FITNESS

La falta de ejercicio y la mala nutrición podrían aumentar el riesgo de demencia

La falta de ejercicio y la mala nutrición podrían aumentar el riesgo de demencia

Los investigadores descubrieron que la reducción de la actividad física y el aumento de la desnutrición incrementaron la muerte celular, lo que a su vez aumentó el riesgo de deterioro cognitivo en el futuro. Imagen: Pressfoto.

(3-12-2021). El King’s College de Londres ha descubierto que tanto la dieta como el ejercicio pueden influir en el riesgo de deterioro cognitivo (EC) y demencia. El equipo descubrió que el ejercicio, la nutrición, los niveles de vitamina D, carotenoides y lípidos están asociados con la velocidad a la que mueren las células.

La dieta y el ejercicio pueden influir en el riesgo de deterioro cognitivo (EC) y demencia al influir potencialmente en la neurogénesis del hipocampo (el proceso por el cual el cerebro produce nuevas células cerebrales) mucho antes de su aparición. Son las conclusiones de una investigación del Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia (IoPPN) del King’s College de Londres ha descubierto que tanto la dieta como el ejercicio pueden influir en el riesgo de deterioro cognitivo (EC) y demencia al influir potencialmente en la neurogénesis del hipocampo (el proceso por el cual el cerebro produce nuevas células cerebrales) mucho antes de su aparición.

El estudio, publicado en Alzheimer’s & Dementia: The Journal of the Alzheimer’s Association, sugiere que la neurogénesis alterada en el cerebro podría representar potencialmente un biomarcador temprano tanto para la EC como para la demencia.

La investigación estudió cómo la sangre de los participantes con y sin EC y demencia podría influir en la neurogénesis del hipocampo en entornos de laboratorio, y si la dieta y el ejercicio eran factores importantes.

El estudio

Se tomaron muestras de sangre de 418 adultos franceses mayores de 65 años, 12 años antes del diagnóstico de EC y demencia y se analizaron en células madre del hipocampo humano.

Además, se recopiló información sobre los datos sociodemográficos, de estilo de vida y clínicos de cada participante y se midió el estado cognitivo de incidencia y la demencia cada 2 a 3 años durante un período de 12 años.

A lo largo del estudio, los investigadores establecieron que 12 años antes del diagnóstico, tanto la EC como el Alzheimer estaban asociados con niveles de muerte de células madre neurales.

Estilo de vida

El equipo también descubrió que el ejercicio, la nutrición, los niveles de vitamina D, carotenoides y lípidos están asociados con la velocidad a la que mueren las células.

Además, la actividad física y la nutrición fueron factores clave que también determinaron el estado de la EC. Específicamente, los investigadores encontraron que la reducción de la actividad física y el aumento de la desnutrición aumentaron la muerte celular, lo que a su vez aumentó el riesgo de EC en el futuro.

Si bien estudios previos han establecido que la dieta y el ejercicio tienen algunos efectos protectores contra la EC y la demencia, estas funciones no se conocen bien a nivel neurobiológico. Hasta la fecha, los estudios en animales han demostrado cómo la dieta y el ejercicio pueden influir directamente en la neurogénesis del hipocampo, lo que podría explicar cómo el ejercicio y la dieta pueden ejercer biológicamente sus efectos, pero este estudio arroja más luz sobre esto en el contexto de un modelo humano.

Más información en KCL 


No hay comentarios

Añade el tuyo