FITNESS

Nuevo Informe oficial con recomendaciones sobre ejercicio físico y nutrición

Presentado por AESAN

Nuevo Informe oficial con recomendaciones sobre ejercicio físico y nutrición

Se recomienda al menos entre 150 y 300 minutos de actividad aeróbica moderada a la semana o el equivalente, entre 75 y 150 minutos en actividad vigorosa. Imagen: Freepik.

(23-9-2022). El Ministerio de Consumo ha presentado el Informe sobre Recomendaciones dietéticas sostenibles y de actividad física a través de AESAN (Agencia Española Seguridad Alimentaria y Nutrición).

El Ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha destacado como la AESAN, a través de estas recomendaciones, está impulsando un cambio de paradigma, del que nos habla la OMS, y que supone un nuevo enfoque One Health (una sola salud) en el que la salud humana está íntimamente relacionada con la sostenibilidad medioambiental. Por tanto, es necesaria una actualización de los patrones de consumo para que, además de proteger nuestra salud, protejamos el entorno natural, disminuyendo el impacto sobre éste. También ha señalado el efecto que las condiciones socioeconómicas tienen sobre la obesidad, especialmente la infantil y la necesidad de establecer patrones económicamente asequibles y justos para toda la sociedad.

La presentación del Informe sobre recomendaciones dietéticas sostenibles y recomendaciones de actividad física para la población española, elaborado por el Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), ha contado además con las intervenciones de la Directora Ejecutiva de AESAN, Isabel Peña-Rey; de Esther López, miembro del Comité Científico y coordinadora del informe y de Susana Aznar y Ujué Fresán, colaboradoras externas en aspectos relacionados con la actividad física y la sostenibilidad, respectivamente.

Para la elaboración de estas recomendaciones se han tenido en cuenta las sugerencias de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y se ha llevado a cabo una revisión exhaustiva de la evidencia científica más reciente, tanto desde el punto de vista de una dieta saludable como sostenible con el medioambiente, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas y dentro del marco de patrón de dieta mediterránea, mayoritaria en nuestro país.

Estas guías alimentarias están dirigidas a la población general, aunque también se han considerado las necesidades específicas de las personas mayores y se incluyen indicaciones para las situaciones en las que se necesita reducir la ingesta calórica.

Nutrición

El Comité Científico de la AESAN considera que la adopción de un patrón de dieta variada y equilibrada, con un mayor predominio de alimentos de origen vegetal y una menor presencia de alimentos de origen animal, puede mejorar el estado de salud y bienestar, a la vez que reducir el impacto medioambiental.

Según estas premisas, el Comité Científico recomienda un consumo diario de, al menos, 3 raciones de hortalizas; 2-3 raciones de frutas; un consumo moderado de patatas y otros tubérculos; 3-6 raciones de cereales, dependiendo de las necesidades ener­géticas de cada persona, y no más de 4 raciones si se necesita restringir la ingesta calórica, priorizando en todo caso los cereales de grano entero y productos integrales y un consumo máximo de 3 raciones de lácteos, evitando aquellos con azúcares añadidos y alto contenido en sal, aunque, debido a su elevado impacto ambiental se sugiere reducir el número de raciones diarias si se consumen otros ali­mentos de origen animal.

Además, deben consumirse semanalmente al menos 4 raciones de legumbres; 3 o más raciones de frutos secos sin sal ni grasas ni azúcares añadidos; 3 o más raciones de pescado, priorizando el pescado azul y las especies con menor impacto ambiental, hasta 4 huevos y un máximo de 3 raciones semanales de carne, priorizando el consumo de carne de aves y conejo y minimizando la carne procesada.

Se recomienda el aceite de oliva como grasa de elección para la preparación culinaria de los alimentos y beber tanta agua como sea necesaria, considerándose ésta la bebida principal de una dieta saludable.

Ejercicio físico

Por otro lado, se incluye también en el informe una actualización de las re­comendaciones de actividad física, publicadas por la AESAN en el año 2015, también alineadas con criterios de sostenibilidad medioambiental, de modo que se puedan alcanzar los ODS de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas.

Las recomendaciones recogidas abarcan las diferentes etapas de la vida, considerando que la actividad física puede integrarse en el trabajo, en los centros educativos, las actividades deportivas y recreativas o en los desplazamientos, así como en las tareas cotidianas y domésticas, y que aumentar el número de pasos diarios es también una buena forma de mejorar la salud de todas las personas.

De forma más resumida, se concluye que, para mejorar la salud y el bienestar, la OMS recomienda:

  • Al menos entre 150 y 300 minutos de actividad aeróbica moderada a la semana (ejemplo: andar a un ritmo que nos cueste un poco hablar, montar en bicicleta a un ritmo tranquilo y en llano, bailar suave, entre otros) o el equivalente, entre 75 y 150 minutos en actividad vigorosa (montar en bicicleta a ritmo rápido y en cuesta, bailar de forma enérgica, subir escaleras rápido, nadar y correr a un ritmo rápido, practicar deportes, entre otros) para toda la población adulta y población adulta mayor.
  • Al menos una media de 60 minutos de actividad física aeróbica moderada al día para la población infantil y adolescente. Esta población deberá realizar, al menos, 3 días de actividad física vigorosa (por ejemplo, correr, saltar a la comba, subir escaleras rápido, montar en bicicleta a revista del comité científico nº 56 ritmo rápido y/o en cuesta, practicar deportes y artes marciales) y realizar, al menos, 3 días/ semana actividades que estimulen el crecimiento óseo (aquellas que tienen impacto, saltos, correr, juegos que requieran cargar con el propio peso corporal total o parcial, como la carretilla, tracciones de cuerda como el soga-tira, cargar con el peso de otro como llevar a caballito, entre otros).
  • La intensidad de la actividad física puede medirse con los equivalentes metabólicos. El gasto energético expresado en unidades metabólicas (MET) es un indicador muy ilustrativo de la intensidad del esfuerzo. Actividades de 3 a 6 MET se consideran moderadas y mayores de 6 MET, vigorosas. Existen tablas donde encontrar información detallada para las personas adultas (Ainsworth et al., 2011).
  • Para poder individualizar y simplificar el nivel de intensidad para cada persona podemos utilizar la prueba del habla (Webster y Aznar, 2008) para identificar las actividades moderadas y vigorosas. Una persona que realiza una actividad física de intensidad moderada debe ser capaz de mantener una conversación, pero con cierta dificultad, mientras lleva a cabo la actividad. Cuando una persona jadea o se queda sin aliento y no puede mantener una conversación con facilidad, la actividad puede ser considerada como vigorosa.
  • El fortalecimiento muscular beneficia a todas las personas. Las personas de 65 años o más deberían incorporar actividades físicas que den prioridad al equilibrio y la coordinación, así como al fortalecimiento muscular, para ayudar a evitar caídas y mejorar la salud.
  • Todas las personas pueden beneficiarse de incrementar la actividad física y reducir los hábitos sedentarios.

Aquí, se puede acceder al informe publicado


No hay comentarios

Añade el tuyo