ESENCI@L

Por problemas en la producción y el transporte derivados de la pandemia

Las reposiciones se complican en el calzado de running

Las tiendas prácticamente sólo venden lo programado hace más de 9 meses

running zapatillas

Las tiendas tienen cada vez más difícil el acceso a las resposiciones en las marcas de calzado de running.

(10-5-2021). La Covid-19 ha impactado de lleno en las reposiciones de zapatillas de running. Según exponen diversos detallistas relevantes, las tiendas se ven prácticamente limitadas a vender lo programado hace más de 9 meses porque ahora se notan los efectos del parón en la fabricación durante la primera ola de la pandemia, así como los recortes de producción posteriores de muchas marcas.

Los responsables de BeUrbanRunning, Ríos Running y Running ZGZ coinciden en señalar que las programaciones se van recibiendo, con algunos retrasos, pero que en el momento de intentar reponer, los stocks están agotados en prácticamente todas las marcas.

Desde las tiendas sólo destacan a Brooks como el único proveedor con pares acumulados para las reposiciones, si bien el responsable de Ríos Running, José Ríos, apunta que “también está empezando a cojear”. “Asics y Adidas te permiten reponer en algunas referencias, pero si es cierto que el problema es generalizado”, prosigue Ríos.

DE LA ABUNDANCIA A LA ESCASEZ

Por su parte, el propietario de Running ZGZ, David Constante, señala a New Balance y Mizuno como otras marcas que también disponen de “algo” de stock propio pero muy limitado. Lo cierto es que los niveles de material en los almacenes de los proveedores han caído a mínimos, especialmente en comparación con la abundancia existente en la época de prepandemia.

La responsable de desarrollo de negocio de BeUrbanRunning, Esther Bernad, lamenta que “en nuestro caso podríamos haber vendido mucho más estos meses si la disponibilidad de zapatillas fuera mayor” y detalla que las dificultades de reposición también se están dando en el segmento del trail running. En ese sentido, cita específicamente el modelo estrella de New Balance, ‘Hierro’.

Esther Bernad entiende que las marcas “no quieran saturar el mercado de material” hasta los niveles existentes antes de la pandemia. Sin embargo, sí les pide un mayor riesgo para poder disponer de más producto y abastecer la alta demanda registrada desde finales del año pasado en el universo del running.

¿SITUACIÓN TEMPORAL?

Tanto José Ríos como David Constante consideran que la falta actual de reposiciones se debe más al parón de las fábricas en Asia durante la primera ola de la pandemia, así como a los recortes en los niveles de producción posteriores, que a una estrategia comercial de los proveedores para conseguir un mayor compromiso de las tiendas.

Ambos detallistas subrayan, eso sí, que será difícil volver a los niveles de abundancia de producto de épocas anteriores. Además, pronostican que las nuevas gamas de la temporada de otoño-invierno 2021 llegarán a las tiendas con cierto retraso: “si normalmente, en junio y julio empezábamos a recibir zapatillas de la nueva colección, esta vez no creo que tengamos nada hasta agosto”, apuntan desde Ríos Running.

“También es cierto que, dependiendo de para quién, las plataformas B2B están más limitadas, y que con el alto nivel de demanda en el contexto de pandemia, los stocks han volado”, remarca José Ríos.

En cambio, David Constante circunscribe la falta de reposiciones a las dificultades de producción y de transporte y no tanto a una demanda desbocada.

¿PARA CUÁNDO LA NORMALIZACIÓN DE REPOSICIONES?

Preguntados por cuándo creen que las marcas dispondrán de stock en sus almacenes para reponer, los detallistas consultados muestran divergencia de opiniones.

Mientras desde Running ZGZ confían que la actual problemática se normalice a partir del próximo otoño, desde Ríos Running se muestran más pesimistas y sitúan la normalización de las reposiciones para la temporada de primavera-verano 2022, cuyas programaciones empiezan en este momento.

José Ríos señala que “que este invierno también se han producido problemas con la fabricación y el transporte por lo que eso va a seguir impactando el nivel de stock propio de las marcas”.

Por su parte, David Constante espera que con las vacunas y la aparente normalidad con la que se afronta el verano, “todo se vaya normalizando”.

¿CONVIENE PROGRAMAR MÁS?

Los detallistas consultados no creen que exista un desabastecimiento global en el segmento de zapatillas de running pero sí reconocen que una vez vendido todo lo programado, existen muchas limitaciones para comprar y elegir más productos. Aún con todo, desde Running ZGZ aseguran disponer del mayor nivel de stock de la historia de la tienda, al haberse arriesgado con las programaciones, lo que “nos permitirá aguantar, como mínimo, hasta agosto”.

Por su parte, Esther Bernad, de BeUrbanRunning, se muestra mucho más cautelosa respecto a las programaciones, a tantos meses vista, y constata que la mayoría de las marcas “han servido mal”, en parte por el incremento del precio del transporte y el accidente en el Canal de Suez.

Lo cierto es que muchas tiendas se encontrarán ahora ante la disyuntiva de programar más para asegurarse el stock, con la incertidumbre sobre la evolución real de la demanda, o ser más cautelosos en las compras y confiar en la capacidad de las marcas para reponer. Una capacidad que en éstos momentos está tocada.

 

 

 


No hay comentarios

Añade el tuyo