FITNESS

El Test de los 20 metros detecta niños propensos a tener enfermedades cardiovasculares

20metros

(29-5-2015). Un estudio asegura que el ‘test de los 20 metros’ puede ayudar a identificar qué niños son más propensos a las enfermedades cardiovasculares.

Realizar sencillos ejercicios aeróbicos en las clases de Educación Física y el ‘test de los 20 metros’ puede servir para identificar qué niños son más propensos a desarrollar enfermedades cardiovasculares en el futuro, según han revelado los resultados del estudio ‘Cardiorespiratory fitness and ideal cardiovascular health in European adolescents’ de la Universidad de Granada.

Para realizar este estudio, que ha sido publicado en la revista británica ‘Heart’, los investigadores han analizado una muestra formada por 510 adolescentes de nueve países europeos, de entre 12 y 17 años. A todos ellos se les ha estimado el perfil cardiovascular ideal de acuerdo con la Asociación Americana del Corazón (AHA), que combina marcadores nutricionales y metabólicos, además de lípidos sanguíneos, para proporcionar una evaluación completa del riesgo de enfermedad cardiovascular que tiene el menor.

El test de ‘los 20 metros’

En cuanto al tipo de ejercicios para identificar el posible riesgo de enfermedades cardiovasculares en los niños, el llamado ‘test de los 20 metros’ o ‘test de ida y vuelta’ es una excelente manera de reconocer de forma temprana qué niños tienen un perfil cardiovascular menos saludable y, por tanto, tienen mayor riesgo de padecer enfermedades de este tipo en el futuro.

El test de ‘los 20 metros’ es un Test de Resistencia Cardio respiratoria o Test Léger. Es una prueba en la que el sujeto va desplazándose de un punto a otro situado a 20 metros de distancia, realizando un cambio de sentido al ritmo indicado por una señal sonora que va acelerándose progresivamente. El momento en que el individuo interrumpe la prueba es el que indica su resistencia cardiorrespiratoria.

De esta forma, la investigación ha determinado que dicha prueba sirve además para determinar qué niños y niñas tienen una peor salud cardiovascular y respiratoria, por lo que deberían someterse a un programa de intervención para mejorarla.

Además, la escuela es un lugar óptimo para obtener información sobre la salud de los niños y los adolescentes e intervenir de forma prematura. El profesor de Educación Física puede desempeñar un papel mucho más importante que el que tiene en la actualidad dentro del sistema sanitario, ya que es un agente de gran relevancia, asegura el estudio.


No hay comentarios

Añade el tuyo