ESENCI@L

QUERIDO/PIONERO/A

Un manifiesto y 17 valientes

Querido/a pionero/a:
(2-3-2012). EL MANIFIESTO CONTRA LAS GUERRAS DE PRECIOS LANZADO AYER JUEVES POR LA PLATAFORMA DE TIENDAS INDEPENDIENTES DE MONTAÑA SUSCITO MUCHO INTERES. La información registró un elevadísimo número de entradas en nuestra web, así como bastantes mails y llamadas de detallistas a nuestra redacción solicitando las señas de los promotores de la iniciativa para poder obtener más detalles sobre la misma. Simultaneamente, nosotros iniciamos una ronda de llamadas a proveedores para conocer su opinión al respecto. La primera impresión es que, entre ciertos suministradores, la publicación del citado manifiesto ha sentado bastante mal.

Realmente, no me sorprende que ciertos proveedores del mercado español del outdoor entrasen ‘a matar’ a algunos de los firmantes tildándolos con adjetivos que prefiero silenciar, así como con acusaciones de que “algunos de esos que firman son los primeros que, luego, rebientan los precios y con los que nos tenemos que pelear cada año por los precios que ponen en sus webs o tiendas físicas”. No me sorprende porque en este país cuando alguien se queja, lo primero que se le exige es la inocencia absoluta. Pero como decía aquel: “quien esté libre de culpa que tire la primera piedra”.

Es evidente que con lo gélida que está la demanda actualmente quien más quien menos (y ahí caben detallistas y, por supuesto, proveedores) ha ‘debutado’ en los pantanosos terrenos del ofertón. El problema de ello es cuando esa práctica que, en un momento dado puede haberse aplicado al objeto de obtener líquido con urgencia e, incluso, por pura defensa propia, empieza a coger fuerza y va arraigando de modo que esa estrategia puntual se convierte en la norma y ya es imposible la vuelta a atrás.

Responsabilidad de todos
El precio es en estos momentos el protagonista del nuevo escenario. Lo ha coronado el consumidor y sus angustiosas circunstancias pero a ello ha ayudado todo el elenco de la obra, es decir, las tiendas, primero con sus rebajas y luego con sus ofertas diarias non stop, pero también los proveedores con sus outlets y/o sus campañas de rebajas in extremis cuando el cierre del sell in ya es inminente y no se han alcanzado los objetivos.

Y a eso que ya existía cuando internet sólo era aspirante a dios, se le han sumado recientemente los detallistas on-line. Éstos que cuando llegaron vieron el percal que se cortaba, supieron ver en en esa baza del precio a un perfecto pero sobre todo rapidísimo aliado para adquirir proyección social y ganarse, primero la atención, y posteriormente el monedero del respetable.

Acusaciones aparte, de la lectura del Manifiesto se observa que en ningún momento aparece en el mismo alguna alusión explícita al comercio on-line. Supongo que con ello, sus autores han querido enfatizar que el documento no debe circunscribirse a una mera pugna entre el comercio off-line y el comercio on-line. Y tienen razón en ello: las guerras de precios han existido siempre cuando la demanda está aletargada pero las que hoy imperan tienen el inconveniente añadido de que parecen haber llegado para quedarse o, cuando menos, que están adquiriendo tales raíces que va a ser harto difícil cortarlas y eliminarlas.

El tono del Manifiesto denota la indignación que sienten los primeros diecisiete firmantes. Y la impotencia o imperiosa necesidad de que entre todos los actores de ese mercado del outdoor se busquen soluciones a ese belicismo comercial. Ese tono soterradamente indignado del documento, sin embargo, es, o podría considerarse también, como políticamente correcto.

Por un mercado sano
A pesar de que pueda entender humanamente el ‘rebote’ de ciertos proveedores al conocer los cuatro puntos contenidos en el documento, no me parece que sea hora de entrar en un toma y daca de acusaciones entre proveedores y detallistas. Algunos de sus firmantes me dijeron la semana pasada al anunciarme que estaban ultimando la redacción del Manifiesto que el mismo no pretendía “desafiar ni sembrar discordias con los proveedores, sino encontrar soluciones para, entre todos, buscar y encontrar vías de actuación que permitan tener un mercado sano”.

Que diecisiete enseñas de la distribución se hayan atrevido a ‘retratarse” firmando este Manifiesto constataría, por un lado, el hartazgo imperante, y, por el otro, ese ánimo de establecer un marco para el diálogo en torno a un tema que, si no se es valiente y se empieza a debatir ya, puede enquistarse y acabar perjudicando tanto a los minoristas, como a los suministradores porque nadie, absolutamente nadie, de este mercado es ajeno a él.

Dejemos a un lado actitudes pilatescas o de indiferencia, así como las descalificaciones y las defenestraciones. Los diecisiete valientes que han firmado el documento pretenden que éste establezca un nuevo punto de partida. Estoy convencido de que los proveedores también pueden redactar sus particulares puntos y ponerlos sobre la mesa.

¿Por qué no una cumbre en la Sports Unlimited del próximo mayo en Valencia?
La Sports Unlimited que tendrá lugar en Valencia del 22 al 24 de mayo próximo podria ser un perfecto marco para organizar el primer encuentro entre todas las partes involucradas en el tema.

Aunque esa propuesta es sólo una sugerencia, creo que el tema supera ampliamente el marco de esas 17 tiendas de montaña independientes que inicialmente han firmado el Manifiesto y supongo que las mismas desean que el o los acuerdos que pudieran alcanzarse tengan una cobertura lo más global posible pues los ‘guerrilleros del precio’, eso lo sabe todo el mundo, operan en cualquiera de los diversos formatos comerciales que hoy componen la distribución deportiva.

En definitiva, superemos los ‘calentones’, seamos adultos, adquiramos perspectiva, tengamos claro que nadie acusa a nadie, aprovechemos esta oportunidad para empezar a trabajar en esa necesaria regularización de un fenómeno en el que todos somos neófitos, e intentemos buscar vías que impidan que prosiga esta tendencia alcista de banalización completa de los productos y de los costes de su diseño, de su desarrollo y de su elaboración.


No hay comentarios

Añade el tuyo