FITNESS

Multan a un gimnasio por obligar a los socios a usar la huella dactilar

Como único método de acceso a la instalación

huella-dactilar

(8-10-2018). Un gimnasio de Murcia ha sido condenado a pagar una multa de 1.500 euros tras ser denunciado por uno de sus socios a la Agencia Española de Protección de Datos, al obligar a los socios del club a usar la huella dactilar cómo único sistema para acceder a la instalación.

El uso de la huella dactilar como acceso a la instalación deportiva le ha costado caro a un gimnasio ubicado en Murcia que se ha visto obligado a pagar una multa por un delito de infracción de la ley de Protección de Datos.

Los hechos se desataron, según informa el diario La Verdad, después de que un socio del gimnasio, de profesión policía local de San Javier, denunciara al club ante la policía local y la Agencia Española de Protección de Datos. El motivo, el cambio del método de acceso a la instalación, de pulsera a la huella dactilar.

Un avance tecnológico que este socio no vio con buenos ojos, afirmando que el método elegido “era invasivo a mi intimidad y a la privacidad de mi trabajo”. También denuncia que el cambio se produjera “de un día para otro y sin informar previamente”.

El mismo socio lamenta que el gimnasio no le aclarase quién iba a gestionar los datos de su huella y que, asimismo, se negase a ofrecerle una alternativa para entrar a la instalación.

Medio “desproporcionado”

Desde la Agencia de Protección de Datos, y así se recoge en la acta incluida en la resolución sancionadora, se considera que el uso de la huella dactilar en este caso “es un medio desproporcionado en la recogida de datos”, destacando además que no se entregada “el documento para el consentimiento”.

Bajo estas premisas, este órgano propuso una sanción de 5.000 euros al considerar que los hechos “constituían una infracción grave de la ley”. Por su parte, el gimnasio denunciado justificó en sus alegaciones que la implantación del nuevo sistema “mejoraba el servicio para sus socios y evitaba la suplantación de identidad para el acceso al club”. Además, de argumentar una mayor optimización de los recursos del gimnasio al digitalizar el proceso de identificación de los usuarios.

Argumentos no válidos para la Agencia que concluyó que el denunciado “no detalla aspectos que supongan la necesidad de la implantación del sistema, excepto la comodidad y la seguridad del uso por propio titular, sin añadir datos o cifras adicionales, en cuanto a la supuesta inseguridad del sistema utilizado hasta entonces -las pulseras-”.

La resolución considera más que adecuadas otras alternativas, como por ejemplo almacenar de forma encriptada la huella en la tarjeta que custodiase cada socio. Así se considera que el gimnasio “utiliza los datos de forma no proporcionada y excesiva en relación con el ámbito y las finalidades determinadas”.

Multa de 1.500 euros

Por todo ello, se ha considerado que el mencionado control de accesos infringe la ley, pero se ha rebajado la multa de 5.000 a 1.500 euros al considerar que “no son relevantes los ingresos obtenidos como consecuencia de la infracción” y porque al tratarse de una microempresa, “el volumen de datos afectados no es masivo”.

Con todo, este caso podría sentar jurisprudencia en otros gimnasios que usen este método de identificación de usuarios y acceso a las instalaciones.


No hay comentarios

Añade el tuyo