FITNESS

Nace una plataforma que promueve el acceso ‘aquí y ahora’ a los gimnasios

La app Stribe ofrece un consumo de deporte flexible y personalizado

stribe

La plataforma y app Stribe se propone reunir a "la tribu de deportistas que eligen ejercitarse a su medida".

(26-6-2018). Acudir al gimnasio o a una sesión de entrenamiento dónde, cuándo se quiera y sin cita previa. Este es el propósito de la app Stribe para flexibilizar y personalizar todavía más el acceso al ejercicio físico. La nueva plataforma intermediaria arranca con una cincuentena de centros deportivos y profesionales adscritos.

La startup española Stribe se presenta en el mercado deportivo con un claro objetivo; “ayudar a cambiar el modelo actual de consumo del sector del deporte y el bienestar, como ya se ha hecho en otros sectores como el alojamiento, la hostelería o el transporte”. ¿Cómo? Flexibilizando y personalizando al máximo el acceso al ejercicio físico pautado.

Anunci-NIKE-WOMEN

Creada por la emprendedora y deportista habitual de salas de gimnasios, María Gómez, el germen de esta plataforma se gestó hace tres años cuando “fuimos conscientes de que había bastantes usuarios de gimnasios, como nosotros, a los que el modelo actual de acceso a los servicios y clases no acaba de encajar con nuestra rutina diaria y para los que la propuesta de horarios abiertos las 24 horas no nos acababa de motivar”, explica María.

Es así como pensaron en la creación de una plataforma que permitiera encontrar la oferta de centro deportivo o de entrenamiento deseado, dónde y cuándo fuera. “Pensamos en una generación de clientes con un patrón de consumo muy tecnológico y a los que no les satisface perder el tiempo buscando en Google cuál es la oferta que les queda más cercana”, añade.

La idea comenzó a tomar forma en una plataforma digital en enero de 2017, sobre la que sus impulsores han estado trabajando en silencio hasta desarrollar una versión 2.0 mejorada y 100% móvil que ahora se presenta en sociedad.

Sin cita previa ni membresía

La plataforma basa su funcionamiento en ofertar un catálogo de centros deportivos, clubes de fitness, estudios y entrenadores en un ratio geográfico concreto, al que los usuarios de la app pueden acceder y contratar el servicio que necesiten en cada momento para consumir sin necesidad de citas previas ni pagos de membresías.

Stribe arranca con una cincuentena de centros y profesionales, la mayoría de los cuales pertenecen a centros de Crossfit. También se encuentran en el catálogo gimnasios y centros deportivos, estudios de yoga y pilates, servicios de entrenamiento personal y centros de esgrima.

En un inicio, la oferta se ha centrado en la ciudad de Madrid, aunque sus impulsores ya han declarado su intención de ampliar el catálogo con propuestas ubicadas en la zona metropolitana, para seguir progresivamente con otras ciudades españolas.

“Cada gimnasio o profesional gestiona su perfil y la información publica en la plataforma”, precisa María Gómez quien añade que los profesionales que usan Stribe cuentan con un doble beneficio: “Por un lado, disponer de la tecnología de la app para gestionar sus citas, tanto las de Stribe como las de su agenda propia, y por otro lado el alivio de desentenderse de los procesos administrativos y de pago, que asumirá la propia aplicación”.

Pago por sesión a precios “demasiado elevados”

Lo único en lo que Stribe ha intervenido es en la fijación de los precios. “Les pedimos a los profesionales que fijaran los mismos precios que tienen en otros canales pero comprobamos que las tarifas de las clases individuales estaban muy por encima de lo que el usuario está dispuesto a pagar y convenimos en realizar recomendaciones al respecto”, explican los dos emprendedores.

La plataforma también apuesta por la flexibilización del pago. “Ofrecemos dos modalidades de pago, el pago por uso y la suscripción”. Sobre el primer tipo, María Gómez se muestra convencida de que “cada vez son más las personas que se sienten cómodas con la modalidad de pago por uso y ha venido al segmento del fitness para quedarse”. Aunque, destaca que para ello, “deberá ajustarse el precio para que resulte competitivo”.

Al fin y al cabo, señala Gómez, no hay que olvidar que el objetivo comercial de Stribe es “ayudar a los profesionales asociados a la plataforma a mejorar sus ventas, dando respuesta a la necesidad de nuestros usuarios: Ser ellos los que eligen qué servicios deportivos y de bienestar quieren consumir en función de lo que más les convenga en cada momento”.

Más información: www.stribe.es


No hay comentarios

Añade el tuyo