ESENCI@L

Refuerza su apuesta por los deportistas polivalentes

Brooks percibe “desánimo” entre las tiendas de running

La marca testa un sistema de personalización de zapatillas

tienda-running

Brooks se compromete a “aumentar la competitividad” de las tiendas de running.

(8-2-2018). “El mercado español de running está sano y crece, pero entre las tiendas de running predomina el desánimo”, lamenta el máximo responsable de la filial española de Brooks, Dan Rickfelder, quien afirma que la colaboración con las tiendas va a ser “una de nuestras prioridades este 2018”.

La filial española de Brooks Running afronta 2018 con dos retos esenciales entre ceja y ceja. El primero, lógico, desarrollar con éxito el lanzamiento de las novedades que ha previsto para esta temporada y que repasaremos más adelante. El segundo, toda una declaración de intenciones para con las tiendas españolas de running.

“Este año nos vamos a centrar a ayudar a las tiendas para que ganen en competitividad”, empieza el director de la filial, Dan Rickfelder, quien añade que “estamos trabajando y vamos a trabajar con nuestros clientes para ayudarles a llegar más y mejor a su consumidor”.

Apoyo a las tiendas

Rickfelder considera que el mercado español de running goza de buena salud y “sigue creciendo”. Es de la opinión de que en este 2018, la criba de tiendas y marcas va a frenarse, augurando “un buen año” para los comercios de “algunas zonas de España”.

Sin embargo, lamenta que el ánimo de las tiendas no coincide con estos buenos augurios. “En general, entre las tiendas de running se respira mucho desánimo porque ven que crece el consumo, pero los outlets de las marcas y el mercado online les están robando los consumidores que antes iban a sus comercios”.

Es por este motivo que Brooks se ha propuesto echar un capote a la distribución, “ayudándoles a generar experiencias que atraigan clientes al punto de venta, que conviertan la tienda en el punto de referencia de la comunidad de runners del lugar y que sean negocios que perduren en el tiempo”.

La cada vez mayor competencia por parte de las propias marcas y la consolidación del canal online se han convertido en dos quebraderos de cabeza para el comercio especializado en running que, sin embargo, con declaraciones de intenciones como la realizada por Brooks, pueden sentirse algo más apoyados. De hecho, la filial de la marca norteamericana no es la única que ha expresado públicamente su intención de elevar su colaboración con el retail. El pasado mes de enero, Mizuno Iberia comunicaba que se encuentra desarrollando una red de servicios complementarios que “den respuesta a las necesidades actuales de las tiendas”.

Se tratan de iniciativas llevadas a cabo por marcas que quizás no cuentan con elevadas cuotas de mercado, pero que se están posicionando a favor de las tiendas, las cuales se sienten cada vez más desamparadas por sus proveedores.

Más cuota de mercado

En el caso de Brooks, la filial cumple este 2018 su segundo aniversario manteniéndose fiel a su política de “distribución selectiva” con la que busca “crecer en calidad y no en volumen”, destaca Rickfelder, quien admite que “tenemos menos puntos de ventas que nuestros competidores, pero son de alta calidad. Son tiendas que entienden y comparten nuestra filosofía, posicionan bien la marca y nosotros trabajamos para ofrecerles un buen apoyo”.

Sobre el avance de la enseña en el mercado español, Rickfelder confirma que en 2017 “ganamos cuota de mercado”, sin especificar más detalles sobre ventas o facturación. Mientras, para este 2018, la marca espera recoger los frutos del trabajo realizado “en marketing, servicio y desarrollo de productos”.

Apuesta por el deportista polivalente

Precisamente, en lo que se refiere al lanzamiento de productos, en este 2018 Brooks va a reforzar su apuesta por el “deportistas polivalente”, aquel que “su práctica deportiva no se limita únicamente a correr o para el que el running es sólo un complemento de su rutina deportiva”, describe Rickfelder.

Para este perfil, la marca ya lanzó el pasado 2017 un modelo de zapatilla de running con un precio de salida que rondaba los 100 euros, frente a los 130-140 de los modelos más técnicos. Una gama media-alta que se amplía esta temporada con el lanzamiento de tres nuevos modelos, uno para la temporada primavera-verano 2018 y dos para la de otoño-invierno 2018-19.

Nueva mediasuela

Estas tres novedades incluirán la última innovación tecnológica de Brooks, la mediasuela TNA AMP que, según Dan Rickfelder, “ofrece el mayor retorno de energía de todas las mediasuelas existentes en el mercado”. Esta nueva tecnología ha sido concebida para “aportar una motivación extra a estos corredores no habituales, para los que el hecho de sumar kilómetros y progresar en su rutina de entrenamiento puede no ser suficiente”.

Además de los modelos con la mediasuela TNA AMP, también verán la luz el próximo otoño las nuevas versiones de las top-ventas Glycerin y Ghost, así como la Cascadia para trail running.

Fit Station, un nuevo nivel de personalización de calzado

brooks-fit-station

Folleto explicativo sobre las características de la Fit Station de Brooks.

Por otra parte, y dentro de su estrategia de dotar de mayor valor añadido a las tiendas, Brooks está llevando a cabo en Estados Unidos una prueba piloto de su nueva Fit Station, un sistema que permite la personalización prácticamente total de la zapatillas de running Brooks.

Según ha explicado Rickfelder, el sistema desarrollado por la marca americana “reconoce las propiedades biomecánicas del corredor, permitiendo personalizar la zapatilla teniendo en cuenta sus características y conseguir así el ajuste y la mediasuela que más le convenga”. Además de las propiedades biomecánicas, “se recogen sus peticiones en cuanto a la experiencia que quiere sentir el corredor cuando corra con esas zapatillas”, destaca asegurando que “llevamos la personalización de la zapatilla de running a otro nivel”.

Este sistema se instala en la tienda de running, donde el corredor se somete al análisis y expone sus preferencias. Los datos recabados se envían al fabricante que confeccionará la zapatilla personalizada que le será entregada con un coste extra. Una mayor inversión que desde Brooks aseguran que no supone un escollo, puesto que “se aprecia el valor añadido del servicio”.

Por el momento, la Fit Station sólo está operativa en Estados Unidos, aunque el objetivo es llevarla a todas las tiendas clientes de Brooks del mundo, incluido España. Pero para ello habrá que esperar como mínimo hasta 2019. “Estamos estudiando cómo resolver la cuestión logística en Europa y una vez se dé con la mejor estrategia, se pondrá en marcha”, confirma Rickfelder.


No hay comentarios

Añade el tuyo