ESENCI@L

Algunos aluden al "mal servicio en general" de toda la campaña de nieve

Comercios de esquí denuncian “más problemas de reposición” que otras temporadas

(20-1-2014). Distintos detallistas de nieve han criticado que esta temporada blanca están teniendo serias dificultades de reposición de algunos productos. Algunos van más allá y sostienen que no se trata solo de las reposiciones sino del “mal servicio de toda la campaña”, ya que “tampoco hemos recibido modelos que estaban en programación”, aseguran. No obstante, la falta de stock tiene también su lectura positiva: evitar la proliferación de saldos.

“Este año las marcas han ido muy justas de material. Las tiendas nos vemos obligadas a arriesgar mucho y, sin embargo, los proveedores no arriesgan nada”, valora Diego Tornal, propietario de la tienda madrileña Tornal Moya. Con él coincide Ana Galindo, responsable de Deportes Galindo, quien afirma que “este año es imposible hacer reposición de ciertos modelos o productos. Creo que los proveedores han pasado sus órdenes a fábrica según los pedidos de las tiendas y no disponen de stock”.

Ivan Besson, gerente de Patrick Sport, manifiesta que “estamos bien surtido pero siempre hay modelos estrella que triunfan y de los que querrías comprar más, pero esta temporada se han agudizado los problemas para reponer. Pero no se trata solo de falta de stock de reposición sino que tampoco hemos recibido algunos pedidos iniciales, realizados en programación. Supongo que no se han llegado a los mínimos necesarios en fábrica y esos modelos programados nunca nos han llegado. Entiendo que si hay problemas de reposición pues, mala suerte, tendrías que haber arriesgado más en sell in, pero que no recibas productos programados y sin recibir explicaciones es indignante. Nos piden que nos mojemos con las marcas pero ellas se mojan poco”.

Lo mismo opina Txentxo Pericás, copropietario de Gorgol, quien observa que “los proveedores han bajado el listón y no nos han servido incluso modelos que habíamos programado. Te obligan a comprar con muchísimas antelación y luego no cumplen”.

Menos ofertas
No obstante, Besson opina que esta situación tiene también un efecto positivo y que “si no hay sobreoferta de material, tampoco hay ofertas excesivas”.

Ramón Altarriba, propietario de la tiendas valenciana VLC Skate, se muestra de acuerdo y revela que “también es positivo que no hay exceso de material porque conduce a una venta más racionada e impide que la proliferación de saldos de stock en la red. Además, hace que el cliente final no espere hasta las rebajas para conseguir el producto que desea”.


No hay comentarios

Añade el tuyo