FITNESS

Un gimnasios Anytime Fitness abre una sala para hacerse selfies

Siguiendo la moda de retratarse haciendo deporte

selfie-room

(18-9-2018). La franquicia Anytime Fitness se suma a la fiebre por los selfies. Un gimnasio de la cadena situado en Nueva Zelanda acaba de estrenar la sala para selfies, donde los usuarios pueden fotografiarse mientras se ejercitan con perfectas condiciones para tomar fotos.

Fotografiarse en el gimnasio mientras se practica ejercicio para después compartir el selfie en las redes sociales se ha convertido en una práctica habitual en las salas de fitness de gimnasios de todas partes del mundo.

Es tal la fiebre del selfie que algunos usuarios de clubes de fitness han mostrado su malestar por ser ‘cazados’ y salir de fondo sin pretenderlo en las fotos de otros usuarios.

Con el objetivo de contentar tanto a los deportistas que quieren mantener su privacidad como a los adictos a los selfies, un gimnasio de la cadena Anytime Fitness ha tomado la iniciativa de abrir una sala de selfies.

El gimnasio en concreto es el Anytime Fitness Hornby, ubicado en Nueva Zelanda, en el que se ha estrenado la bautizada como habitación selfie ‘Selfie Room’. En ella, los usuarios del centro deportivo pueden hacerse todas las fotografías que tengan sin el riesgo de molestar a los compañeros, contando para ello con grandes espejos y una iluminación especial para resaltar los músculos.

Además de satisfacer la vanidad de los aficionados a los selfies, desde esta franquicia de Anytime Fitness se apunta que documentar la práctica de ejercicio a través de fotos es una manera también de cerciorarse del progreso y mantener el nivel de motivación alto.

Intento rechazado

Sin embargo, no se trata de una práctica novedosa ni aislada. Existen otros casos de gimnasios que han apostado por iniciativas similares con escaso seguimiento. Uno de ellos es The Edge Fitness Club, en Connecticut (Estados Unidos), el cual puso en marcha esta iniciativa animando a sus usuarios a usar una zona concreta de la instalación para hacerse selfies. Pero el resultado fue que a la mayoría de socios no le pareció una buena idea, argumentando que preferían ver fotos de nuevos ejercicios o rutinas de entrenamiento que de compañeros posando. El resultado, tuvo que abandonar la idea.


No hay comentarios

Añade el tuyo