FITNESS

Cómo prevenir la rabdomiólisis o destrucción muscular por sobreentrenamiento

rabdomiolisis

(12-6-2015). Desde hace un tiempo, en el mundo del fitness ha empezado a escucharse el término rabdomiólisis, sobre todo a raíz de la aparición de prácticas deportivas que implican, en algunos casos o momentos, ejercicios de muy alta intensidad o de esfuerzo máximo.

La rabdomiólisis es un término de origen griego (rabdo – estriado, mio– músculo y lisis– descomposición). No se trata de una enfermedad con una base genética sino de un trastorno que, dentro del mundo del fitness y de cualquier actividad deportiva, puede causarse la propia persona.

Como comenta el Dr. Josep Mª Puig Marí, jefe de sección de trasplantes del servicio de nefrología del Hospital del Mar de Barcelona y profesor de medicina y nefrología de la UAB, “la rabdomiólisis implica una destrucción de células musculares que puede tener causas distintas. En el terreno deportivo, su aparición está motivada por entrenamientos muy extenuantes sin una debida preparación o acondicionamiento progresivo o por prácticas deportivas que se realizan en condiciones atmosféricas de mucho calor y con un índice de humedad muy elevado. Ambas situaciones pueden desencadenar en la aparición de esta necrosis de la musculatura”.

La destrucción de células musculares provoca la liberación al torrente sanguíneo de mioglobina, un pigmento que se encuentra en el interior de la propia célula del músculo. “La mioglobina es una sustancia tóxica para el riñón y cuando llega a éste puede provocar la muerte por toxicidad de las células del propio riñón. Una de las consecuencias más graves es una insuficiencia renal aguda”, asegura el Dr. Puig.

Síntomas

Los primeros síntomas de una rabdomiólisis pueden aparecer al final de un entrenamiento o competición cuando el músculo está muy extenuado. “Los signos más evidentes”, comenta el Dr. Puig, “ se manifiestan con calambres musculares y falta de fuerza o debilidad muscular, es decir, la sensación de que la musculatura no responde como debería hacerlo en condiciones habituales”.

Aunque en un principio los síntomas podrían confundirse con las típicas agujetas, que también son resultado de la muerte celular, principalmente de células más viejas con menos recursos y menos capacidad para aguantar un estrés mecánico importante, la sintomatología de la rabdomiólisis se prolonga más allá de las 72 horas. Como explica el Dr. Puig, “una de las señales visuales de alarma es observar un color rojizo y oscuro en la orina. Si esto ocurre, la persona debería acudir de inmediato al hospital para ser atendida. En este caso, se le realizaría un análisis para comprobar si hay hematíes en la orina o se trata de mioglobina”.

Tratamiento

Cuando la persona ha realizado ejercicio de alta intensidad y tan sólo han pasado una horas desde su ejecución, el diagnóstico en estos casos es sencillo. “Tras descartar la presencia de sangre en la orina, hay que mirar de qué manera la mioglobina ha podido afectar la función renal. Para ello hay que medir la cantidad de CPKs, una enzima que también libera la célula muscular, para evaluar el grado de cantidad de células afectadas por esa rabdomiólisis”, detalla el Dr. Puig.

El tratamiento en estos casos pasa por poner en vena una gran cantidad de líquido para que se diluya al máximo la concentración de mioglobina al pasar por el riñón y, por tanto, se disminuya la toxicidad. Además, como explica el doctor, “hay que incorporar en ese líquido sustancias bicarbonatadas para que la orina se alcalinice y proteja a las células del riñón de la toxicidad de la mioglobina”.

En el caso de que hayan pasado muchas horas y la mioglobina haya dañado una parte importante de las células del riñón, éste podría dejar de funcionar. “La solución en estos casos es que la persona se someta a sesiones de diálisis, entre 10 y 14 días, para que el riñón recupere su actividad normal”, añade el doctor.

Prevención

Aunque, como comenta el Dr. Puig, no se trata de un trastorno que tenga un porcentaje de incidencia muy elevado entre deportistas, siempre es recomendable extremar las precauciones y prevenir a tiempo. “Lo más importante es realizar hacer un entrenamiento correcto y prepararse físicamente. También es conveniente dosificar mucho los esfuerzos principalmente cuando se está en unas condiciones de mucho calor y humedad y, sobre todo, hidratarse correctamente. Cuanto más líquido, menos posibilidades de intoxicación existirán”, concluye.

 


Hay 3 comentarios

Añade el tuyo
  1. Fran Synergym

    No conocía la existencia de este trastorno. ¡Todos los días se aprende algo nuevo! Aparte de entrenar de forma óptima según las condición física de cada uno es muy importante hidratarse, sobre todo en épocas de mucho calor como suele ser el verano.

  2. gilda

    El texto menciona “Para ello hay que medir la cantidad de CPKs” pero no indica cual seria el valor aproximado para preocuparse. En mi caso, después de 21k trail marque 1305,6 de CK


Publicar un nuevo comentario.