FITNESS

Conclusiones del Congreso Estatal de Ordenación Profesional de la Educación Física y del Deporte

Atribuyen a la “pereza legisladora” del Estado la no existencia de una ordenación estatal profesional

Se apuesta por una ley 'paraguas' que armonice las legislaciones autonómicas

congreso-ordenacion-deporte

(22-11-2018). El Congreso Estatal celebrado la pasada semana en Canarias defendió la necesidad de una ordenación estatal de las profesiones del Deporte, identificando como uno de los principales escollos a su existencia, los intereses del sector empresarial.

“La diversidad de las legislaciones autonómicas de regulación profesional del deporte nació de una pereza legisladora por parte del Estado y podría solucionarse con una ley paraguas que las armonice”. Esta es una de las principales conclusiones que deja el Congreso Estatal de Ordenación Profesional de la Educación Física y del Deporte, celebrado los días 15 y 16 de noviembre en Santa Lucía de Tirajana (Las Palmas).

El encuentro, organizado por Consejo Colef y Colef Canarias, reflexionó sobre cómo afrontar una futura regulación profesional estatal, no sin enfatizar el papel que han ejercido durante estos años las diversas regulaciones autonómicas que, según Consejo Colef, “han sido el impulso para hacer visible una necesidad social que proteja a la ciudadanía en los servicios de educación física y deporte”. Pero, defienden, ahora es necesario que se cree una ley “paraguas” que las englobe a todas.

Justificar la regulación

Pero para su existencia, es necesario que exista una justificación que explique su puesta en marcha, como se encargaron de recordar durante el transcurso del Congreso Dolores Martín y Elena Córdoba, de Unión Profesional. Ambas expusieron que la regulación debe realizarse siempre bajo una argumentada justificación que, como se indica desde la Unión Europea, debe tener en cuenta los siguientes aspectos: no discriminación, necesidad (razones imperiosas de interés general), no sustitución y ponderación. Estos puntos son los que referencia la directiva del ‘test de proporcionalidad’ para nuevas regulaciones de profesiones o modificaciones de las existentes, y en menos de dos años debe trasponerse a la legislación española. En cuanto a la profesión de la educación física y deportiva, las ponentes afirmaron que se justifica suficiente su regulación por razones imperiosas de interés general, entre ellas la salud.

Una única profesión con especialidades

Por su parte, el Consejo Colef en su intervención señaló que su postura en pro de la ordenación estatal de la Educación Física y del Deporte “se fundamenta en aglutinar las actividades profesionales reservadas al máximo nivel de cualificación en una única profesión con diferentes especialidades que incluyan las actividades profesionales y profesiones identificadas en el modelo de las leyes autonómicas (director deportivo y preparador físico) y no perder el foco de la estructura jurídica profesional ya existente, tratando simplemente de actualizar el término inadecuado de Licenciado de CCAFYDE por una denominación que abarque las funciones del profesor de Educación Física que venía desempeñando dentro y fuera del centro escolar”.

Discurso que se completó “con las tradicionales profesiones para técnicos no universitarios en función del ámbito del deporte competitivo institucionalizado (entrenador) y en el ámbito recreativo (monitor) donde podrán especializarse en los subsectores identificados correspondientes al fitness, tiempo libre, medio natural, etc.”

Cabe recordar que la familia de las actividades físico-deportivas actualmente cuenta en el catálogo del Instituto Nacional de Cualificaciones con 35 certificados de profesionalidad, 21 títulos de técnico deportivo de grado medio y 17 títulos de técnico deportivo de grado superior, 1 título de formación profesional de grado medio y 2 títulos de formación profesional de grado superior.

En este contexto, el experto Alberto Palomar señaló que “a nivel estatal no deben regularse todas las actividades profesionales en el deporte, sino solamente la profesión asociada a la titulación universitaria. Además, Palomar, con información de primera mano por pertenecer a la comisión que está trabajando en el anteproyecto de ley del deporte, dejó entrever que la futura norma incluirá una referencia a la regulación profesional, poniendo plazo a su desarrollo.

Ordenar el mapa amplio y disperso que han generado las leyes autonómicas

Julián Espartero, presidente del Tribunal Administrativo del Deporte, planteó una perspectiva casi filosófica sobre dónde se encuentra actualmente la regulación profesional, con “una suerte de legislaciones autonómicas que en realidad lo que han regulado han sido actividades profesionales, con un relativo desconcierto por los requisitos a los que emplazan los organismos supra-nacionales y las competencias supra-autonómicas”.

En esta línea, Ramón Terol, experto en derecho deportivo de la Universidad de Alicante, planteó la problemática a la que pudieran enfrentarse las legislaciones autonómicas de regulación profesional vigentes en el caso de que se aprobase una ley estatal, “siendo posible articular una ley paraguas que incluya la regulación de la profesión de la Educación Física y Deportiva y una armonización de las actividades que no pertenezcan a ésta”.

Una propuesta que Consejo Colef abraza asegurando existir “una necesidad imperiosa de regulación a nivel estatal con el fin de ordenar el mapa tan amplio y disperso que han generado las leyes autonómicas, que además no tendrían problema jurídico alguno para adaptarse a la misma, siendo ésta un paraguas que las armonice”.

La voz del Coplefc

Dentro de este contexto, alzó la voz el Colegio de profesionales de la primera región española en la que se reguló el ejercicio de las profesionales del deporte, Catalunya. El Coplefc defendió en su intervención que “el Estado debería centrarse en regular la profesión de CAFD y establecer la reserva exclusiva para determinadas competencias, mientras que cada comunidad autónoma debería de elaborar las regulaciones específicas como corresponden a la consideración de materia exclusiva otorgada a la actividad física y el deporte en todo el Estado”.

