Quantcast

FITNESS

Aunque aseguran que “queda potecial para el crecimiento”

Cuestionan el índice oficial de penetración del fitness en España

La divulgación de que está en el 11% aviva la atracción extranjera

crecimiento-incierto-del-fitness-en-españa-bis

¿CUÁNTO CRECIMIENTO RESTA REALMENTE? Pese a que todas las fuentes coinciden en que el fitness español tiene por delante opciones de crecimiento, la duda radica en saber cuánto mercado ya está conquistado actualmente para poder dilucidar cuánto queda para alcanzar el teórico mercado potencial total.

(29-11-2023). Crecen las voces que cuestionan el 11% de penetración que, según los datos oficiales, posee el fitness en España. Algunos sostienen que el índice real “es superior” mientras otros admiten ignorar la veracidad del dato. La unanimidad es total, no obstante, sobre que “pese a que existe recorrido para el crecimiento, éste no es tan largo como se cree, sobre todo entre los extranjeros”.

Los objetivos de expansión anunciados por Basic-Fit en España de concluir el 2030 con 700 gimnasios en España no han dejado indiferente a nadie en el  escenario del fitness español. Pese a que haya quien sostenga que dicha cadena “lleva tiempo en España y se conoce suficiente el país como para no ver viables esos objetivos si los anuncia”, hay quienes aseguran que los responsables de la cadena originaria de los Países Bajos “actúan engañados por unos índices de penetración oficiales que no son reales”.

España contaba al final del tercer trimestre de este 2022 con un total de 47,43 millones de habitantes (47.435.597), según el Instituto Nacional de Estadística. En el informe de Europe Active 2023, elaborado con datos de 2022, se afirmaba que el número de abonados totales que contabilizaban  los gimnasios españoles ascendía a 4,83 millones de personas (4.833.000). Estos datos darían un índice de penetración del fitness español del 10,19%. Pese a ello,  la población española al final del tercer trimestre de este 2023 ascendía a 48,44 millones de habitantes (48.446.594), y es previsible que la cifra actual de abonados a los gimnasios haya ascendido, cuando menos, hasta los 5 millones de españoles una vez normalizada la actividad sin las restricciones de la post pandemia en los gimnasios del país, lo cual supondría que el índice oficial se haya situado ahora en el 10,32%, en virtud del sistema de contabilización oficial. Pese a ese cierto desajuste, el índice oficial de penetración del fitness en España que se divulga en el país y a escala mundial es el de un 11%. Precisamente, este 11% es el que la cúpula directiva de Basic-Fit empleó en su última reunión con los inversores para explicarles sus planes de expansión.

“ESTAMOS POR ENCIMA DEL 11%”

En opinión de ciertos gestores del sector, “ese 11% que ‘circula’ por el sector no es real”. Sostienen estas voces que el porcentaje de penetración sería superior, “porque éste no incluye aquellos deportistas que se ejercitan en los gimnasios de las instalaciones deportivas que son gestionadas directamente por las administraciones públicas”.

Quienes apoyan esta teoría recuerdan que “en otros países, la gestión del fitness lleva muchas décadas siendo privada y no contemplan esta vertiente pública porque no la desarrollan, como sí sucede en España”.

Las fuentes recuerdan que “en España, el fitness empezó a practicarse en muchos municipios gracias al apoyo de las administraciones locales y, en algunas localidades, y no pocas, precisamente, siguen siendo las administraciones las que siguen desarrollándola, sin que sus datos sobre abonados lleguen a los registros oficiales del sector como, en teoría, sí sucedería  con los de las instalaciones privadas o que operan en régimen de concesión o de gestión de servicios”.

“EL ÍNDICE REAL ESTARÍA EN TORNO AL 16%”

Las fuentes que cuestionan el 11% como índice oficial de penetración del fitness en España relativizan la fortaleza del argumento oficial esgrimido para defender ese porcentaje y que se basa en que “el dato es fruto de incluirse todos los pueblos de España, incluso de aquellos cuyo índice de penetración es 0%”. Esas fuentes criticas aseguran al respecto que “en base a dicho argumento saldrán los datos que salen pero, sin duda, son datos que no se corresponden con la realidad”.

Los disidentes del 11% de penetración oficial, sostienen que el porcentaje real en España estaría entre el 15% y el 17% (aunque algunos llegan a cifrarlo en el 25%), “pues ese índice del 15-17% sí incluiría, además de las localidades donde la penetración es del 0%, también a aquellas localidades que cuentan con instalaciones públicas regidas por lo público”.

“DESAGRADABLES SORPRESAS”

Estas voces aseguran que “continuar manteniendo el 11% como índice oficial de penetración del fitness español lleva a muchas cadenas extranjeras a creer que ese porcentaje es generalizado en el país y ello aviva su interés por venir a España a aprovechar su gran potencial”.

Otra fuente ha explicado que “por eso, algunas de ellas, cuando desembarcan en grandes ciudades españolas donde el índice llega a superar incluso el 35%, acaban llevándose una desagradable sorpresa que, en ciertos casos, ha acabado propiciando que algunas cadenas foráneas hayan acabado ‘recogiendo los bártulos’ y marchándose del país”.

OCTAVO MERCADO EUROPEO

Cabe señalar que con este índice oficial del 11% de penetración del fitness en el país, España figura como el octavo mercado con un índice de este tipo de mayor calibre.

Por delante de España se sitúan otros mercados con índices de penetración (contabilizados en este caso exclusivamente sobre las instalaciones privadas donde se imparte fitness) que llegan a alcanzar el 21%, como en Suecia; o del 20% como en Noruega; o del 19%, como en Dinamarca o en Finalandia, respectivamente; o del 17%, como en los Países Bajos (cuna de Basic-Fit)…

Las fuentes disidentes del 11% oficial,  admiten que “no sorprende que si una cadena extranjera ve que en su país el índice de penetración casi dobla el que existe en España, sienta una atracción irresistible por venir aquí porque cree que en nuestro país existe un potencial de crecimiento brutal, pues duplica las dimensiones del mercado en el que nos estamos moviendo actualmente”.

NOTORIO POTENCIAL DE CRECIMIENTO

Pese a la polémica derivada de este índice de penetración oficial, todas las fuentes coinciden en asegurar que “en España existe un notorio potencial de crecimiento”, si bien los disidentes subrayan que “menor del que se desprende del porcentaje oficial que circula por el mundo sobre nuestro país”.

Ese potencial de crecimiento lo ejemplifica uno de los gestores del grupo crítico: “en los próximos años, no pasaremos de 5 a 10 millones de españoles practicando fitness, sino de unos 8 a 10 millones, lo cual supone un porcentaje de crecimiento (25%) ‘sensiblemente’ distinto del que se cree (100%)”.

CAPITALES CONVERTIDAS EN ‘SELVAS’

Otro de los gestores consultados ha destacado que “aunque no sé a ciencia cierta cuál es el índice real de penetración que tenemos en España porque veo muy difícil poderlo saber, lo que es indudable es que están desembarcando en el país o expandiéndose en él operadores con la creencia de que vienen a generar más mercado”. Dicha fuente ha añadido que, “sin embargo, como muchos se concentran en las ciudades donde ya hay muchísima oferta, lo que están provocando es que seamos más a repartir y las porciones del pastel vayan reduciéndose”.

Dicho gestor ha concluido reconociendo que “todo ello, no provoca otra cosa que forzarnos a todos a intentar ser lo más competitivos posibles para sobrevivir en plazas que cada vez son más una selva”. El directivo ha concluido pronosticando que “la ‘selección natural’ va a agudizarse”.


No hay comentarios

Añade el tuyo