FITNESS

Los centros están registrando un buen regreso de abonados

CrossFit espera que el caso Greg Glassman tenga una incidencia mínima en España

Tres de los 523 licenciatarios en España anuncian su desvinculación

Dave-Castro-nuevo-CEO-de-CrossFit-Inc-sucede-a-greg-glassman-bis

Dave Castro, nuevo CEO de Crossfit HQ, fue marine, mientras que su antecesor en el cargo, Greg Glassman había sido policía.

(11-6-2020). Tres de los 523 afiliados de CrossFit en España ya han notificado que no renovarán su licencia con la cadena de fitness debido al polémico tuit del fundador de la marca, Greg Glassman, escribió sobre las protestas antirracistas en Estados Unidos a raíz de la muerte de George Floyd

La división de CrossFit en España prevé que la polémica que ha estallado en los Estados Unidos por un desafortunado tuit, calificado como racista, de su fundador, Greg Glassman (comparó al policía que mató a George Floyd, Derek Chauvin, con la pandemia del Covid-19), tenga una incidencia mínima en este país.

Así lo aseguran a CMDsport dos voces autorizadas de la marca en este país, Natalia Díez, el enlace español de CrossFit HQ, y Alfonso Chamorro, responsable del centro de Puertollano, en Ciudad Real. Ambos tratan de mandar un mensaje optimista para los 523 gimnasios que CrossFit tiene franquiciados en España. En total, la marca tiene 15.000 centros repartidos por el mundo.

TRES BAJAS EN ESPAÑA

A diferencia de los Estados Unidos, donde este episodio ha generado los últimos días un importante número de anuncios de bajas de afiliados, en España por ahora apenas han sido tres los afiliados que han notificado de forma oficial que no renovarán su licencia debido al caso Greg Glassman. Algunos responsables de licencias se expresaron también en esa línea a través de las redes sociales, pero aún no han tomado ninguna medida oficial.

“El mundo del crossfit está al corriente de ello, pero no creo que aquí esas declaraciones vayan a influir para que nadie deje su gimnasio”, contrasta Alfonso Chamorro, quien defiende que el tuit no debería afectarles.

Para justificar su postura, el responsable del centro de Puertollano argumenta que uno de los puntos fuertes de CrossFit es que da una gran “libertad e independencia” a cada afiliado, de forma que son ellos, y no coordinadores superiores, los que ajustan a su gusto y medida sus respectivos centros. “No creo que sea decisivo ni para bien ni para mal que la palabra CrossFit esté en la puerta. Sería injusto que hubiera bajas por ese motivo, porque la gente hace grandes trabajos en los boxes para sacar adelante la empresa. Y el 100%, seguro, están en contra del racismo”, añade.

SE REMITEN AL COMUNICADO

Preguntada por una valoración sobre la polémica de Greg Glassman, la responsable de CrossFit en España se remite al comunicado que la empresa publicó el pasado martes. En el mismo, la marca pidió “perdón” por haber “decepcionado” a sus usuarios al no haber reaccionado rápido y de forma más contundente de forma correcta ante la condena al racismo y a unas declaraciones “increíblemente sensibles e hirientes”. Asimismo, anunciaron claro que se “examinarán a fondo” para que eso no vuelva a ocurrir e insistieron en que CrossFit alberga “a personas de todos los ámbitos de la vida y de creencias diferentes”. “Este equipo no es racista”, sentenciaron.

No creo que en España nadie penalice al crossfit por unas declaraciones desafortunadas en Estados Unidos

“La clave de los boxes de crossfit en España es el equipo de trabajo que tiene cada centro y la atención que se le da al usuario, además del grupo de amigos con el que puede coincidir. No creo que nadie penalice a su centro porque alguien de los Estados Unidos haya hecho unas declaraciones desafortunadas”, insiste Chamorro. En el centro que dirige en Ciudad Real no ha registrado, por el momento, ninguna baja por este motivo. De hecho, puntualiza, este es un deporte “inclusivo” que integra una comunidad “muy abierta” que “no hace distinciones por sexo o raza”.

GLASSMAN “DIMITE PERO NO SE RETIRA”

Según Díez, aún es pronto para anticipar de qué forma afectará el relevo en la dirección de CrossFit a los centros que hay en España. Matiza, eso sí, que Greg Glassman “no dimite, sino que se retira”, ya que dejó de ser el CEO de CrossFit en 2017. Entonces, Jeff Cain tomó su relevo. Este último directivo duró dos años en el cargo, hasta septiembre de 2019. El nuevo líder de la empresa es Dave Castro, hasta ahora director de los CrossFit Games.

Reebok se ha precipitado en su decisión y ha aprovechado el tirón del tema para posicionarse

“Castro apenas lleva pocas horas en el cargo, así que aún es precipitado poder sacar conclusiones por el cambio. Eso sí, es una persona que está muy en contacto con la comunidad, lo cual puede ser muy positivo. Estamos tan expectantes ante esta transición como el resto”, analiza Díez. La directiva enlace español de CrossFit también lamenta el hecho que compañías como Reebook, que anunció que no continuaría con ellos, se haya precipitado y “haya aprovechado el tirón para posicionarse” en esta situación.

BUEN RETORNO TRAS EL CONFINAMIENTO

Este episodio, pese a todo, no ha frenado el positivo retorno de usuarios a los centros de CrossFit tras el confinamiento. Tanto Díez como Chamorro aseguran que, en los gimnasios en los que trabajan, el porcentaje de vuelta de abonados ha estado por encima de lo previsto. En ambos centros, abiertos desde hace tres semanas, la cifra de usuarios actual se sitúa entre el 80% y el 85% de los que había antes del COVID-19, unos guarismos que invitan al optimismo.

“La experiencia personal en esta vuelta ha sido sorprendentemente buena. Incluso hemos tenido 10 altas de nuevos clientes”, confirma Díez, quien cree que el confinamiento ha traído “oportunidades de que el sector sea próspero”. En el centro de Puertollano, buena parte de los abonados que aún no han regresado ya ha anunciado que volverán en julio. Ahí también, el retorno ha superado las expectativas de su dirigente, que antes de abrir hizo una encuesta para ver qué cantidad de socios volvería para saber si podría cuadrar números.

El sentimiento de comunidad que existe en el crossfit ha facilitado el regreso a los boxes

Dos de los factores que explican esta positiva vuelta son el interés por esta práctica y el sentido de comunidad que se establece en los centros. “Los boxes tienen algo especial, se forman pandillas en las que hay una unión muy grande. El efecto adictivo que tiene el crossfit también juega un factor muy importante para nosotros”, constata Chamorro. En su gimnasio han marcado en el suelo parcelas de trabajo de tres por dos metros, divididas como si de un tablero de ajedrez se tratase. Ahí, cada usuario se encuentra su material, que ahora no se comparte. Cada uno limpia lo que toca, se respeta la distancia social y se limpian manos y pies.

Durante el confinamiento, también se reforzó el sentimiento de comunidad entre los afiliados. Se crearon grupos de 10 o 12 afiliados que compartieron sus dudas sobre las medidas a tomar o los decretos del BOE con los responsables de la división en España.


No hay comentarios

Añade el tuyo