FITNESS

Destacan la buena relación entre dieta, ejercicio físico y sueño

Médicos advierten sobre cómo afecta la falta de sueño a la salud

Médicos advierten sobre cómo afecta la falta de sueño a la salud

Según el estudio, la falta de sueño a largo plazo se ha visto asociada con una amplia gama de consecuencias que afectan la salud cardiovascular, la presión sanguínea, la obesidad, la diabetes, la salud mental y la función inmunológica. Imagen: Freepik.

(28-5-2021). Escatimar con el sueño puede aumentar significativamente el riesgo de demencia en la tercera edad, según un estudio que ha investigado la evolución de más de 8.000 personas a través de tres décadas.

La directora médica del departamento de Medicina del sueño de Miami Cardiac & Vascular Institute y coordinadora del estudio, Harneet Walia, ha declarado que esta es una investigación muy importante porque esclarece una importante variable, la corta duración del sueño.

El estudio, parcialmente financiado por los National Institutes of Health, demostró que las personas que entre los 50 y 60 años que duermen menos de seis horas cada noche tenían un 30 por ciento más de riesgo de ser diagnosticados con demencia al llegar a la tercera edad, que aquellas personas que obtienen una cantidad normal de sueño, rango establecido en las siete horas diarias.

A veces las personas no reconocen las consecuencias de la degradación del sueño porque se acostumbran a ello”, afirma la Dra. Walia, pero esto puede tener consecuencias graves.

Corto y largo plazo

A corto plazo, no dormir las horas necesarias puede afectar al humor y la concentración. Sin embargo, la falta de sueño a largo plazo se ha visto asociada con una amplia gama de consecuencias que afectan la salud cardiovascular, la presión sanguínea, la obesidad, la diabetes, la salud mental y la función inmunológica.

Los expertos ya sospechaban que existía un vínculo entre la corta duración del sueño y la demencia. El estudio reciente, publicado en la revista Nature Communications, ofrece una evidencia más clara.

Dicho estudio siguió a los pacientes a lo largo de 25 años y tuvo en cuenta variables tales como el tabaquismo, la actividad física, el índice de masa corporal, los hábitos alimenticios y condiciones médicas como la diabetes y la enfermedad cardiaca. Los investigadores también separaron a las personas con enfermedades mentales como depresión, las cuales están fuertemente vinculadas con los trastornos del sueño. Durante el transcurso del estudio, 521 participantes fueron diagnosticados con demencia a una edad promedio de 77 años.

La falta de sueño puede estar asociada con un declive cognitivo y en particular con la demencia porque puede degenerar al cerebro de la oportunidad de limpiar las toxinas.

Los estudios han encontrado que los niveles de amiloides en el líquido cerebroespinal, una proteína que se acumula y forma placa en la enfermedad de Alzheimer, aumentan cuando las personas están faltas de sueño. Durante éste proceso de sueño, el líquido que fluye en el cerebro ayuda a vaciar el exceso de proteínas así que menos sueño puede resultar en una acumulación mayor. Otra teoría es que mientras más despiertas estén las personas, más tiempo permanecen activas las neuronas y más amiloides se producen.

“Cuando hablamos de la dieta y el ejercicio como parte de un estilo de vida saludable, también deberíamos estar hablando del sueño”, asegura la Dra. Walia.

Para acceder al estudio, entrar en Nature


No hay comentarios

Añade el tuyo