FITNESS

Consejos de la Fundación Española del Corazón

Los beneficios de realizar una ergometría

Los beneficios de realizar una ergometría

La ergometría es muy útil para conocer el estado físico de una persona que va a iniciar un programa de entrenamiento.

(19-10-2018). Tras las vacaciones muchas personas desean iniciar o retomar el ejercicio físico como un proyecto vital para el próximo curso. La Fundación Española del Corazón explica que la prueba de esfuerzo o ergometría es un buen método para conocer alteraciones cardiovasculares.

La ergometría o prueba de esfuerzo, como afirman desde la Fundación Española del Corazón (FEC), suele durar entre 6 y 12 minutos. Consiste en que el paciente corra generalmente sobre un tapiz rodante, aunque también puede usarse una bicicleta estática. Es una técnica diagnóstica que analiza la respuesta del corazón ante el ejercicio.

Gracias a ella podemos conocer alteraciones cardiovasculares que no se manifiestan cuando el paciente está en reposo. Es clave para detectar determinadas patologías que pueden pasarse por alto con otras pruebas como el electrocardiagrama.

En qué consiste

La ergometría se ha convertido en una técnica esencial para descartar o confirmar el diagnóstico de angina de pecho en pacientes con dolor torácico. Aunque haya una obstrucción en una arteria, es posible que exista un flujo normal de sangre al corazón si estamos en reposo. Lo que probablemente dará como resultado un electrocardiograma normal.

Sin embargo, al realizar un esfuerzo aumenta el trabajo del corazón y, con él, la necesidad de aporte de sangre. Si existe una obstrucción coronaria, se producirá un déficit de riego sanguíneo que provocará la aparición de angina de pecho o alteraciones en el electrocardiograma. De esa forma, la ergometría permite reproducir la angina de una forma controlada para poder diagnosticarla.

El ECG que suele hacerse es el completo de 12 derivaciones, con el que se evalúan todos los segmentos del corazón que pudieran presentar anomalías isquémicas. Y se estudia asimismo la presencia o no de arritmias que aparecen con el esfuerzo.

Antes de la actividad física

También es muy útil para conocer el estado físico de una persona que va a iniciar un programa de entrenamiento. A través de esta prueba podremos averiguar si la frecuencia cardiaca sobrepasa o no la frecuencia cardiaca máxima teórica. También si el ritmo del corazón es constante y uniforme, afirman desde la FEC.

Para que la prueba sea diagnóstica se busca alcanzar, por lo menos, el 85% de la frecuencia cardiaca máxima teórica. Ésta se consigue restando la edad del paciente de 220 (por ejemplo, una frecuencia cardiaca submáxima en un paciente de 40 años sería el equivalente al 85% de 180 lpm).

Cómo es la prueba

Al paciente se le colocan electrodos en la zona pectoral para registrar la actividad eléctrica del corazón durante el examen. Esos electrodos se conectan a un monitor a través del que se visualiza en tiempo real el electrocardiograma. Después llega el momento de iniciar el ejercicio sobre la cinta o la bicicleta. Al principio es de forma suave, y progresivamente con más intensidad. Cada tres minutos el nivel de esfuerzo se incrementa para que el corazón se vaya acelerando hasta llegar a la frecuencia cardiaca deseada. Además, durante la prueba, la presión arterial también se va controlando cada tres minutos.

En cuanto a la forma de preparación previa a la prueba, lo único que se pide al paciente es que lleve ropa cómoda y calzado adecuado para el deporte. También que evite comidas copiosas en las horas previas. El ayuno prolongado tampoco es recomendable.


No hay comentarios

Añade el tuyo