FITNESS

La Junta ha prorrogado 14 días más las restricciones vigentes

Los gimnasios de Castilla y León batirán récord estatal de cierres

Sufren el cierre más largo aplicado al sector en una comunidad autónoma española

spartan-gym-Palencia-bis

DENUNCIA. Uno de los gimnasios que ya ha decidido que demandará a las administraciones es el Spartan’s Gym. Este centro fue noticia la semana pasada porque el juzgado de primera instancia e instrucción número 7 de Palencia dictó una medida que le permite no pagar, desde este mes de febrero, las rentas del local que ocupa ni la parte proporcional del IBE mientras dure este cierre.

(23-2-2021). Los gimnasios y centros deportivos de Castilla y León tendrán que permanecer cerrados durante 14 días más. Así lo anunció ayer la Junta, que volvió a ampliar el que será el cierre más largo que ha vivido este sector desde la desescalada: 57 días.

Dos meses sin actividad en espacios interiores. Esta es la medida a la que el gobierno de Castilla y León ha sometido a los gimnasios y centros deportivos de esta comunidad. Cerrados desde el pasado 13 de enero, no podrán volver a abrir sus puertas hasta, al menos, el próximo 10 de marzo.

La prórroga anunciada ayer de las medidas vigentes en este territorio convierte este cerrojazo del deporte en el más extenso que haya dictado un gobierno autonómico desde el inicio de la pandemia. Castilla y León, además, es la comunidad que habrá mantenido más días sus gimnasios cerrados desde que se declaró el primer Estado de Alarma: 172.

LA FEDECYL SE MOVILIZA

La asociación que representa a FNEID en Castilla y León, FEDECYL, se reunirá hoy martes en una asamblea territorial para decidir qué pasos dar a partir de ahora. Sobre la mesa hay varias opciones: organizar manifestaciones, hacer presión a través de las redes sociales y, como ya informó CMDsport el pasado 11 de enero, presentar una demanda ante las administraciones.

El coste que exige la demanda coordinada por Fneid y liderada por el despacho Broseta es un escollo para muchos centros gravemente afectados a nivel económico por la pandemia. “Hay pocos gimnasios pequeños de Castilla y León que estén asociados a Fneid y que puedan pagar los 2.100 euros que cuesta la demanda. Con ese dinero, un gimnasio pequeño puede aguantar un mes más de gastos”, comenta la propietaria del gimnasio Cronos de Palencia y miembro de la FEDECYL, Aurora Miguel Antón.

FEDECYL está en conversaciones con distintos bufetes de abogados para conocer qué costes podría suponerles la demanda y ver si son más asumibles que la opción planteada por Fneid, una vía que no está ni mucho menos descartada. La posibilidad de fraccionar el pago durante los próximos dos años podría ayudar a que muchos pequeños centros den el paso.

EL CALVARIO DEL SPARTAN’S GYM

Uno de los gimnasios que ya ha decidido que demandará a las administraciones es el Spartan’s Gym. Este centro fue noticia la semana pasada porque el juzgado de primera instancia e instrucción número 7 de Palencia dictó una medida que le permite no pagar, desde este mes de febrero, las rentas del local que ocupa ni la parte proporcional del IBE mientras dure este cierre.

Este centro vive un calvario particular, ya que a los tres cierres dictados por los gobiernos estatal y autonómico tuvo que añadirle otro de casi un mes entre septiembre y octubre. Su propietario, Óscar Triana, contrajo el Covid-19 y tuvo que ser ingresado varias semanas.

200 DÍAS DE CIERRE

El empresario no tuvo más remedio que cerrar su gimnasio, que el próximo 10 de marzo cumplirá los 200 días de cierre desde el 13 de marzo del 2020. Eso significa que, desde el confinamiento estatal, este centro habrá permanecido cerrado el 55% de los días.

Hasta que ha podido, ha ido pagando el alquiler, los créditos, suministros, recibos de autónomo y demás conceptos como SGAE o la devolución de cuotas a los abonados. Tenía 500 antes de la pandemia, y asumen que apenas seguirán unos 100. Agotados los ahorros que tenía, Triana ha tenido que pedir dinero a familiares y amigos para poder afrontar los costes del local estando cerrado.

EL SECTOR PALENTINO HUNDIDO

Cuando pueda reabrir, asume que tendrá que pagar un mínimo de 2.500 euros. Antes de la resolución judicial, eran 4.000. Un coste inasumible, asegura, sin apenas socios ni, sobre todo, ningún tipo de ayuda pública. Un escenario similar al que viven otros centros cercanos al suyo. “El sector está hundido en Palencia. Si seguimos así, sin ayudas directas, nos iremos todos a la calle”, lamenta.

El empresario confiesa que se ha planteado tirar la toalla o, incluso, encadenarse frente al Ayuntamiento de Palencia y empezar una huelga de hambre para provocar una reacción entre las administraciones.

Triana asume que a él la resolución judicial le ayudará poco, ya que llegó “bastante tarde”. Eso sí, confía en que pueda sentar un precedente que sirva para que otras empresas no tengan que llegar a una situación crítica como la suya. “Espero que sirva como un respiro para los que están acercándose al límite”, sentencia.


No hay comentarios

Añade el tuyo