FITNESS

Desde COFICAM

Los fisioterapeutas alertan de las zambullidas y sus lesiones

Los fisioterapeutas alertan de las zambullidas y sus lesiones

A la hora de zambullirnos lo haremos siempre con los brazos situados en prolongación del cuerpo, protegiendo así el cuello y la cabeza.

(12-7-2019). Tras las aperturas de las piscinas, y los baños en ríos y el mar, los fisioterapeutas de Castilla-La Mancha nos recuerdan algunos consejos para que los bañistas no olviden que muchas lesiones pueden evitarse con pequeñas precauciones.

El Colegio profesional de Fisioterapeutas de Castilla-La Mancha (COFICAM) explica que cada verano en nuestro país se repite casos de lesiones medulares por imprudencias de los bañistas. En la mayoría de las ocasiones podrían haberse evitado tomando las medidas oportunas y siendo conscientes del riesgo.

Un verano sin precaución puede ser un verano desastroso para cualquier bañista que no tome las medidas oportunas a la hora de zambullirse en el agua. Por ello, un año más desde COFICAM lanza un mensaje de concienciación para recordar los peligros que pueden conllevar las zambullidas imprudentes en piscinas, ríos o en el mar.

Son peligros tales como importantes lesiones medulares que pueden prevenirse tan sólo tomando conciencia de los riesgos que supone lanzarse al agua de manera inadecuada o sin conocer bien el terreno. Sobre todo en el caso de los ríos, donde el bañista puede que desconozca la precisión de la profundidad del agua o si hay piedras u objetos de gran tamaño en el fondo.

Prevención

Lanzarse de cabeza al agua en un paraje desconocido es una imprudencia y temeridad absoluta teniendo en cuenta que no sabemos lo que podemos encontrarnos en el agua. En este sentido, desde COFICAM subrayan la importancia de sumergirse lentamente en el agua explorando el terreno previamente. Así como, la de tener en cuenta la profundidad de la piscina, río o mar en el que vayamos a bañarnos y la altura desde la que nos lancemos, punto clave este en cualquier espacio acuático, pero sobre todo en los ríos por la complejidad de su fondo.

Del mismo modo, a la hora de zambullirnos lo haremos siempre con los brazos situados en prolongación del cuerpo, protegiendo así el cuello y la cabeza. No debemos saltar de cabeza desde demasiada altura, ya que una mala técnica de entrada puede causar lesiones simplemente al impactar con el agua; y más concretamente en el mar, hay que comprobar siempre si la profundidad cuando no hay olas, puesto que el oleaje puede confundirnos.

Accidente: ¿cómo actúo?

En caso de que se produzca un accidente, y ante la necesidad de la recogida y manipulación de la víctima, es muy importante inmovilizar el cuello, evitar movimientos de la columna y avisar a un profesional para que realice el traslado. No se debe transportar al lesionado en un vehículo utilitario

Más información en https://www.coficam.org/


No hay comentarios

Añade el tuyo