FITNESS

Llevan 28 días cerrados y no se prevé la reapertura hasta el 20 de diciembre

SOS de los gimnasios de Aragón

Muscle-Center-Zaragoza-fundador-Javier-Jimenez-bis

Javier Jiménez, fundador del gimnasio Muscle Center de Zaragoza asegura que "somos muchos los gimnasios de Aragón que tememos por la continuidad de nuestras empresas si las administraciones persisten en el cierre de nuestros centros y no nos facilitan ayudas directas para sobrellevar esta suspensión de actividad por causa mayor".

(3-12-20). Los gimnasios de Aragón cumplen hoy 28 días con la persiana bajada y sin una fecha concreta en el horizonte que les permita ser optimistas. El Gobierno aragonés decidirá dentro de dos semanas si relaja o mantiene el cierre de gimnasios que decretó el pasado 6 de noviembre. 

La última prórroga de las medidas restrictivas decretada en esta comunidad se alargará, al menos, hasta el 20 de diciembre. No abrir en esa fecha pondría en peligro una campaña de enero que esperan que suponga un respiro y no la sentencia para muchos gimnasios independientes. Según pronostica el fundador y máximo responsable del Muscle Center, Javier Jiménez  “si no nos echan una mano, perder también la campaña de enero puede suponer tener que plantearnos cerrar”,.

“Sería un crimen, algo terrible, si no nos dejaran abrir antes de principios del 2021”, se queja el empresario, quien reconoce que está soportando este segundo cierre “gracias a la solvencia financiera lograda durante más de tres décadas”.

Un músculo que, avisa, no tienen muchos otros gimnasios familiares. “Sé de compañeros que se están planteando no volver a abrir y echar la persiana ya. Está pasando en Zaragoza, Huesca y Teruel, aunque imagino que es extrapolable en toda España”, advierte.

118 DÍAS SIN ACTIVIDAD

En el caso particular de Aragón, la situación de su parque de gimnasios es especialmente compleja en este segundo cierre, cuya duración prevista será, como mínimo de 45 días. Y eso, siempre y cuando el próximo 20 de diciembre se levante la suspensión de su actividad.

Los estragos causados por este duro segundo paréntesis a la actividad presencial se acumula a los que aún arrastran tras el primero, que empezó el 13 de marzo con el decreto del primer Estado de Alarma y que terminó (para algunos gimnasios, los primeros en atreverse reabrir) el 25 de mayo, cuando Aragón pasó a la fase 2 de la desescalada. En total, 73 días de este 2020 con la persiana bajada.

Así pues, si la pandemia lo permite y el Gobierno autonómico lo autoriza, el próximo 20 de diciembre los gimnasios y centros deportivos de Aragón podrían vivir el último de los 118 días cerrados desde el estallido de la pandemia. Eso supone el 41,8% del tiempo transcurrido desde el 13 de marzo.

0 AYUDAS

Un auténtico calvario que los gimnasios intentan superar con ayudas que no llegan. “Nos indigna porque en Aragón ni siquiera están contempladas. A la hostelería les darán una ayuda ridícula, de 15 millones, de los cuales sólo 5 son en ayudas directas, pero para los gimnasios nada. Es terrible”, alerta Jiménez.

Esta semana, representantes de la FNEID se reunieron con el director general de Salud Pública del Gobierno autónomo de Aragón, José Francisco Falo, para tratar de buscar alguna solución al respecto.

Por el momento, sin embargo, no han recibido respuesta alguna.

El empresario también critica que desde el Ayuntamiento de Zaragoza y el propio Gobierno de Aragón promocionen el deporte a través de sus redes sociales mientras mantienen los gimnasios cerrados. “Es una vergüenza”, insiste.

CAMPAÑA APELANDO AL CORAZÓN

En Muscle Center tenían 1.100 socios antes de la pandemia. En junio volvieron con 300, cifra que se elevó hasta los 500 en octubre. Sin embargo, el sistema de cuotas únicamente mensuales, les impide tener una mayor previsión económica.

“La gente viene por el trato, no por el precio. Hay una fidelidad muy grande porque recibimos a hijos y nietos de socios. De hecho, vamos a basar nuestra estrategia de cara a la campaña de enero en pedir ayuda apelando al corazón: es el momento de que la gente que nos quiere lo demuestre viniendo”, anuncia.

A LA ESPERA DE LOS BANCOS

El ahogo financiero que viven centros como este les obliga a volver a acudir a los bancos para encontrar soluciones económicas para resistir los próximos dos o tres meses. “La situación empeora, porque el tiempo pasa y no tener ingresos significa tener pérdidas y un aumento de la deuda. Pedimos al banco una moratoria de la hipoteca del local y ampliar el ICO. Y ahora estamos a la espera de una respuesta”, reconoce Jiménez

Hasta el 20 de diciembre, gimnasios como el Muscle Center tendrán que subsistir con los servicios digitales que ofrecen.

Javier Jiménez concluye que su inquietud, malestar y reivindicaciones “son compartidas por muchos compañeros, con los cuales estamos haciendo fuerza para que tanto el Gobierno central como el autonómico tengan en cuenta la importancia que los gimnasios tienen para la salud ciudadana y no se nos abandone”.


No hay comentarios

Añade el tuyo