ESENCI@L

La empresa creció un 12% la facturación el pasado

Royal Padel sitúa la calidad del producto y del servicio como claves de su éxito

royalpadel

El propietario de Royal Padel, Rafael Tarradas, considera excesivos los precios que algunas marcas fijan a sus palas de gama alta o de competición.

(7-1-2019). Ofrecer un buen producto al mercado, con unos gastos generales reducidos y un buen servicio al cliente. Son las claves para el buen funcionamiento de Royal Padel, marca con 29 años de experiencia en el sector y que lleva varios ejercicios registrando crecimientos de doble dígito en las ventas.

En 2017, Royal Padel fue una de las empresas del retail deportivo con mayor crecimiento de las ventas (un 25,31%) en España, según datos del Registro Mercantil publicados por CMDsport. El pasado ejercicio, la tendencia alcista se detuvo hasta el mes de agosto, “pero los últimos cuatro meses han sido espectaculares, con récord de ventas, así que al cierre del año registramos un crecimiento del 12% en la facturación, alrededor de 800.000 euros”, asegura el director general de la compañía, Rafael Tarradas.

El propietario de la marca dice haber vendido a mejor precio, lo que mejora los márgenes de beneficio, y cita las inversiones en materias primas como una clave esencial para el éxito. “Nosotros somos fabricantes de toda la vida y, por ejemplo, en España la mayoría de nuestras ventas son dirigidas a las gamas alta y de competición”, explica Tarradas. De hecho, las palas de gama baja y media sólo aportan un 15% de la facturación.

Por otro lado, el director general declara un rango de precios “adecuado”, que en el caso de la gama alta oscila entre los 210 y 230 euros, y la de competición, entre los 240 y 340 euros. “Esta última cantidad es el máximo justificable con la tecnología existente”, declara Tarradas, quién se muestra crítico con aquellas marcas que imponen precios “de 400 o 500 euros”.

Evitar los descuentos excesivos

En tercer lugar, desde Royal Padel se fijan como objetivo prioritario preservar el PVP del producto. “Nuestras palas están codificadas y si alguna se oferta a precios extraños, sabemos a quién se la vendimos inicialmente. De hecho, hemos dejado de vendar a algún operador muy conocido porque no respetaban los precios”, manifiesta Tarradas, quién cree que la guerra de precios sigue existiendo en el mercado en general.

Aumentar la producción

Ante la renovación integral de la fabrica en Rosario (Argentina) y el buen funcionamiento de las ventas en Europa, desde Royal Padel se plantean una mayor producción de palas para 2019. “La idea es que en Argentina se mejoren los acabados del producto porque allí tenemos un mercado más centrado en la gama media, mientras que en España aumentaría la producción en mil palas al mes, llegando a las 32.000 anuales”.

Exterior de la fábrica de Royal Padel en Rosario (Argentina), renovada integralmente.

Por otro lado, Tarradas se muestra convencido de que “va a haber una limpieza en el mercado y de que sólo van a sobrevivir aquellos operadores con una organización seria y profesional”. “Ya han desaparecido muchas tiendas porque no hay mercado para tantas, y respecto a las marcas quizá queden 5 o 6 de pádel y otras 3 o 4 que provienen del tenis”, remarca el proveedor.

Confianza en la tienda

Por último, desde Royal Padel son partidarios de mantener la tradicional tienda multimarca a pie de calle como su principal canal de distribución, a diferencia de otras marcas que han apostado claramente por los Pro Shops en clubs. Nosotros tenemos una imagen creada que hay que preservar. Nos interesa que nuestro producto lo gestionen profesionales, que puedan informar y aconsejar adecuadamente la pala a utilizar por el cliente final”, concluye.


No hay comentarios

Añade el tuyo