FITNESS

Consejos de Sanitas

7 consejos prácticos para recuperarnos de los excesos

7 consejos

El ayuno no es una opción, recomiendan los especialistas. De hecho, nuestro organismo terminará almacenando la grasa para utilizarla cuando lo considere necesario. Imagen: Freepik.

(31-1-2020). Tras cometer excesos sentimos culpabilidad y llega la hora de retornar a unos hábitos más saludables. Los especialistas de Sanitas ofrecen siete recomendaciones tanto nutricionales como deportivas.

Después de cometer excesos alimenticios y de falta de ejercicio es muy importante que actuemos rápido para que no se consoliden y luego sea más difícil eliminarlos.

Además, se suele sentir cierta sensación de culpabilidad, porque estábamos avisados e incluso nos habíamos propuesto moderarnos.

“Lo más importante es que no nos lo tomemos a la ligera. Es clave que acudamos a un especialista para que nos dé unas pautas personalizadas sobre lo que podemos hacer para librarnos de esos kilos de más sin perder salud. Pero tampoco tenemos que hacer un drama. Podemos perder esos kilos de más, empezando por unos consejos básicos”, ha explicado Lina Robles, nutricionista del Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela.

7 consejos

Para lograrlo, desde Sanitas nos dan estas siete recomendaciones:

  1. Di NO a las dietas milagro. Las dietas milagro prometen una rápida reducción de peso, sin que nos lleve tiempo ni energía y en muy pocas semanas. “No funcionan. Esa es una realidad. De hecho, aunque se produzca una pérdida de peso, luego hay un efecto rebote que hace que se recupere el peso perdido. Esto sin hablar de los efectos perjudiciales sobre la salud, ya que estas dietas milagro suelen buscar reducir la ingesta de calorías a mínimos”, explica la especialista.
  2. Evita las dietas restrictivas. Este tipo de dietas eliminan totalmente algunos alimentos y nutrientes que son críticos para el óptimo funcionamiento de nuestro cuerpo. Es decir, no se pueden mantener durante mucho tiempo. Hay que tener muy claro que las dietas restrictivas, que eliminan completamente determinados alimentos y nutrientes que son esenciales para el correcto funcionamiento y desarrollo del cuerpo humano, no se pueden mantener en el tiempo. “Antes comentábamos el efecto rebote. Pues en el caso de las dietas restrictivas, en cuanto se normaliza de nuevo la dieta, se recuperan todos esos kilos y, además, normalmente se ganan incluso más”, explica Robles. El resultado es que no hemos conseguido nada y que nos quedamos peor de lo que estábamos antes.
  3. El ayuno no es una opción. No, dejar de comer tampoco es la mejor opción. Algunas dietas proponen un día de ayuno cada semana, pero el cuerpo humano no está acostumbrado a dejar de comer durante tantas horas seguidas. “De hecho, nuestro organismo terminará almacenando la grasa para utilizarla cuando lo considere necesario”, apunta la nutricionista.
  4. Sé realista. Conseguir un cuerpo fitness en tiempo record sin poner en riesgo nuestra salud es imposible. Es muy importante medir bien las expectativas y las posibilidades reales de éxito. “Los primeros días de enero solemos subir el listón y fijarnos objetivos muy ambiciosos, pero poco realistas. El remedio es poner en común nuestros objetivos con un profesional para que nos ayude a fijar nuevos objetivos más realistas que nos ayuden a reducir esos kilos de más y que no vuelvan”, ha subrayado Robles.
  5. El deporte sin control. En enero, tanto gimnasios como parques se llenan de personas tratando de lograr su objetivo. “Es cierto que el ejercicio nos ayuda a adelgazar, mejorar nuestra condición física y, por tanto, nuestra salud. El problema es que, mal realizado y gestionado puede ser contraproducente. Si una persona no ha practicado deporte nunca o lleva mucho tiempo sin realizarlo y de repente se apunta al gimnasio o sale a correr para recuperar la forma física, lo normal es que termine lesionándose tras unas semanas de llevar su cuerpo al límite. Muchas veces se piensa que hay que salir a correr para ponerse en forma, y esto es un grave error, porque hay que estar en forma para poder correr. De nuevo, la clave es contar con el asesoramiento de un profesional cualificado” señala Pedro Jiménez, entrenador personal de Blua de Sanitas.
  6. Los productos light. La oferta de productos light, con la sugerencia de que podrían contribuir de manera decisiva a una pérdida de peso radical, tampoco es la mejor aliada si queremos perder los kilos de más. “Las etiquetas light, bio, eco y demás no siempre funcionan como aseguran y en los ingredientes de estos productos a veces se esconden grandes aportes calóricos. No nos dejemos llevar por las modas, como eliminar por completo los picoteos entre horas: es perfectamente posible seguir picoteando, siempre y cuando el tentempié sea saludable, a base de verduras y frutas, como la zanahoria y el apio, que pueden ser una muy buena elección. Y da la bienvenida a tu vida a los zumos naturales, hechos por nosotros mismos, los batidos y las infusiones”.
  7. No dejarse arrastrar por los prejuicios. Estar a dieta no es agradable y muchas veces la sociedad o el entorno tampoco ayuda. “Hay personas que no se sienten cómodos reconociendo que quieren perder kilos. Les hace sentir que se ven y se sienten gordos y sufren por culpa del rechazo social. Sin embargo, es conveniente vencer estos prejuicios y compartir con los entornos adecuados esta situación, sobre todo con la gente con la que más tiempo pasas al cabo del día, porque son ellos los que terminarán ayudándote para evitar tentaciones y tener finalmente éxito en la reducción de peso. En cualquier caso, ante la más mínima duda, es conveniente consultar con un profesional que pueda diseñar una dieta personalizada de acuerdo con tus necesidades”, ha remarcado la nutricionista.

No hay comentarios

Añade el tuyo