FITNESS

Durante la adolescencia

Demuestran que la resistencia cardiorrespiratoria influye en el rendimiento académico

También se analiza la nutrición y el sueño

La resistencia cardiorespiratoria influye en el rendimiento académico

(10-5-2019). Un grupo de investigación de la Universitat Jaume I de Castellón, dirigido por el profesor Diego Moliner Urdiales, ha estudiado la influencia de la resistencia cardiorrespiratoria, la alimentación y el sueño en el rendimiento académico de los adolescentes. Los profesionales de la actividad física deben asumir un rol clave como promotores de salud, asegura.

El grupo de investigación Physical Activity, Fitness and Health (LIFE) de la Universitat Jaume I de Castellón, bajo la dirección del profesor Diego Moliner Urdiales, Ph.D, ya publicado los primeros resultados de un importante estudio. Se trata del  proyecto DADOS (Deporte, ADOlescencia y Salud). Este informe analiza cómo la calidad del sueño, la dieta mediterránea y la resistencia cardiorrespiratoria influyen en el rendimiento académico y la cognición durante la etapa de la adolescencia.

El estudio, en el que han participado 274 adolescentes de institutos y clubs deportivos de toda la provincia de Castellón, revela nuevos efectos derivados de la práctica regular de actividad física y la adopción de un estilo de vida saludable sobre la salud física y cognitiva durante la adolescencia.

El profesor Diego Moliner Urdiales, Ph.D de la Universitat Jaume I

Tres años de seguimiento

El equipo investigador ha realizado un seguimiento continuado durante tres años. El seguimiento se ha realizado mediante la aplicación de cuestionarios validados, análisis sanguíneos, test de condición física, valoraciones antropométricas y el uso de acelerómetros de muñeca que permiten medir de manera objetiva la actividad física y los patrones de sueño de los adolescentes.

Los datos obtenidos continúan siendo analizados mediante diferentes técnicas estadísticas. Por ejemplo, la tesis doctoral de Mireia Adelantado-Renau, investigadora del grupo LIFE, se ha centrado en estudiar los efectos de la práctica deportiva, la alimentación o el sueño, aportando evidencias científicas sobre la influencia de estos hábitos en el rendimiento académico y cognitivo durante la adolescencia.

Análisis de los resultados

El profesor Diego Moliner Urdiales, director del proyecto, explica las claves de la investigación.

¿En qué ha consistido este estudio realizado?

El proyecto DADOS (Deporte, ADOlescencia y Salud) tiene como principal objetivo analizar cómo influye la práctica deportiva sobre la salud y el rendimiento académico durante la adolescencia. También hemos hecho un seguimiento de los principales hábitos de vida (sueño, nutrición, ocio, etc.), para tratar de entender sus efectos sobre la salud y la cognición. Hemos conseguido involucrar a un total de 300 adolescentes y sus familias, quienes han recibido un seguimiento exhaustivo durante la etapa de educación secundaria obligatoria. 

¿Qué conclusiones más importantes se han extraído?

Los resultados iniciales están siendo muy interesantes, ya que por primera vez estamos en disposición de ofrecer un análisis global describiendo la influencia que los hábitos de vida tienen sobre la salud y la cognición durante la adolescencia.

Entre las principales conclusiones hemos encontrado una relación muy positiva entre los diferentes hábitos que componen un estilo de vida activo (sueño, alimentación, condición física) y el rendimiento académico. Actualmente estamos centrados en el análisis de los datos de seguimiento que nos permitirán comprender cómo los cambios en determinados hábitos, por ejemplo el abandono de la práctica deportiva, influyen sobre la salud y el rendimiento académico.

¿Qué recomendaciones puede hacerse a los profesionales de la actividad física? ¿Cómo pueden ayudar?

Los profesionales de la actividad física deben asumir un rol clave como promotores de salud, siendo clave un enfoque mucho más holístico en el que tanto la actividad física, como la alimentación y el descanso deben jugar un papel clave en el desarrollo de niños y adolescentes. Evidentemente, para ello es necesario contar con un marco legislativo que regule la profesión, así como fomentar las actividades de formación continua basadas en las últimas evidencias científicas.

¿Y a las familias y a la sociedad?

Los resultados en relación a la actividad física son algo controvertidos, ya que la muestra de adolescentes analizada en el proyecto DADOS era principalmente deportista.

El rendimiento académico de los adolescentes que dedican un gran volumen de horas al entrenamiento de un deporte (podemos hablar de más de 15-20h semanales) no era peor que el de los adolescentes con más tiempo libre y por tanto con más tiempo disponible para el estudio y las tareas escolares. Este hecho por sí mismo ya es muy positivo, porque refuerza la idea en los padres que ante un bajo rendimiento académico no es necesario reducir la práctica deportiva. 

Además, tal y como demuestran nuestros datos, la práctica deportiva durante la adolescencia lleva asociados múltiples beneficios tanto sobre la salud como sobre los niveles de bienestar psicológico.

El mensaje práctico para las familias sería que deben potenciar la práctica deportiva por sus múltiples beneficios, siendo especialmente necesario apoyar a sus hijos en la adolescencia que es cuando se produce un descenso drástico en la práctica deportiva y cuando se consolidan muchos de los hábitos que se extenderán a la etapa adulta.

¿Qué consejos se pueden hacer en alimentación?

En relación a la alimentación hemos analizado la influencia que tiene el perfil dietético y las conclusiones son claras; un perfil de dieta mediterránea y realizar 5 comidas diarias son aspectos claves que influyen de forma positiva sobre las capacidades cognitivas y el rendimiento académico de los adolescentes.

¿Y en sueño?

A la hora de estudiar los efectos del sueño hemos analizado dos parámetros clave: la duración del sueño y la calidad. El mensaje final es claro, la calidad del sueño es más importante que la duración. Los adolescentes no suelen alcanzar las 8 horas diarias de sueño. Sin embargo, aquellos que presentan una mejor calidad de sueño obtienen mejores puntuaciones en los test cognitivos y mayor rendimiento académico.

Toda la info del proyecto y nuestras publicaciones las puedes encontrar en la web www.grupolife.uji.es


No hay comentarios

Añade el tuyo