FITNESS

YogaOne reabre el 16% de sus estudios

yogaone-tarragona-2-bis

Mientras en las sesiones de antes del decreto de estado de alarma había de 25 a 50 personas por clase, en estos momentos la afluencia se sitúa en torno a las cinco.

(28-5-2020). YogaOne, la principal cadena de esta disciplina de España, está llevando una apertura gradual de sus estudios desde que la semana pasada abrió sus primeros centros. En estos momentos cuenta con el 16% de efectivos reabiertos. La afluencia a las sesiones se sitúa en un 13%. El regreso a los centros está siendo valorado satisfactoriamente por los abonados.

YogaOne, la franquicia especializada en yoga del grupo DiR, ha vuelto a la actividad de una forma escalonada, con tres fechas de apertura para sus centros. Si el pasado miércoles 20 abrió los centros de Tuset y Mandri, ambos en Barcelona, esta semana (el lunes 25) le tocó el turno a otros cuatro centros (Aragó-Eixample, también de la ciudad condal, además de los locales que tiene en Vic, Cornellà y Rubi). El lunes 8 de junio abrirá el resto, de forma que a partir de esa fecha volverá a disponer de sus 38 centros abiertos al público. Cada centro ha elegido entre estas tres fechas cuándo volver a abrir.

Los más madrugadores lo han hecho con afluencias bajas, dada la preocupación de la gente por salir a la calle y la incertidumbre que generan las medidas higiénicas de cualquier local cerrado. Es por ello que, según su máximo responsable, Jordi Canela, la media de usuarios de cada sesión de estos primeros días se sitúa en torno a las “cinco personas”. “Hay algunas con ocho o diez. Normalmente oscilaban entre las 25 y 45 o 30 y 50 personas, en función del centro”, explica Canela a CMDsport.  “Por ahora han vuelto los más fidelizados, los que llevan más años y tienen más relación con el profesor”, añade.

SATISFACCIÓN ENTRE LOS USUARIOS

La vuelta a los centros de yoga tras dos meses y medio sin ellos ha supuesto un gran alivio para buena parte de los usuarios que han decidido activarse. “Los que vienen dicen que les está yendo muy bien. Están muy contentos de poder volver y, pese a las restricciones, agradecen poder arrancar”, destaca Canela, que se plantea empezar a incluir mensajes de estos primeros usuarios en las redes sociales o el newsletter para que actúen como preceptores para el resto de abonados.

Aunque han registrado algunas bajas durante el período de confinamiento más estricto, esta cadena registró un gran auge en el interés en el yoga. “Esta situación ha afectado a la gente en distintos niveles, se ha sufrido a nivel físico, mental y espiritual. Y hemos visto un interés mayor por parte de mucha gente en conocer el yoga por sus beneficios en estas tres ramas. Gente que no lo había practicado nunca ahora se ha activado, ahora se valoran más las cosas que van bien a nivel integral, no solamente físico. Esperamos que, una vez vuelva la normalidad, se pueda compensar la situación e, incluso, ir a más”, constata.

Lograr captar el máximo número de nuevos clientes entre estos nuevos practicantes de yoga será uno de los principales retos de YogaOne, que también busca retener a los usuarios que tenía hasta ahora. Es por ello que están lanzando promociones con “rebajas en las cuotas ofreciendo descuentos importantes” que se pagan por adelantado, lo que les permite asegurarse una cierta permanencia. Pese a que ya hay algunos usuarios que han anunciado que no volverán hasta septiembre, en este operador muestra cierta esperanza de que, si mucha gente no puede hacer unas vacaciones convencionales, pueda plantearse ir a sus centros y compensar las ausencias vividas durante los últimos dos meses y medio.

La incertidumbre no es exclusiva de los usuarios, dado que también está presente en algunos instructores. El 80%, según datos del operador, ha mostrado un gran interés en reincorporarse lo antes posible, mientras que entre el resto de monitores ha habido cierta “prudencia y miedo” a la hora de volver. “Algunos han mostrado algunas reticencias y no saben si están seguros, por lo que esperarán una o dos semanas más en volver”, confiesa Canela.

DISTANCIA Y MASCARILLA

De cara a la vuelta a la actividad, los centros de YogaOne han adaptado sus centros a las recomendaciones de distancia social e higiene. De entrada, se han situado cintas en el suelo para marcar los espacios de cada usuario. Todos ellos están separados por dos metros. La gente, además, debe llevar máscara (los propios centros las reparten) y una colchoneta propia o una funda para poner en las colchonetas de las que dispone cada centro. Cada sala también tiene un aforo limitado y se reservan las plazas con cita previa.

La estimación que hace el dirigente de esta empresa es que se ha destinado “entre un 3% y un 5%” en inversiones relativas al material higiénico añadido debido al coronavirus. Canela, eso sí, reconoce que habría “agradecido” que hubiera un mayor detalle o concreción en la regulación sobre las medidas que se deben tomar en espacios como estos. “En otros países han sido más precisos. A veces una menor regulación significa más libertad, pero esta vez la regulación facilita mayor libertad, porque se podría haber activado antes y de una forma más regulada”, lamenta.

MENOS OFERTA ONLINE PARA INCENTIVAR LA PRESENCIA FÍSICA

Aunque muchos usuarios han probado el yoga online estos meses, los que han vuelto a los centros físicos reconocen que echaban de menos “la parte presencial y la experiencia socializadora que se obtiene presencialmente, porque no es lo mismo”.

En esta fase de la desescalada surge otra incógnita: ¿Y, ahora, qué hay que hacer con los contenidos online? En YogaOne lo tienen claro. En los últimos días siguen registrando un aumento de visitas virtuales. Pese a esto, su idea principal es potenciar y facilitar la afluencia de público a los centros. Para ello, y en contra de las quejas de algunos usuarios, que piden más contenidos digitales, los han reducido a la mitad. Sin embargo, seguirán manteniendo un volumen de oferta digital mayor a la que había antes del confinamiento, y que estará disponible en dos modalidades: dentro de la cuota offline o con una cuota aparte, para los que opten por la modalidad exclusivamente online.


No hay comentarios

Añade el tuyo