indoor, centro ubicado a las afueras de Móstoles, por el norte, y que recibe cada día un flujo de entre 700 y 800 personas. Su éxito no es casual: dentro de la nave, de unos 5.000 metros cuadrados, hay más que 9 pistas de pádel. 

ESPACIO MULTIUSOS

En su interior se esconde un pequeño centro comercial del deporte con un gran abanico de espacios que generan sinergias entre ellos: desde una peluquería y barbería a un espacio de fisioterapia, pasando por una tienda, una cafetería, un gimnasio, un estudio de danza, un skatepark, un espacio de crossfit y, desde hace muy poco, también un pequeño hueco destinado a la preparación física y rehabilitación de futbolistas profesionales y semiprofesionales. Con este último espacio se ocupará prácticamente la totalidad de las zonas disponibles. 

Es decir, que bajo la apariencia de un club de pádel se esconde un espacio multiusos en el que conviven distintos negocios independientes que se nutren del tráfico que generan entre todos. El espacio nació como una nave dedicada al pádel, con una cafetería y un gimnasio, y progresivamente ha ido ocupando el resto de huecos que no podían destinar al pádel a otros servicios independientes que pagan un alquiler. 

En el interior de la nave de Padel 2.0 se encuentran varios negocios, desde un gimnasio a un skate park, pasando por una zona de danza o una cafetería

 

“Fuimos añadiendo cosas a medida que lo pedía el cliente, así pasamos de un flujo diario de entre 200 o 300 usuarios a los 700 u 800 actuales. La gran mayoría, unas 500, usan las pistas de pádel, mientras que el resto se reparte por el resto de espacios. Intentamos crear un espacio de ocio que fuese más atractivo que un club de pádel convencional y que respondiese a las mismas necesidades que hay en un centro comercial”, explica a CMDsport el responsable de Padel 2.0, Gonzalo Pérez, que destaca las sinergias que generan los distintos espacios que aglutina la nave. “Si juegas partidos luego quieres tomarte una cerveza, ¿y por qué no cortarte el pelo o contratar servicios de fisioterapia?”, plantea. 

Son varias las claves que ayudan a explicar el éxito del modelo de negocio de este particular club madrileño. Además de ofrecer “mucho más que pádel”, uno de sus puntos fuertes, según su responsable, es el “‘know how’” de su equipo humano. “Estoy en contra de la domotización que están incorporando algunos clubs, uno de nuestros principales argumentos, más allá de las instalaciones, es tener un equipo humano detrás que te escucha, pregunta, ofrece y valora. Ese cariño o hacer más humana la experiencia es algo que no quiero que se pierda, aunque suponga gastar un poco más en personal, porque para mí esto es un club social”, desarrolla Pérez.  

Una de las claves del modelo de negocio de este particular club madrileño, además de ofrecer algo más que pádel, es la externalización de servicios a profesionales calificados y de garantías. “No vale cualquier cosa, hay que acertar con el equipo y con las personas que puedan explotar con acierto cada zona”, retoma Pérez. Él se hace cargo de las pistas de pádel, el gimnasio y el bar. El resto de espacios los gestionan profesionales independientes, incluso la escuela de pádel. Algunos preparadores físicos, incluso, pagan un alquiler para poder ofrecer sesiones de entrenamiento personal en uno de sus espacios. 

SUBEN PRECIOS POR LOS COSTES ENERGÉTICOS

Padel 2.0 no se ha librado del impacto económico derivado de las subidas de precio experimentadas en los últimos meses en las facturas energéticas, aunque ha podido amortiguar parte del impacto implementando placas fotovoltaicas. “Tenemos cubierta una parte de la azotea, aunque no toda, porque no nos rentaría vender energía”, apostilla Pérez, quien dio el paso el año pasado. 

Pese a ello, han notado un incremento de los costes energéticos y han repercutido parte de estos costes en sus tarifas. “No nos queda otra”, lamenta el responsable del centro, quien confía que los clubs de pádel cercanos apuesten por “ser compañeros, en vez de rivales”, y ejerzan una competencia que sirva “para ampliar el espectro de jugadores de pádel en general”. En ese sentido, afirma que sería “un error por parte del sector tirar los precios: no podemos cometer el error de los gimnasios low cost”. 

La pandemia disparó el pasado 2021 entre un 15% y un 20% el volumen de usuarios de la instalación, flujo que se ha visto estabilizado este año, con una ligera reducción de entre un 5% y un 8% que, pese a todo, sigue registrando un volumen de usuarios cercano al 80%, cifra sensiblemente superior a la que tenían antes de la pandemia. El uso del gimnasio cayó durante el tramo más duro del covid, pero ya ha recuperado sus flujos de usuarios habituales. 

Pérez no descarta crecer con más unidades en el futuro. “Llevo tiempo mirando cosas, pero aún no he visto nada que me apetezca, sea por el nivel económico del alquiler de la nave, porque no es suficientemente grande o por su ubicación. De momento he preferido rentabilizar todos los metros cuadrados de esta nave, aunque tal vez de aquí a un año ya podamos estudiar la compra de otro club”, anticipa. 


No hay comentarios

Añade el tuyo