FITNESS

Mejora la capacidad cardiorespiratoria y la calidad de vida

Hacer deporte podría reducir un 40% el riesgo de padecer cáncer

Hacer deporte podría reducir un 40% el riesgo de padecer cáncer

La actividad debe adaptarse a cómo se encuentre el paciente. Existen algunas modalidades más recomendables, principalmente las aeróbicas.

(24-5-2019). El comparador de seguros de salud Acierto.com ha realizado un estudio que analiza los beneficios de hacer deporte antes, durante y después de sufrir esta enfermedad.

El cáncer es una enfermedad cuyo número de afectados no deja de crecer y que se ha convertido en una de las patologías que más preocupa a los españoles. Y es que, según datos a los que ha tenido acceso el comparador de seguros de salud Acierto.com,  se estima que el número de casos se ha disparado hasta un 12% en los últimos años. Sólo en 2019 éstos alcanzarán los 277.700 diagnósticos.

Los malos hábitos alimentarios, el tabaquismo, el envejecimiento y la exposición a otros factores incrementan el riesgo de sufrirlo. La prevención, detección precoz y un tratamiento adecuado resultan cada vez más eficaces. Precisamente, realizar el ejercicio físico resulta clave.

El deporte reduce el riesgo de sufrir esta enfermedad y también ayuda a los afectados a superarla. Por desgracia, hasta 17 millones de españoles reconocen ser sedentarios, y 7 millones más afirman no hacer nada de ejercicio, ni siquiera caminar.

Deporte y cáncer

Así, hacer deporte podría reducir el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer en un 40%. Es el caso del cáncer de mama, de colon, de útero y de pulmón, por ejemplo. Y no es de extrañar si tenemos en cuenta que nos aleja de la obesidad, mejora nuestra capacidad cardiorespiratoria y aumenta nuestra calidad de vida en general.

Las endorfinas, además, ayudan a los pacientes a sentirse mejor y, por lo tanto, a sobrellevar la enfermedad con mejor ánimo. Estas también influyen en la percepción de la imagen corporal, que podría verse afectada por los cambios que experimenta el cuerpo en muchos de estos casos. También disminuye la fatiga, incrementa la sensación de vitalidad y favorece el sueño, alterado en muchos pacientes. Por no hablar de que refuerza el sistema inmune, un aspecto clave en aquellos que reciben quimioterapia y radioterapia.

Además, aquellos enfermos de cáncer que hacen deporte viven más. De hecho, se relaciona el ejercicio con el descenso (de hasta el 40%) de la mortalidad. Otro punto interesante es que las personas que se mantienen más activas tras superar la enfermedad tienen casi un 70% menos de posibilidades de recaída que aquellas cuyo estilo de vida es más sedentario.

En cualquier caso, la actividad debe adaptarse a cómo se encuentre el paciente. Y aquí existen algunas modalidades más recomendables, principalmente las aeróbicas. Andar a buen ritmo, nadar, coger la bicicleta, salir a la montaña, etcétera, ofrecen grandes beneficios. Hasta el tiro con arco lo hace, pues favorece la agilidad, la fuerza y la circulación linfática.

Más información en Acierto.com


Publicar un nuevo comentario.