FITNESS

Entre aquellos que padecen obesidad y sobrepeso

Alerta con niños y adolescentes por las enfermedades cardiovasculares

Alerta con niños y adolescentes más propensos a sufrir enfermedades cardiovasculares

En el caso de muchos niños, el colesterol elevado viene dado por una mala alimentación seguida de sedentarismo. Imagen: Freepik.

(19-11-2021). Se calcula que alrededor del 55% de los niños y el 70% de los adolescentes con obesidad padecerán diabetes tipo 2 cuando sean adultos. Los niños con un percentil de IMC superior al 95% son más propensos a padecer enfermedades cardiovasculares.

Hoy en día, la obesidad es uno de los grandes retos sanitarios y, sobre todo, entre la población infantil ya que, según el INE, el 20% de los adolescentes sufren esta patología. Así mismo, aquel menor que tenga un percentil de IMC (Índice de Masa Corporal) 95% o superior tendrá más posibilidades de padecer enfermedades cardiovasculares, según un equipo de investigación dirigido por la Clínica Cleveland en Estados Unidos que recoge Deusto salud.

Entre los factores de riesgo se encuentran la hipertensión arterial, sufrida por un 3% de los niños con obesidad y que se conoce como “enfermedad silenciosa”. Además, un exceso de sodio en la dieta de los niños puede aumentar las probabilidades de padecer hipertensión en un 36%, esto ya ha sido visto en el 80% de los niños que padecen hipertensión.

Combatir la obesidad

En el caso de muchos niños, el colesterol elevado viene dado por una mala alimentación seguida de sedentarismo. Los niveles de colesterol recomendados en la infancia por los expertos son de 170 mg/dL, siendo de 110 mg/dL el denominado colesterol “malo”. Se recomienda a los niños que padezcan colesterol elevado un cambio de dieta en el que se disminuyan las grasas, menos del 7% de las calorías saturadas, a su vez un aumento en el consumo de fibra.

Además, según el estudio “Predictors of obesity in childhood, adolescence, and adulthood in a birth cohort” se calcula que alrededor del 55% de los niños y el 70% de los adolescentes con obesidad padecerán diabetes tipo 2 cuando sean adultos. Por ello, las recomendaciones de los expertos para niños y adolescentes con esta enfermedad son: una reducción de las calorías que se ingieren, la restricción de bebidas azucaradas al igual que la bollería industrial y un aumento del ejercicio físico para evitar el sedentarismo.


No hay comentarios

Añade el tuyo