FITNESS

Tras un mes con su propia moneda virtual en circulación, Slow Training estudia extenderlo a sus franquicias y otros gimnasios

Las criptomonedas seducen a los clientes de gimnasios

fittoken-cirptomonedas

En el mercado existen diversas criptomonedas o monedas virtuales, siendo la más extendida BitCoin. Dentro del fitness español, Slow Training ha creado la primera criptomoneda específica de los gimnasios, la Fittoken.

(27-8-2021). Las criptomonedas se abren paso en el fitness como método de pago pero también como fórmulas de fidelización de clientes, cuyos promotores aseguran encontrar más eficiente que las campañas tradicionales de márketing digital. Slow Training, el primer gimnasio en operar con su propia criptomoneda, valora positivamente su experiencia con el Blockchain y estudia extenderla a sus franquicias y a gimnasios de terceros en los próximos meses.

Las criptomonedas se abren paso en el sector del fitness. Lejos se encuentra ya un 2018 en el que la cadena de boxes de Crossfit Singular Box innovó en el fitness español implantando el pago mediante moneda virtual en sus centros de Madrid y Granada. Pero en vez de quedar como una anécdota, lo cierto es que la criptomoneda ha seguido abriéndose paso en el sector de los gimnasios, siguiendo la estela de otros sectores de producción que han comenzado a abrazar esta tendencia de alcance mundial.

Las últimas experiencias con criptomonedas se han dado precisamente este verano. La enseña inglesa de boutiques Trib3 ha protagonizado hace pocos días la primera venta de una franquicia de gimnasios usando criptomonedas como pago. En concreto, se habría usado este método de pago para sufragar el canon de entrada y obtener la licencia para explotar la marca en el próximo club que la cadena va a inaugurar en Madrid, será el cuarto, y que previsiblemente abrirá sus puertas en el último trimestre del año.

Primera criptomoneda de un gimnasio

Lucas Leal es el impulsor del método de entrenamiento Slow Fit, gerente de Slow Training, Protraining Center y la Resistance Academy. Acaba de apostar por el mundo de las criptomonedas, desarrollando la primera moneda virtual del fitness español, la Fittoken.

Pero hay un operador que ha ido más allá en este ámbito. Se trata de la cadena barcelonesa de gimnasios boutique Slow Training, la cual presentó el pasado julio su propia criptomoneda y sistema blockchain con el que sus usuarios acumulan recompensan por cumplir los objetivos de entrenamiento fijados, pudiendo incluso a llegar a pagar la cuota del gimnasio con lo ganado. Una especie de ‘cobrar por acudir al gimnasio’, que premia no solo la constancia sino el superar metas e incluso traer nuevos socios al club.

En su presentación, su impulsor, el entrenador y gerente de la cadena Lucas Leal, explicó a CMDsport que la apuesta por las criptomonedas se ha concebido desde el punto del márketing. “Con el criptomárketing no inviertes en otras plataformas como pueden ser Google o Facebbok, sino que inviertes directamente en el cliente, cultivando que crezca su fidelización”. Así, especifica que “no se gana dinero con el token (moneda virtual), sino que el gimnasio alimenta la criptomoneda, comprando tokens para ofrecer a sus clientes, obteniendo un retorno en fidelización y un aumento en ventas”.

De hecho, sostiene que aumentar en un 1% la retención de clientes con el uso de criptomonedas o tokens, “puede suponer una mejora en los ingresos de 100.000 euros al año”.

A la espera de septiembre

La Fittoken, la criptomoneda de Slow Training, lleva un mes circulando y por el momento tan sólo está disponible en Protraining Center, el gimnasio que la cadena regenta en Barcelona. “Contamos ya con 48 clientes con billetera y acumulando tokens. De hecho, en lo que llevamos de mes ya hemos repartido entre los socios 171 recompensas, que equivale a unos 70 dólares”. También avanza positivamente el posicionamiento de su criptomoneda, cuyo valor de mercado se ha triplicado en un mes, pasando de 0,18 céntimos de euros en el lanzamiento a más de 0,50 céntimos.

Leal es consciente de que se tratan aún de cifras bajas, pero lo atribuye al verano. “Lanzamos la moneda y a los pocos días llegó agosto y las vacaciones. Esperamos que en septiembre se active de verdad todo el sistema”. Momento para el que está invirtiendo estas semanas de relativa calma en perfeccionar el método.

Extenderlo a las franquicias

Tras este segundo debut previsto para el próximo mes, la compañía instalará su sistema de criptomonedas en su academia de formación Resistante Institute. Y en cuestión de dos meses, el objetivo es trasladarlo a las franquicias de Slow Training, contando actualmente con seis centros repartidos por Catalunya (Barcelona y Girona), Comunidad Valenciana (Alicante), Aragón (Zaragoza) y País Vasco (Elgoibar y Durango). La cadena se encuentra en plena expansión, teniendo previsto inaugurar el próximo octubre su séptima franquicia, dentro del CTN Sant Cugat, y plantea una octava en Bilbao, cuya apertura aún no tiene fecha definida, a la que se sumarán más de cara a 2022.

Acogida positiva

Leal valora muy positivamente la acogida que ha tenido Fittoken entre sus clientes. “Los hay de mayor edad a los que les falta información, pero en general está gustando mucho”. Asimismo, confirma estar registrando altas de nuevos clientes que acuden solo por el hecho de que se empleen criptomonedas.

Aún así, insiste en que “acaba de comenzar” y augura un próspero futuro a su criptomoneda “una vez se extienda por más gimnasios y con el boca-oreja”.

Es de la opinión de que “el blockchain ha llegado al fitness para quedarse”, convencido de que el uso de criptomonedas “va a cuajar en nuestro sector igual que lo está haciendo en otros”. Y se muestra convencido de que más gimnasios van a abrazar la tendencia con el tiempo “ya que presenta muchas utilidades, siendo el criptomárketing tan sólo una de ellas”.


No hay comentarios

Añade el tuyo