FITNESS

El yoga Kundalini ayuda a reducir la ansiedad

El yoga Kundalini ayuda a reducir la ansiedad

Según el estudio, a los 6 meses, el 63% de las personas que participaron con ansiedad generalizada, sintieron el beneficio del yoga Kundalini. Imagen: Freepik.

(25-6-2021). Un estudio de las Universidades de Nueva York y la de Boston demuestra que la práctica del yoga Kundalini es útil para tratar el trastorno de ansiedad generalizada.

El estudio lo han realizado investigadores de la Facultad de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York y la Universidad de Boston, se ha publicado en la revista JAMA Psychiatry. El informe recoge que el yoga Kundalini puede servir como complemento para tratar el trastorno de ansiedad generalizada (TAG) en adultos.

Los resultados indican que esta variante del yoga puede producir beneficios a corto plazo en algunas personas con ansiedad generalizada. Las personas con este trastorno se sienten extremadamente preocupadas por cosas como la salud, el dinero o los problemas familiares, incluso cuando hay pocas razones para ello. A las personas con TAG les resulta difícil controlar su ansiedad y concentrarse en otras cosas. El TAG es común, daña y no se suele tratar bien. Aunque muchos pacientes con TAG buscan intervenciones complementarias y alternativas, incluido el yoga, faltan datos que respalden su eficacia.

Kundalini

El yoga Kundalini se define como el yoga de la conciencia o el de la energía. Una práctica que busca activar siete centros energéticos repartidos por la espina dorsal y cuyo despertar conlleva entrar en niveles superiores de conciencia.

Durante una sesión de Kundalini se realiza un trabajo dirigido tanto al cuerpo (asanas, bandhas o contracciones corporales) como a la mente (a través de la meditación y los mantras, que son palabras o sonidos a los que se atribuye un cierto poder psicológico o espiritual).

Grupos

En el estudio participaron 230 personas adultas con un diagnóstico primario de TAG, que fueron asignados a tres grupos durante 12 semanas. Un grupo realizó yoga; otro, terapia cognitivo-conductual y el tercero, formación en el control del estrés que incluyó conferencias sobre la importancia del comportamiento, el ejercicio y la dieta.

La edad media de los participantes fue de 33,4 años y de los 230, 158 eran mujeres. En la investigación intervinieron 2 instructores durante doce sesiones de 120 minutos y con sesiones de 20 minutos de tarea diaria. Las sesiones incluían posturas físicas, técnicas de respiración, ejercicios de relajación y prácticas de meditación.

Al final de las 12 semanas y nuevamente 6 meses después, se evaluó a los participantes para ver si habían respondido al tratamiento. A las 12 semanas, el 54 por ciento de los participantes de yoga Kundalini y el 71 por ciento de los que recibieron terapia psicológica respondieron positivamente al tratamiento. Solo el 33% de los participantes que recibieron educación sobre el estrés dijeron que habían mejorado.

Pero, a los 6 meses, las personas que sintieron el beneficio del yoga aumentaron al 63 por ciento. Los investigadores concluyeron que la literatura científica disponible y los datos de este estudio respaldan que el yoga Kundalini puede ser una intervención útil para el TAG, con la ventaja de que es más accesible para muchas personas que la terapia cognitivo-conductual.

Los autores proponen que en próximas investigaciones se estudien las características individuales que hacen que una persona sea más propensa a responder al yoga en comparación con la TCC para realizar un tratamiento personalizado eficaz.

Entrar en JAMA para acceder al estudio


No hay comentarios

Añade el tuyo