FITNESS

Editado por Spirit SkinBar

Ebook gratuito para aprender a comprar de forma saludable

Ebook gratuito para aprender a comprar de forma saludable

(26-4-2019). Aprender a hacer la compra de forma saludable es el objetivo del ebook de Spirit SkinBar. El beauty space lo edita para ayudarte a elegir en el supermercado. Aquí te incluimos un enlace para descargarlo gratuitamente.

A la hora de hacer la compra, nos vemos asaltados por una oferta de productos cada vez más amplia que nos muestra mensajes, a veces, confusos. En ocasiones elegimos mal, ya sea por desconocimiento, falta de tiempo o porque no tenemos unos hábitos alimentarios buenos.

Por eso Spirit SkinBar  ha editado este  ebook,  ‘La compra saludable. Tips para hacer una buena compra’ donde se ofrecen unas pautas para elegir correctamente en los pasillos del supermercado. De esta forma se realiza una compra inteligente y consciente que nos permite ganar salud a largo plazo.

Spirit SkinBar, Madrid, es un ‘beauty space’ que transciende las convenciones tradicionales de la farmacia y la estética. Proporciona un  diagnóstico personalizado, cuenta con un servicio de asesoramiento nutricional que ayuda a elegir lo mejor para tu salud y bienestar.

Aprende a leer la letra pequeña

Un consumidor medio ingiere habitualmente, sin ser consciente de ello, una cantidad superior a la recomendada de azúcares sencillos, grasas hidrogenadas, aceites vegetales o harinas refinadas, sustancias que se han demostrado perjudiciales para nuestra salud. Para detectarlas y evitarlas, debemos aprender a interpretar las etiquetas nutricionales.

Hay que mirar la letra pequeña. No debemos conformarnos con la información que aparece destacada, sino fijarnos en la lista de ingredientes y en la tabla de composición nutricional del producto, siempre mucho más pequeños. Comprobar siempre que los claims del producto (por ejemplo, ‘yogur bífidus’) corresponde con lo que dice la lista de ingredientes, explican.

Cuatro categorías

Normalmente, en el supermercado podemos distinguir cuatro categorías de alimentos, según el sistema NOVA propuesto por la Organización Mundial de la Salud junto a la FAO. En el primer grupo se encuentran los alimentos naturales, que pueden ser de origen vegetal o animal y no contienen sustancias añadidas como sal, azúcares o aditivos (frutas, verduras, carne y pescado frescos, por ejemplo); y los alimentos mínimamente procesados, sin ingredientes añadidos y que, como mucho, llevan alguna técnica de conservación como la congelación o el envasado al vacío (pasta, arroz, zumos o pescados congelados).

En el segundo grupo se encuentran los ingredientes culinarios tales como sal, azúcar, aceite, mantequilla o vinagre, que aunque no se ingieren solos, son muy habituales en el cocinado. Después están los productos procesados saludables, como los ahumados, las conservas, y los yogures y quesos con menos de 5 ingredientes y sin azúcar añadido. Son alimentos que cuentan con sal, ácido cítrico, agua o especias en su composición.

En el último grupo, están los alimentos ultraprocesados. Aquí encontramos la comida preparada, los cereales de desayuno, los yogures de sabores, muchos tipos de ‘queso’ que en realidad no llevan leche en su composición, la bollería industrial… Cuentan con innumerables aditivos, azúcares, aceites vegetales refinados, féculas y sal en su composición.

Una cesta de la compra adecuada debe estar repleta de alimentos mínimamente procesados, incluir algunos procesados saludables y evitar por completo los ultraprocesados.

¿Por qué debemos evitar los alimentos ultraprocesados?

Se trata de productos nutricionalmente desequilibrados, altos en grasas ‘trans’ azúcar y sal, y muy calóricos, por lo que pueden favorecer el sobrepeso y la obesidad. Contienen aditivos en su formulación cuya seguridad es controvertida entre los expertos, como puede ser el empleo de nitrito de sodio en las carnes procesadas como los embutidos.

Son alimentos que pueden crear hábitos de consumo, ya que cuentan con ingredientes susceptibles de transformar los procesos endógenos del sistema digestivo y del cerebro que controlan la saciedad y el apetito.

¿Cómo saber si estamos ante un alimento ultraprocesado?

Periódicamente salta a la primera línea de los medios de comunicación la alarma por determinado componente: el gluten, el aceite de palma, los azúcares añadidos…  Los fabricantes aprovechan para destacar en los envases de sus productos que están libres del componente ‘señalado’ y aparecen denominaciones como ‘Light’ o ‘O%’. La clave para identificarlos está en el listado de ingredientes y la tabla de composición nutricional. Ambas herramientas son la clave para hacer una compra saludable.

Los ingredientes deben de estar indicados de mayor a menor cantidad incluido en el producto, y preferiblemente especificando el porcentaje de cada uno de ellos. Lo ideal es que el primer ingrediente de la lista coincida con el nombre del producto. Y si dentro de los tres primeros componentes encontramos azúcar o grasas trans lo descartaremos de inmediato. El azúcar puede llamarse jarabe de glucosa, jarabe de fructosa, jarabe de maíz, maltodextrina, dextrosa… o las grasas pueden aparecer como hidrogenadas o margarina.  Hay que evitar alimentos con más de cinco ingredientes.

El otro recurso de utilidad es la tabla de información nutricional. Hay que saber interpretarla, ya que normalmente se presenta en función a 100 gramos de producto o al tamaño de la porción recomendada. Malinterpretar esta información puede llevarnos a consumir el producto inadecuadamente. Un alimento ultraprocesado mostrará en esta tabla altas cantidades de sal, grasas trans o azúcares.

Descarga el e-book en:  https://mailchi.mp/spiritskinbar.com/ghyitdzxfq

 Más información en www.spiritskinbar.com


No hay comentarios

Añade el tuyo