FITNESS

Trucos de entrenamiento y alimentación para acelerar el metabolismo

entrenamiento de fuerza

(30-1-2015). Según un informe de la Clínica Cleveland Kristin Kirkpatrick, el metabolismo se puede controlar con entrenamiento de fuerza y con alimentos correctos en los momentos adecuados del día.

El metabolismo, los procesos físicos y químicos que intervienen en la producción de energía del organismo, juegan un importante papel en el aumento y la pérdida de peso. Activar el metabolismo en mayor medida y conseguir un mayor gasto energético puede depender de seguir algunos consejos dietéticos fáciles de incorporar al menú semanal.

Según señala un informe de la Clínica Cleveland Kristin Kirkpatrick, dietista del ‘Wellness Institute’ , en más de una ocasión hemos echado la culpa a nuestro metabolismo cuando no conseguimos perder peso.

La especialista afirma que el metabolismo se puede controlar. De cómo funcione depende en gran medida de hacer buenas elecciones, desde entrenamiento de fuerza hasta comer los alimentos correctos en los momentos adecuados del día.

Para poner en marcha el metabolismo el primer paso es desayunar, explica Kirkpatrick, y luego para mantenerlo en marcha podemos emplear a lo largo del día los siguientes componentes de la dieta:

  1. El motor de las judías. Además de ser muy versátiles en la cocina, las judías blancas, pintas o negras están llenas de fibra y de lo que se denomina almidón resistente. El almidón resistente se asocia con un mayor metabolismo de las grasas y una menor disminución en su almacenaje. Además, la fibra de las judías es de difícil digestión, por lo que el organismo aumenta el metabolismo para realizar un mayor trabajo.
  2. Las maravillas del agua. Para Kirkpatrick el agua es la auténtica bebida maravillosa que siempre estamos buscando y sin embargo muchas personas gastan dinero en bebidas especiales que prometen ayudar a adelgazar. La investigación sugiere que una hidratación adecuada aumenta el metabolismo celular y permite a los músculos funcionar mejor al proporcionar oxígeno y promover la eliminación de desechos.
  3. El poder de los pimientos picantes. Si se ha comido alguna vez algo picante se ha podido comprobar que se produce la misma reacción de sudoración que si hubiéramos estado haciendo ejercicio, apunta Kirkpatrick. Lo que se experimenta en situaciones como esta es el aumento del metabolismo temporal que produce la capsaicina, un componente químico de alimentos como los pimientos picantes. La capsaicina ha mostrado aumentar la termogénesis (la producción de calor), lo que aumenta inmediatamente el metabolismo después de comer.
  4. La fuerza del marisco. Los músculos queman más calorías en descanso que la grasa, de ahí que el entrenamiento de fuerza es una forma estupenda de acelerar el metabolismo. Para que los músculos funcionen mejor necesitan oxígeno y aquí es donde el hierro entra en escena, señala Kirkpatrick. El hierro porta oxígeno a las células y el marisco es una estupenda fuente de hierro. Por ello, si al hierro que levantamos en el gimnasio se une el que tomamos a través de la comida se puede conseguir lo máximo de la capacidad muscular para hacer funcionar mejor el metabolismo, concluye la dietista.

 


No hay comentarios

Añade el tuyo