FITNESS

Entrevista a Lucas Leal, gerente de Resistance Institute y Pro Training Center

“La introducción de la diversión en los gimnasios ha aumentado el riesgo de lesiones”

El impulsor de Slow Training cree que los gimnasios “han perdido un poco el norte”

pro-training-center

Pro Training Center, en Barcelona, es un gimnasio pionero en Slow Training o entrenamiento de fuerza en alta intensidad a baja velocidad.

(5-3-2019). Para Lucas Leal, gerente de Resistance Institute y director del boutique Pro Training Center, el afán de los centros deportivos por atraer a un número mayor de público los ha convertido en “parques temáticos” en los se “imparten muchas disciplinas en alta intensidad que son atractivas y ociosas, pero también peligrosas”. Y aboga por el Slow Training como el futuro del ejercicio de fuerza.

Lucas Leal es gerente del Resistance Institute y director de Pro Training Center, un centro pionero en Europa en alta intensidad a velocidad controlada.

“El fitness nunca fue creado para ser recreativo”. Así de contundente se muestra el biomecánico gerente de la escuela Resistance Institute y director del boutique Pro Training Center en Barcelona, Lucas Leal, quien considera que en los últimos años “se ha difuminado el objetivo principal del ejercicio físico y la condición física”.

Parques temáticos

A su modo de entender, la práctica de fitness ha ido evolucionando añadiendo un componente de diversión “que hace el ejercicio menos tedioso para atraer a más practicantes y generar más adherencia en los centros deportivos”.

En este camino, especialmente las grandes instalaciones deportivas, “se han convertido en parques temáticos, en los que se imparten todas las actividades de moda”. Una tendencia que dice “entender por su voluntad de extender el fitness a un mayor número de practicantes”, pero que ve “peligrosa”.

Alta intensidad sin control

El motivo del riesgo es el tipo de actividades que son populares ahora en los clubes de fitness, entre las que se encuentra la alta intensidad, en su formato más comercial, HIIT, o el cross training. “Los gimnasios cada vez abrazan disciplinas más mediáticas dejando en un segundo plano su efectividad. El cliente, por encima de todo, quiere cambios y se debe ser consciente de que cuanto menos controlado y específico es un ejercicio, menos efectivo será y mayor riesgo de lesión habrá”, opina.

Especialmente con el HIIT y el cross training, afirma que “se está popularizando una alta intensidad lúdica y descontrolada”, y es que, añade, “ir rápido -ejercitándose-, conlleva sus riesgos”, y más “si se hacen movimientos para los que no todo el mundo está preparado, si existen patologías o si no se hace hincapié en la técnica necesaria”. A lo que precisa que “donde hay más riesgo es en aquellas disciplinas que se añaden cargas y se completan ejercicios de complicada ejecución”.

De HIIT a HIST

Lucas Leal es consciente que la tendencia actual es “llevar el ejercicio físico a la mayor velocidad posible”, lo cual, advierte, “es peligroso para el 80% de la población”. Es por ello que este licenciado en educación física y autor del libro ‘Fundamentos de la Mecánica del Ejercicio’, se ha propuesto ir contracorriente e impulsar en España la práctica de HIST (High Intensity Strenght Training, en sus siglas en inglés).

“Hemos recuperado la esencia del entrenamiento de alta intensidad HIT surgido en Estados Unidos en los años 70′, añadiendo los últimos avances en Superslow Training, lo cual ha dado lugar al concepto HIST, que no es otra cosa que un entrenamiento de fuerza en alta intensidad pero con repeticiones lentas y controladas que permiten mejorar la estimulación de la musculatura y garantizan un mínimo estrés a las articulaciones”, describe.

La fórmula comercial de HIST que se imparte desde hace año y medio en su estudio Pro Training Center es Slow Training, disciplina con la que Leal se ha propuesto “popularizar el ejercicio de fuerza y hacerlo extensivo de verdad a toda la población”. Especialmente en los mayores de 40 años, público que considera “más necesario de trabajo de fuerza” y que, a su entender, “menos se está atrayendo a los centros deportivos”, reflexiona.

Romper clichés

Además de popularizar el entrenamiento de fuerza, la corriente Slow Training busca “romper con la asociación de culturismo y sesiones de fuerza, o ideas como que es un entrenamiento masculino”.

Y no solo eso, sino que también se busca combatir una de las excusas más extendidas dentro de la práctica de fitness; la falta de tiempo. Así, propone de 1 a 2 sesiones a la semana de entre 15 y 30 minutos de ejercicio de alta intensidad a baja velocidad. Y nada más.

“Se trata de no dar más minutos al entrenamiento, sino hacer más entrenamiento en menos minutos”, señala el entrenador, quien advierte que “el estímulo físico en una alta intensidad requiere de mucho descanso”.

La clave de este entrenamiento se encuentra en la intensidad aplicada. “El ejercicio de fuerza tiene que ser intenso, pero la intensidad no es peso, ni tener que usar la fuerza máxima, ni una práctica lesiva. Slow Training utiliza la fatiga de músculo para trabajar con cargas medias, mientras que la baja velocidad permite aplicar una tensión continua durante todo el ejercicio”.

Slow Training

El entrenamiento de Slow Training propone “entrenar el sistema cardiovascular y reforzar la musculatura en sesiones de 30 minutos, estimulando los principales grupos musculares como glúteos, pectorales, dorsales o cuádriceps, realizando una única serie por ejercicio, muy intensa y con una duración de dos minutos”, describe Leal. Todo, en un circuito de 8-10 ejercicios entre los que prácticamente no hay descanso entre ellos, con lo que se consigue “estimular los músculos, activar el sistema cardiovascular y el metabolismo corporal”.

Crear marca

Lucas Leal imparte Slow Training desde su estudio Pro Training Center, en Barcelona, donde se realizan mil sesiones al mes. El centro inició su actividad hace año y medio con 100 clientes, que ahora han aumentado hasta los 250, con previsiones de llegar a los 400.

A partir de abril, la disciplina se practicará también en Alicante, de la mano del entrenador David Carrión, alumno del Resistance Institute, que convertirá su gimnasio Enttrena en un centro oficial de Slow Training este próximo 1 de abril.

El objetivo de Lucas Leas es “crear una marca de centros deportivos de Slow Training bajo el paraguas del Resistance Institute”, y que sean entrenadores del centro de formación que monten sus propios estudios de Slow Training.

“La idea es que se abran estudios de entre 80 y 100 m2, con una alta digitalización y de dos a tres entrenadores”, precisa Leal quien confirma que existe interés por llevar la marca a zonas como Madrid y Zaragoza.

Lucas Leal es consciente de que el mensaje que pregona Slow Training “choca directamente con lo que es ahora tendencia”, pero cree firmemente en que es una corriente que tiene su cabida en España y que “llegará, quizás a medio-largo plazo”.

Más información sobre Slow Training:

PDF Las 10 claves del Slow Training

www.slowtraining.es


No hay comentarios

Añade el tuyo