FITNESS

La primera unidad de la marca ha debutado en Málaga

Vals Sport diversifica y lanza la cadena de gimnasios boutique Método42

Aspira a crear un modelo de franquicia que pueda expandirse con más centros en España

PHOTO-2022-04-21-21-30-04

El director de operaciones de Método42 by Vals Sport, Alejandro Zamora, es el encargado de desarrollar el método de entrenamiento de esta cadena

(25-4-2022) Vals Sport ha creado la marca Método42 con la que aspira a hacerse un hueco dentro del mercado de entrenamiento funcional en grupos reducidos y personalizados. Mientras prueba su primer centro, la enseña ya busca locales para su posible expansión.

Método42 ya es una realidad. La nueva enseña de gimnasios de entrenamiento funcional, creada por la cadena andaluza Vals Sport, ha empezado su andadura con un primer centro en la calle Orson Welles, 28, del barrio de Teatinos, en Málaga. Vals Sport diversifica su negocio con esta nueva enseña, que se suma a los cinco centros deportivos que la marca madre gestiona desde hace años en Andalucía. 

El nuevo proyecto de la cadena nace con el objetivo de convertirse en una marca de referencia dentro del entrenamiento funcional en pequeños grupos. Una apuesta por el segmento boutique que persigue captar a abonados de mediana edad con un perfil socioeconómico medio alto. 

Mientras desarrollan el modelo en su primer gimnasio, la enseña ya busca locales para expandir esta nueva marca una vez esté consolidada y dé resultados tanto para los abonados como para los franquiciados. El segundo centro de Método42 podría llegar este mismo año. El crecimiento de la marca irá vinculado al rendimiento y a la acogida que tenga el primer local de la enseña. Si funciona, impulsarán su expansión con la búsqueda de nuevos franquiciados. 

VOCACIÓN DE CRECIMIENTO

La primera unidad la ha equipado Ruster y ya cuenta con medio centenar de abonados pese a haber abierto hace apenas dos semanas, con Semana Santa de por medio. El director de operaciones de Método42, Alejandro Zamora, explica a CMDsport que se trata de un modelo de franquicia con un gran potencial al requerir, para alcanzar el punto de equilibrio, entre 70 y 80 socios. 

En su primer centro, ven factible aglutinar entre 200 y 250 abonados. De alcanzar esa cifra, se plantearían abrir una lista de espera para evitar la masificación de sus espacios. “No queremos saturar la instalación ni que no haya manera de coger hueco en una clase”, puntualiza Zamora, quien apuesta por el formato reducido, una tendencia que iba al alza antes de la pandemia y que el covid ayudó a impulsar aún más. “Los clientes cada vez más buscan sitios menos concurridos, donde poder entrenar con intensidad, conseguir resultados y tener una atención personalizada”, relata.  

Método42 nace con la pretensión de convertirse en una nueva marca de gimnasios franquiciable por todo el territorio andaluz y español. “La idea que tenemos es crear una marca con una identidad, una estética y una imagen rápidamente replicable”, apunta Zamora. Sus reducidas dimensiones (el primer local cuenta con unos 150 metros cuadrados) y su reducida inversión inicial (entre obra, material de fitness y otros conceptos se requieren unos 30.000 euros) lo convierten en un modelo asequible para entrenadores personales o inversores que quieran emprender en el sector del fitness de la mano de una nueva cadena que aspira a replicar este negocio con más centros por toda España. 

Método42, que ha abierto su primer gimnasio en Málaga, apuesta por ofrecer entrenamientos funcionales de 42 minutos a grupos reducidos

METODOLOGÍA PERSONALIZADA

“Hemos querido desarollar un centro de entrenamiento funcional de alta intensidad adaptable a todo el mundo y que combina entrenamientos de fuerza con la parte metabólica”, comenta el director de operaciones de Método42, que se encarga de la creación del concepto y del método de entrenamiento del centro. 

El centro arranca con clases de 10 personas, un volumen reducido pero manejable para los monitores. A la larga, sin embargo, se contempla la posibilidad de ampliarlo a 12 personas. “De momento preferimos ir sobre seguro, asegurando la atención al cliente en vez de ir a volumen, que no es lo primordial”, reconoce Zamora. 

De momento, Método42 arranca con seis sesiones diarias de lunes a viernes, y dos los sábados, de aproximadamente una hora, que incluyen las indicaciones de los monitores y un entrenamiento de alta intensidad que dura 42 minutos, repartidos en seis bloques de siete minutos. Cada sesión se repite en las diferentes clases del día, y se alternan semanas de trabajo que se focalizan en el tren superior con otras que se centran en el inferior. Los usuarios pueden apuntarse a través de la aplicación del centro. 

La marca ha arrancado ofreciendo entrenamientos “muy sencillos de ejecutar”, pero la idea  que tienen en su planificación es que la dificultad de las sesiones se vaya complicando para buscar “nuevos estímulos”. Si el modelo se consolida y detectan un nivel dispar entre los usuarios en el futuro, dejan abierta la puerta a llegar a las ocho o nueve sesiones diarias e incluso a crear distintos niveles para usuarios que se unan al concepto por primera vez. 

Con el objetivo de ofrecer un trato lo más personalizado posible, la enseña irá realizando un seguimiento individualizado a cada uno de sus usuarios, a quienes cada mes y medio harán llegar informes sobre su evolución. 


No hay comentarios

Añade el tuyo