ESENCI@L

Tras haber alcanzado nueve tiendas en el boom del running

Laister se queda con tres tiendas y se centra en el asesoramiento

La venta pasa a segundo plano

laister-madrid

Laister ha remodelado su tienda del número 38 de la calle Cuesta de San Vicente, la única de la cadena que quedará en Madrid este 2018.

(13-4-2018). A veces, para avanzar hay que retroceder. Esto debe pensar la veterana cadena Laister que próximamente se quedará con una sola tienda de running en Madrid, y tres en total, centradas en el servicio y donde la venta de producto será “secundaria”. Así lo avanza su propietario Eugenio Hernández quien niega que este movimiento sea una despedida. “Laister va a seguir”, afirma convencido.

Hace ya más de 35 años desde que Eugenio Hernández abriera en la ciudad vasca de San Sebastián la primera tienda de running Laister. Un comercio, recuerda el veterano detallista, en el que “el objetivo principal era ofrecer asesoramiento de calidad y servicio técnico al corredor”.

Una filosofía que poco después trasladó a Madrid, feudo en el que la cadena aglutinó el mayor número de tiendas, llegando a disponer en su mejor momento expansivo con nueve comercios, de los cuales siete se ubicaban en Madrid, otro en San Sebastián y un último en régimen de franquicia en Las Palmas de Gran Canaria.

Tres décadas después, la curtida cadena de tiendas ha decidido retornar a sus orígenes, cerrando progresivamente gran parte de los comercios abiertos durante estos últimos años en distintos puntos de la capital para centrar todos los servicios en el número 38 de la calle Cuesta de San Vicente, la primera tienda Laister en Madrid.

De tres a una tienda en Madrid

Ya el pasado 2017, la presencia de Laister en Madrid se había reducido a tres tiendas, de las que actualmente solo se mantienen dos, ambas en la calle Cuesta de San Vicente. Sin embargo, Eugenio Hernández ha confirmado a CMDsport el cierre próximo de este segundo comercio con el que Laister pasará a quedarse tan solo con una tienda en la capital. No obstante, la cadena mantendrá los dos comercios que dispone en San Sebastián y Las Palmas.

Una tienda implica muchos gastos que no hay manera de afrontar ahora tal y como está el mercado, con tantísima competencia por precio y tantos canales de venta

El detallista admite que detrás de estos cierres se esconde la fuerte competencia que convive actualmente en el mercado de running y las guerras de precio. “Una tienda implica muchos gastos que no hay manera de afrontar ahora tal y como está el mercado, con tantísima competencia por precio y tantos canales de venta”, afirma. Unos factores que en su opinión se encuentran detrás de muchos de los cierres de tiendas que se han producido en el mercado en los últimos dos años y “de los que vendrán”.

Tiendas “en peligro de extinción”

Porque está convencido que el cierre de tiendas técnicas de running “va a seguir” durante este 2018. “Sigue habiendo mucha incertidumbre y cada cierre de una tienda implica unos productos que se deben liquidar y, por tanto, vender más barato. Lo cual, nos afecta a todos”.

El pasado año, Hernández ya auguró un futuro incierto para la tienda especialista de running, de la que aseguró encontrarse “en peligro de extinción”. Ya en ese momento habló de una criba en el mercado que, lamenta, “se ha cumplido e incluso se ha adelantado a mis previsiones”. Y pesaroso señala que “de los legendarios quedamos cada vez menos”.

Laister va a seguir, cada vez más técnico y más centrado en el asesoramiento, pero va a continuar

Más técnico

Sin embargo, este repliegue de Laister no significa en ningún caso que Laister vaya a ser el siguiente legendario en desaparecer. O así lo asegura su propietario quien remarca que “Laister va a seguir, cada vez más técnico y más centrado en el asesoramiento, pero va a continuar”.

Con la competencia del todavía gran número de comercios que vende running y, sobre todo, a través de Internet, Eugenio Hernández considera que “la venta de textil está por los suelos, no hay manera de vender ropa de calidad, y las zapatillas debe acabar siendo una venta secundaria”. El objetivo, “volver al principio de todo y reforzar de nuevo el servicio”.

“Estamos reconduciendo el negocio centrándolo en los servicios de asesoramiento y en el servicio de análisis biomecánico, siendo la compra de producto secundaria”, añade.

Quizás las tiendas especialistas debemos cambia el enfoque y trabajar más el ámbito de la información

Cambiar el enfoque

Un camino que espera que sigan cada vez más tiendas. “Cuanto más seamos mejor, no vamos a vender más por ser los únicos que ofrezcamos servicio”, señala añadiendo que “todavía hay mucho que hacer en asesoramiento. Hay mucho corredor que corre mal, con malas zapatillas y textil de mala calidad. Hay trabajo por hacer y quizás las tiendas especialistas debemos cambia el enfoque y trabajar más el ámbito de la información”, concluye.


No hay comentarios

Añade el tuyo