Asimismo, recordó la necesidad actual de “adaptarse a las nuevas circunstancias que llegan desde el marco legislativo europeo, el cual siguiendo el principio de facilitar la libre circulación de profesionales por toda la Unión Europea, establece dos tipos de profesiones; las reguladas por la UE y las que dependen de la regulación de cada país miembro”.

El futuro de los planes de estudio del Grado

Uno de los aspectos que también preocupan en el sector es la situación de los planes de estudios del grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte ante una regulación estatal, que Consejo Colef detalla que “tendrían que contextualizarse con el apoyo de una futura Orden CIN por la que se vinculase el título a la habilitación para el ejercicio de la profesión, siempre y cuando se cumpliesen los requisitos ahí establecidos”. Concluyéndose en el Congreso que “el camino es aspirar a ser profesión regulada, y para ello deben alinearse profesorado, estudiantado, órganos de gobierno de las universidades y organización colegial”.

Intereses empresariales, obstáculo de la regulación

Por último, Vicente Javaloyes, jurista y profesor del INEFC de Lleida, puso el foco en la liberalización y las necesidades de los empresarios para explicar, de forma didáctica, cuáles son los principales obstáculos de la regulación. Según el profesor Javaloyes, el empresario debe contemplar, de forma tangible, que realmente existe diferencia entre unos profesionales y otros para prestar servicios deportivos de forma segura y con calidad a la ciudadanía. Es decir, que estos profesionales suponen una inversión con retorno palpable.

10 conclusiones del Congreso

A modo de resumen, estas son las principales conclusiones que se extraen del Congreso:

  1.  El cometido de los colegios profesionales no es regular, sino ordenar.
  2. La regulación profesional debe atender a una demanda social y debe incluir una reserva profesional.
  3. La situación nacional, provista desde la Unión Europea, constituye una ventana de oportunidad para justificar la proporcionalidad de la regulación profesional, pero es necesario justificar la no discriminación, necesidad y proporcionalidad.
  4. El modelo de regulación estatal de la Educación Física y del Deporte debería afrontar únicamente el de la profesión con exigencia de titulación universitaria, y solo en aquellas actividades en las que se atienda a la proporcionalidad.
  5. Profesores, estudiantes, universidades y colegios profesionales deben alinearse para poder ser profesión regulada.
  6. Debemos saber qué queremos para la profesión de la Educación Física y del Deporte: una profesión libre, regulada, titulada y/o colegiada.
  7. La diversidad de las legislaciones autonómicas de regulación profesional del deporte nació de una “pereza legisladora” por parte del Estado.
  8. La solución a esa diversidad autonómica podría ser una ley “paraguas” que las armonice.
  9. No existe incompatibilidad jurídica entre una regulación estatal de la profesión y las legislaciones autonómicas que han proliferado.
  10. Los principales obstáculos de la regulación son los intereses del sector empresarial que se materializan en la libertad de trabajo, las profesiones libres, la libertad de circulación, la unidad de mercado y los convenios colectivos. Ante esto, la profesión debe justificar su diferencia con argumentos sobre salud, seguridad, información y transparencia, garantías de calidad, seguridad jurídica, equidad, coherencia y responsabilidad.

 

Más información: www.consejo-colef.es/copefd


Hay 1 comentario

Añade el tuyo
  1. Josefina

    Y Yo me pregunto: ¿De qué vale pasarse cuatro años estudiando en la universidad para tener una carrera (incluido el alto costo que ello conlleva) para graduarse y darse cuenta que no hay trabajo, con suerte si te contratan en un gimnasio vas a competir con personas que han hecho un curso de fin de semana o cuando mucho unos pocos meses?
    ¿No se supone que estos profesionales deberían formar parte del profesorado en instituciones públicas y privadas? Tanto para acceder a escuelas privadas como públicas tienen que culminar un master de profesorado que es costosísimo! pero la demanda supera con creces la oferta ya que mientras hay gran demanda para profesores de otras asignaturas, educación física necesita un solo profesor por instituto, por consiguiente las plazas están estrictamente reservadas a amigos, parientes o a quien la pague…….Siempre está la opción de presentarse a la oposición, si le dedicas muchísimo tiempo al estudio y con suerte puedes obtener tu plaza. Es la única opción si quieres realizarte como profesional y tener un ingreso que te permita dejar de ser dependiente. Ahora bien, esa opción la desean miles y miles de jóvenes que se gradúan todos los años y que probablemente estén desempleados o trabajando en algo que nada tiene que ver con la profesión que eligieron.
    En resumen, sería mucho más honesto dejar de impartir esta carrera y no seguir graduando desempleados o por el contrario se podría hacer mucho para cambiar esta desafortunada situación. Por ejemplo: Si se incluyeran más horas en los programas de la asignatura educación física en todas las escuelas del país, sería un gran aporte a la educación española, ya que contarían con muy buena herramienta para combatir las adicciones a edades tempranas y de forma natural, lo cual representa un grave problema a nivel nacional, aunque lamentablemente no se hable de ello (a las cifras me remito) contribuyendo a una mejor salud física, emocional y mental de nuestros niños y jóvenes. Esto a su vez se traduciría en una ayuda al sistema de salud que tan colapsado esta (medicina preventiva). Y para culminar una sugerencia: No sería nada descabellado incluir a estos profesionales dentro del sistema sanitario, pienso que su aporte sería de gran valor como colaboradores del personal sanitario, pues bien es sabido que muchas enfermedades se pueden prevenir y curar con ejercicios y dietas adecuadas.
    Por ultimo me parece muy lamentable lo poco que se ha hecho en caso treinta años por dar el lugar que se merece a esta profesión y que no exista todavía una regulación a nivel estatal, pues como expuse anteriormente su aporte a la sociedad seria invaluable.


Responder a Josefina Cancelar respuesta