FITNESS

Entrenar con música aumenta el rendimiento hasta un 15%

Entrenar con música aumenta el rendimiento hasta un 15%

En la fase inicial de la sesión comienza con ritmos de alta intensidad, como funky brasileño, regaetton, electro dance, merengue…Y más avanzada la clase, rebaja la intensidad con otros ritmos más suaves como, salsa, música pop comercial, bachata o flamenco pop.

(2-12-2022). En las fechas navideñas que están llegando ya, es mucho más complicado entrenar y, sobre todo, tener ganas de hacerlo. La música es el aliado que nos ofrece un punto de motivación extra, entre cenas y comidas de navidad.

Comienza diciembre, el mes del puente, la cena de empresa, la de amigos y las fiestas familiares de navidad. Con tantas distracciones y excesos de por medio, se hace más necesario que nunca buscar la motivación extra para darlo todo en tus entrenamientos, y para Sprinter, el retailer deportivo multimarca, esa motivación es la música, que según María Torralba, entrenadora de Sprinter Pass, eleva el rendimiento hasta un 15%.

Cuando escuchamos música nos evadimos, hace que sintamos menos el cansancio, eleva el estado de ánimo, aumenta la resistencia, reduce el esfuerzo que percibimos, en definitiva, nos impulsa a ir más allá. Y cuando le preguntamos si entrenar con música, Maria Torralba (@mariatosh_), que da clases de Training Sprinter Pass, tiene clarísimo: “escuchar música durante el ejercicio puede mejorar el rendimiento un 15%, así que la respuesta es rotundamente sí”.

También es una motivación muy importante los días que da más pereza arrancar, “para mi la música lo es todo. ¿Cuántas veces estás en el sofá sin ganas de entrenar? Lo único que tienes que hacer es colocarte los cascos y música que te motive para empezar” continúa María Torralba. Y es que, con las facilidades que hay ahora para entrenar en casa, con plataformas como Sprinter Pass, la música puede ser tu aliada para dejar a un lado las excusas y ser más constante en tu entrenamiento.

Es más importante lo que te hace sentir, que el ritmo

La lógica nos lleva a elegir canciones con un ritmo más lento para empezar con el calentamiento, algo cañero como reggaeton o house en el punto más álgido, y volver a la calma con un chill out pausado o una balada, pero no siempre tiene que ser así.

Para Franco Valicenti, entrenador de HIIT, en Sprinter Pass, la música es sobre todo lo que te haga sentir. “Es cierto que la música acompaña, pero no un ritmo concreto, porque puedo sacar las mejores 8 repeticiones escuchando una música romántica, o el rock más pesado del momento. Para mi la diferencia más grande que hay, es que la música te cambia el humor de cara al entrenamiento”.

El baile como entrenamiento

Si hay una disciplina en la que la música lo es todo, es en el Baile Fitness, así que nos colamos en las clases de Andrés Braganza (@_andresbraganza) en Sprinter Pass, para ver cómo las enfoca. Utiliza una gran variedad de ritmos: salsa, merengue, regaetton, cumbia, pop, flamenco, fusión urbano, entre otros… que tienen distintas intensidades: fuerte, medio, suave, que se alternan durante la sesión.

En la fase inicial de la sesión comienza con ritmos de alta intensidad, como funky brasileño, regaetton, electro dance, merengue…Y más avanzada la clase, rebaja la intensidad con otros ritmos más suaves como, salsa, música pop comercial, bachata o flamenco pop.

“En mis clases de baile están activas las endorfinas desde que empieza la sesión, por lo tanto cualquier ritmo y sobre todo la música actual, genera mayor respuesta”. Nos comenta Andrés. ‘La música es terapéutica y reduce los niveles de estrés y de ansiedad, hace que segreguemos hormonas como la dopamina, las endorfinas, la serotonina, todas en beneficio de la salud, tiene un efecto motivador y por lo tanto quemas más calorías”.

Alimenta tu playlist deportiva esta Navidad con las canciones del momento recomendadas por los entrenadores de Sprinter Pass, y consigue ese 15% más en tu entrenamiento:


No hay comentarios

Añade el tuyo